Skip to main content

Full text of "Moscosoa : contribuciones científicas del Jardín Botánico Nacional "Dr. Rafael M. Moscoso""

See other formats


3 2044 105 172 977 



LIBRARY 

OF THE 

ARNOLD ARBORETUM 




HARVARD UNIVERSITY 





Digitized by 


the Internet Archive 






in 2015 







https://archive.org/details/moscosoacontribu9199jard 




JARDIN BOTANICO 

NACIONAL 
Dr. Rafael M. Moscoso" 

Santo Domingo, 
República Dominicana 

i 



Moscosoa 

VOLUMEN 9 1997 



Una nueva especie de Coccothrinax (Arecaceae) para la Isla 
Española 1. M. Mejía & R. García 

Una nueva especie de Calyptranthes (Myrtaceae) para la Isla 
Española. 8. H. A. Liogier & M. Mejía 

Una nueva especie de Melocactus (Cactaceae) para la Isla Española. 
12. M. Mejía & R. García 

Una nueva especie de Myrcia (Myrtaceae) para la Isla Española. 
18. H. A. Liogier & M. Mejía. 

Una nueva especie de Psidium (Myrtaceae) para la Sierra de 
Bahoruco, República Dominicana. 22. H. A. Lioger &R. García. 

Ejemplares tipo del herbario JBSD, Jardín Botánico Nacional, 
"Dr. Rafael M. Moscoso", Santo Domingo, República 
Dominicana. 26. D. Castillo & R. García. 

Melicoccus jimenezii (Sapindaceae). Una nueva combinación 
basada en Talisia jimenezii, especie endémica de la República 
Dominicana. 58. P. Acevedo Rodríguez. 

Peperomia wheeleri Britton (Piperaceae): Un nuevo record para 
la isla de Puerto Rico. 62. Eugenio Santiago Valentín & Miguel 
A. Vives Helyger 

Notas sobre la Flora de la Isla Española V. 69. M. Mejía, R. García 
& F. Jiménez 

La flora y la vegetación de la Loma Barbacoa, Cordillera Central. 
República Dominicana. 84. A. Guerrero, F. Jiménez, D. Hóner & 
T. Zanoni 

Fases tempranas de sucesión en un bosque nublado de Magnolia 
pallescens después de un incendio (Loma de Casabito, Reserva 
Científica Ebano Verde, Cordillera Central, República 
Dominicana). 117. Dr. Thomas May 

Estudio en los Micromicetos de la República Dominicana 
145. C. A. Rodríguez Gallart 

Manuel de Monteverde y Bello: Agrónomo y naturalista. 
154. 1. E. Méndez Santos & M. O. Puig Jiménez 



Libro Nuevo. 162 



MOSCOSOA 



EDITORES 

Milcíades Mejía 
Ricardo García 



COMITE EDITORIAL 

Julio Cicero SJ. 
Daisy Castillo 
Sésar Rodríguez 
Francisco Jiménez 
Angela Guerrero 

Composición: 

Wendy s Suero 
Bernardo Pérez 



Diagramación: 

Compugraf, c. por a. 

Impresión: 

Editora Corripio, c. por a. 

Impreso en República Dominicana 
Printed in Dominican Republic 

Santo Domingo, República Dominicana 



Agradecimientos 

El Jardín Botánico Nacional 4 Dr. Rafael M. Moscoso" agradece a la Asociación Suiza para 
el Desarrollo y la Cooperación Internacional (HEL VETAS), por el apoyo financiero para la 
publicación de éste volumen de MOSCOSOA. 

MOSCOSOA 9 fue puesta en el correo en septiembre de 1997. 



FEB 2 3 1998 




Moscosoa 9, 1997, p.p. 1-7 



UNA NUEVA ESPECIE DE COCCOTHRINAX (ARECACEAE) 
PARA LA ISLA ESPAÑOLA 

Milcíades Mejía & Ricardo García 

Mejía, Milcíades, Ricardo García (Jardín Botánico Nacional, Apartado 21-9, 
Santo Domingo, República Dominicana). Una nueva especie de Coccothrinax 
(Arecaceae)paralalslaEspañola. Moscosoa9: 1-7. 1907. Se describe Coccothrinax 
boschiana especie nueva de la Sierra Martín García, Provincia de Azua, República 
Dominicana. 

Coccothrinax boschiana: a new species, is described and ilustrated from 
Sierra Martín Garcia in Provincia Azua, Dominican Republic. 

Coccothrinax boschiana M. Mejía & R. Garcia sp. nov. (Fig. 1). 

Palma gracilis usque 12 m alta; truncus 6-8 cm diámetro; vagina oblongo-ovata 
usque 40 cm longa, parte libera usque 15 cm longa triangulan ápice obtusa; textura 
crassa et áspera ex fibris in stratis duobus, spinis no terminatis basi mollibus versus 
extremitatem rigidis interioribus 1 mm externis 2-3 mm crassitudine composita; 
petiolus 30-50 cm x 1.4-1.8 cm, hastulis rigidis triangularibus longe acuminatis in 
superficiebus ambabus folii, supra 1.5-2.0 cm largis subtus parvioribus; lamina 
flagellata segmentis 32-34, 45-57 cm x 2.5-4.0 cm, ápice bifidis, subtus indumento 
aureo-argenteo abundante in foliis juvenibus insigniore vestitis. Inflorescentia 25- 
40 longa ramis principalibus 3-5, quisque ramus spicis 15-20, 12-19 longis; flores 
sessiles albo-cremei hermaphroditi; stamina 7-8 (9), 3.5-4.0 mm longa, fílamenta 2 
mm longa, antherae dithecae medifíxae 1.5-2 mm longae; ovarium globosum 1 mm 
largum, stylus 1 .5-2 mm longus, stigma truncatum; fructus globosus 4.5-5.2 x 4.8- 
5.9 mm verrucosus viridis in maturitate leviter roseus vel purpureus; semina 
ruminata lobulis 5 rotundata vel leviter applanata 3.4-3.7 mm x 4.1-4.5 mm 
atrocastanea. 

Palma delgada de hasta 12 m de alto; tronco de 6-8 cm de diámetro; vaina 
oblongo-ovada, de hasta 40 cm de largo, con la parte libre de hasta 15 cm de largo, 
triangular, obtusa en el ápice; tejido grueso y áspero constituido por fibras en dos 
capas, no temiinadas en espinas, suaves en la base y rígidas hacia el extremo, las 
(fibras) interiores de 1 mm y las externas de 2-3 mm de grosor, pecíolo de 30-50 cm 
por 1.4-1.8 cm, con hástula rígida, triangular, largamente acuminada, presente en 
ambas caras de la hoja, 1 .5-2.0 cm de largo en el haz, más pequeñas en el envés; limbo 
flabelado de 32-34 segmentos, de 45-57 cm por 2.5-4.0 cm, bífidos en el ápice, 
recubiertos por abundante indumento dorado-plateado en el envés, más notable en 



2 



Moscosoa 9, 1997 




Fig. l.Coccothrinax boschiana M. Mejía & R. García, sp. nov. A. inflorescencia; B. ampliación 
de los estambres y el ovario con el estigma truncado; C. ampliación del fruto y semillas; y D. tejido 
de la base de las hojas. (Ilustración: L. Rathe). 



Moscosoa 9, 1997 



3 



las hojas jóvenes. Inflorescencia de 25-40 cm de largo, con 3-5 ramas principales, 
cada rama con 15-20 espigas de 12-19 cm de largo; flores sésiles, de color blanco- 
crema, hermafroditas; estambres 7-8 (9), de 3.5-4.0 mm de largo, filamentos de 2 mm 
de largo, anteras ditecas, mediifíjas, 1.5-2 mm de largo; ovario globoso, 1 mm de 
largo, estilo de 1.5-2 mm de largo, estigma truncado; fruto globoso, 4.5-5.2 mm por 
4.8-5.9 mm, verrucoso, de color verde, ligeramente rosado a púrpura cuando 
maduro; semillas ruminadas, con 5 lóbulos, redondeadas a ligeramente aplanadas, 
3.4-3.7 mm por 4.1-4.5 mm, de color castaño oscura: 



f 



1 m 



f M 





I) . v. Si 

\\\ \\\ i' 













Fig. 2. Coccothrinax boschiaria M. Mejía & R. García, sp. nov. A. tejido que cubre el tronco joven; 
B. frutos madur os; C. vista del hástula en el haz y D. en el envés. Note que las pinnas no se entrecruzan 
por encima del pecíolo. (Fotos: S. Rodríguez). 



4 



Mosco soa 9 ', 1997 



REPUBLICA DOMINICANA: Provincia Azua: Sierra Martín García, 5 km al 
sureste de Barrero, en el Sorbedero (el Guanal) Bosque seco con Coccoloba 
flavescens, Caesalpinia brasiliensis, Plumería obtusa, Guaiacum sanctum Jsidorea 
leonardi, y Gochnatia buchiu 1 8 o 17' N, 70° 54' Oeste elevación 50 m, 25 Nov. 1995 
(Fr) R. García, M. Mejía & S. Rodríguez 6059. Holotipo (JBSD) Isotipos (NY, 
MAPR, US, S, B), 24 Abril 1997 (Fl) A. Veloz 816. 

Otros ejemplares examinados: REPUBLICA DOMINICANA: Prov. Azua; 
Sierra Martín García, 5 km al sur de Barrero, en el Sorbedero y Loma La Mesa; 
bosque enano por efecto del viento; suelo calizo con Consolea monniliforme 1 8 o 17' 
N, 70° 54' Oeste, elev. 30 m, 11 sept. 1984 (FL, FR), M. Mejía, J. Pimentel & R. 
García, (JBSD, NY.) 10 Enero 1997 (FR)R, García, M. Mejía, S. Rodríguez y R. 
Pujols 6540 (JBSD, FLAS, NY, US) . 

Coccothrinax boschiana , tiene m ayor afinidad conHaitiella ekmanii ( C. ekmanii), 
pero se diferencia de ésta porque C. boschiana tiene el tejido de la vaina de las hojas 
grueso, no terminado en espina; hástula de 1 .5-2.0 cm, plana, acuminada; segmentos 
(folíolos) 32-34, por hoja, bifulcados en la mitad de la hoja, no superpuestos al 
pecíolo; indumento dorado plateado, abundantes, inflorescencia más robustas (25- 
40 cm largo), estigma truncado, fruto de 4.5-5.2 por 4.8-5.9 mm, rosado púrpura, 
semillas ruminadas con 4-6 lóbulos, mientras que Haitiella ekmanii tiene el tejido 
grueso, terminado en espina; segmentos de las hojas mucho más rígidos de 16-25, 
bifulcados casi desde la base; indumento plateado, escaso; inflorescencia más corta 
(25-35 cm), semillas más pequeñas, ruminadas, 3-5 lóbulos; fruto más pequeño (3.5- 
4.1 por 4.5-5.1), verde-amarillento. 

El epíteto boschiana hace honor al Profesor Juan Bosch y Gaviño, Ex-Presidente 
constitucional de la República Dominicana (1963), ilustre dominicano, escritor, 
ensayista, forjador y guía de varias generaciones de intelectuales y políticos, ejemplo 
de honradez y decoro. 

Distribución y Habitat 

C. boschiana crece a elevaciones que van desde los 5 hasta los 200 m, en suelos 
de origen calizo y muchas veces sobre roca desnuda, en ambientes y substratos con 
fisonomía de áreas de dientes de perro; fomia densas poblaciones llamadas guanal 
en la porción sureste de la Sierra Martín García, Provincia Azua, donde la especie 
domina el paisaje; es más frecuente en las áreas expuestas a los vientos salitrosos 
provenientes de la Bahía de Neiba. 

El clima del área donde crece esta palma es predominantemente seco, con escasa 
pluviosidad y suelos bien drenados. La vegetación asociada es xerofítica, en la que 



Moscosoa 9, 1997 



5 



crecen Coc coloba flavescens, Op Ionia microphylla, Guaiacum, Crotón picar dae, 
Caesalpinia brasiliensis, Thouinia domingensis, Pictetia spinifolia , Jacquinia berterii, 
Plumería obtusa, Calliandra haematoma, Bursera simaruba, Acacia skleroxyla, 
Isidorea leonardii, Scolosanthus sp., Helicteris semitriloba, Gochnatia buchii, 
Melocactus lemairei, Eugenia maleolens, Colubrina elliptica, Convolvulus nodiflorus, 
Turner a diffusa. 

La fenología de esta especie es poco conocida, en el herbario hay ejemplares con 
flores colectadas en abril, septiembre y noviembre y con frutos en enero, septiembre 
y noviembre. No se sabe a que edad y tamaño inicia su floración, pero se han 
observado individuos de 1 metro de altura con flores. 

Los artesanos de Barrero, Azua, no utilizan las hojas de esta palma por ser poco 
manuables, para hacer sus artesanías prefieren usar las de C. argéntea, otro guanito 
que crece en la misma loma, pero en lugares alejados de la costa. 

En los últimos años en la sierra Martín García se han encontrado numerosas 
especies raras como Ar coa gonave tisis, Cnidoscolus acrandus, Fuertesia domingensis, 
plantas endémicas de la Isla Española, cuyas poblaciones han sido destruidas en los 
lugares de donde originalmente eran conocidas. También se encontró Acacia cocuyo 
especie nueva, cuya localidad tipo es de ésta montaña (Barneby & Zanoni,1989). 




Fig. 3. Ambiente donde crece C. boschiana, cercano a la costa con vegetación enana. (Foto: S. 
Rodríguez) 



6 



Moscosoa 9, 1997 




Fig. 5. Ejemplares juveniles de C. boschiana. (Fotos: S. Rodriguez). 



Moscosoa 9, 1997 



7 



Agradecimientos 

Los autores agradecen a los Dres. Duane Kolterman de la Universidad de Puerto 
Rico, recinto Mayagüez y Cirilo Nelson de la Universidad de Honduras, por la 
traducción al latín y correcciones al manuscrito y a la Lic. Laura Rathe por la 
ilustración. 

Literatura Citada 

Bameby, R.C. & T. Zanoni, 1989. Las Acacias (MIMOS ACEAE) de la Española: 

Dos nuevas, una mejor descrita y una clave para todas las indígenas así como las 

cultivadas. Moscosoa 5: 4-27. 
Henderson, A., G. Galeano & R. Bernal 1995. Field Guide of the Palms of the 

Américas. Princeton University Press, Princeton, New Yersey, USA, pp. 352. 
Leon, H. 1939. Contribución a las Palmas de Cuba (Género Coccothrinax) Memoria 

de Sociedad Cubana de Historia Natural, Volumen XIII (2-3): pp 107-156. 
Moscoso, R.M., 1945. Palmas Dominicanas. Publicaciones de la Univ. de Santo 

Domingo, República Dominicana. Volumen XXXIII, pp. 82. 
UHL, N. Wand J. Dransfield. 1987, Genera Palmarum. Alien Press, Lawrence 

Kansas, USA. pp 610. 



Moscosoa 9,1997, p.p. 8-11 



UNA NUEVA ESPECIE DE CALYPTRANTHES (MYRTACEAE) 
PARA LA ISLA ESPAÑOLA 

Henri Alain Liogier & Milcíades Mejia 

Liogier, H. Alain (Botanical Research Institute of Texas, Fort Worth, Texas 
76102-4060 USA) & Milcíades Mejía (Jardín Botánico Nacional, Apartado 21-9, 
Santo Domingo, República Dominicana). Una nueva especie de Calyptranthes 
(Myrtaceae) para la Isla Española. Moscosoa 9: 8-11. 1997. Se describe 
Calypír anilles garciae especie nueva de la Cordillera Septentrional, Arroyo El 
Guano, Gaspar Hernández, Prov. Espaillat, República Dominicana. 

Calyptrantties garciae, a new species is described and illustrated from Cordi- 
llera Septentrional, Arroyo El Guano, Gaspar Hernández, Prov. Espaillat, Domini- 
can Republic. 

Calyptranthes garciae Alain & M. Mejia, sp. nov. (Fig.l). 

Arbor parva usque 5 m alta, glabra; rami grisei, hornotini bilineati, glanduloso- 
punctati, vetustiores longitudinaliter striati cortice fisso et partim desilienti; hypophylla 
non visa; folia sessilia elliptica vel breviter elliptica, apice rotundata, basi breviter 
cordata vel subtruncata, ad insertionem callo late deltoideo nigricanti suffulta, 3.5- 
6.5 cm longa, 1.7-4.5 cm lata, nervo medio supra applanato subtus prominente, 
lateralibus utroque latere 7- 1 6, tenuioribus interpositis, sub ángulo 45-50° abeuntibus, 
tenuibus, in nervo marginali e margine 1 mm distante anastomosantibus, supra in 
sicco brunnea vel pallide brunnea, nitida, non glandulifera, subtus pallidiora minute 
glanduloso-punctata, coriácea, margine integra paullo incrassata, subrevoluta. Flores 
solitarii vel bini, pedúnculo 0. 1- 1 .5 cm longo (in fruto usque 2.5 cm longo); bracteae 
non visae; calyptra 3 mm longa 5 mm lata apiculata glandulosa; calycis limbus 
incrassatus recurvatus 1 mm longus; hypanthium turbinatum 3 mm longum basi 
rotundatum glandulosum; stamina numerosa, filamenta usque 3 mm longa, antherae 
ellipsoideae didymae, connectivo glándula brunnea sessili obsito; ovarium biloculare, 
ovula pauca, baccae depresse sphaeroideae, minute glanduloso-punctatae, 7-8 mm 
longae, usque 1 cm latae, semen ut videtur unum, orbiculare, 3 mm diámetro, 
nigricans. 

Arbol pequeño hasta 5 m de alto, glabro; ramas de color gris, las jóvenes con dos 
líneas, glanduloso-punteadas, las más viejas longitudinalmente estriadas con la 
corteza agrietada; hipo filos no vistos; hojas sésiles, elípticas o brevemente elípticas, 
redondeadas en el ápice, brevemente acorazonadas o subtruncadas en la base, 
subtendidas en su inserción por un callo negruzco anchamente deltoide, 3.5-6.5 cm 



Moscosoa 9, 1997 



9 




Fig. l.Calyptrantiies garciae Alain & M. Mejía. s.p. nov. A. ramas con frutos; B. detalle del fruto 
y el cáliz; y C. ampliación de una rama con fruto. (Ilustración: Ada Arias). 



10 



Moscosoa 9, 1997 



de largo, 1 .7-4.5 cm de ancho, con el nervio medio aplanado en el haz y prominente 
en el envés, con 7-16 nervios laterales en cada lado del raquis, los más finos 
interpuestos, saliendo en ángulo de 45-50°, anastomosándose en el nervio marginal 
a un 1 mm del margen. La hoja seca es de color marrón o marrón pálido, brillante, 
sin glándulas en el haz, más pálida y diminutamente glanduloso-punteada en el 
envés, coriácea, entera, ligeramente engrosada y subrevoluta en el margen. Flores 
solitarias o en pares, con pedúnculo de 0. 1 - 1 .5 cm de largo (en fruto hasta 2.5 cm de 
largo); brácteas no vistas; caliptra de 3 mm de largo y 5 mm de ancho, apiculada y 
glandulosa; limbo del cáliz engrosado y recurvado, 1 mm de largo; hipanto turbinado 
de 3 mm de largo, redondeado en la base, glanduloso; estambres numerosos, 
filamentos hasta 3 mm de largo, anteras elipsoides, dídimas, con el conectivo 
cubierto (o rodeado) poruña glándula sésil de color marrón; ovario bilocular, óvulos, 
pocos; bayas aplanadamente esferoides, diminutamente glanduloso-punteadas, 7-8 
mm de largo, hasta 1 cm de ancho, semilla aparentemente una, orbicular, de 3 mm 
de diámetro, negruzca. 

REPUBLICA DOMINICANA: Cordillera Septentrional, Prov. Espaillat, Ar- 
royo El Guano, Gaspar Hernández, elevación 30 m, en zona de serpentina, 7 agosto 
1995, R. García, M. Mejía, C. Fleming & A. Liogier5823 (Holotipo: UPR, Isotipos: 
JBSD, NY, MAPR, ASU); id. R. García & A. Cabral 3049, 14 junio 1990 (UPR, 
JBSD), id., R. García 3100, 15 junio 1990 (UPR, JBSD), id. M. Mejía & J. Pimentel 
23677, 13 oct. 1982, id. T. Zanoni, J. Pimentel & R. García 31225, 19 julio 1984. 

Esta especie se distingue por los siguientes caracteres: hojas sentadas, con un 
callo oscuro deltoideo en la base; flores solitarias o en pares, terminales o en axilas 
superiores, con pedúnculo de hasta 2.5 cm de largo en el fruto. 

En la Flora de la Española (Liogier, 1989), se distinguen dos especies con hojas 
acorazonadas en la base: C. nummularia Berg. , con hojas reniformes e inflorescencia 
con 3-8 flores en cabezuela; C.picachoana Urb. & Ekm. presenta hojas cordiformes 
de 1-2 cm de largo y de ancho, ferrugíneo-tomentosas en el envés; las flores y frutos 
de esta última especie son desconocidas. Estas dos especies con hojas acorazonadas 
en la base, son de bosques de montañas, entre 800 y 1,800 m de elevación. 

Hay mucha afinidad entre los géneros Calyptranthes y Calyptrogenia; Me Vaugh 
(1968) considera este último género como imperfectamente conocido. El hecho de 
que Calyptranthes tenga pocos óvulos y de que nuestra especie muestre solo una 
semilla en el fruto, nos inclina a considerarla en el género Calyptranthes y no en 
Calyptrogenia, que tiene, según la descripción de Burrett (1941), hasta 12 óvulos 
en cada celda. Las inflorescencias de este último género pueden ser glomeradas y 
sésiles, o en pares axilares, añadiendo así a la confusión, ya que nuestra especie 
muestra flores solitarias sobre pedúnculos solitarios o en pares, terminales o en axilas 



Moscosoa 9, 1997 



il 



superiores. El mantener el género Calyptrogenia será pues asunto de estudio para 
botánicos que hagan más colecciones y observaciones; el material disponible hasta 
ahora es demasiado escaso para llegar a conclusiones definitivas. 

Esta especie se dedica a su descubridor, Lic. Ricardo García, del Jardín Botánico 
Nacional de la República Dominicana, investigador incansable, que durante su trabajo 
de tesis estudió a fondo la flora serpentinícola donde crece esta interesante planta. 

Distribución y Habitat 

C. garciae crece mayormente en substrato derivado de rocas serpentina con alto 
contenido de hierro, manganeso, magnesio, baja relación calcio-magnesio y el pH 
varía entre 6.4 y 6.8. 

El clima predominante en la zona esta caracterizado por una temperatura 
promedio de 26 Q C con precipitación promedio anual de 1888 mm; las elevaciones 
van de 30 a 300 m (R. García, 1991). 

La vegetación del área esta dominada por árboles de porte mediano y alta 
densidad de arbustos, hierbas y lianas. Las especies asociadas más comunes son: 
Calophyllwn calaba. Mora abbottii,Matayba domingensis, Clusia rosea, Trichilia 
pallida, Manilkara jaimiqui, Vitex heptaphylla, Bactris plumeriana, Zombia 
antillarwn, Psychotria plwúerü, Poitea galegoides, Ardisia obovata, Rourea 
surinamensis, Coccoloba pubesce ns, Coccoloba fuertesii y Pouteria sessiliflora. 

Agradecimientos 

Los autores agradecen al Dr. Duane Kolterman de la Universidad de Puerto 
Rico, recinto de May agüez por la traducción del latín al español y a la Arq. Ada Arias 
por la ilustración. 

Literatura Citada 

Burret, M. 1941. Myrtaceae-Studien. Notizbl.Bot. GaitMus. Berlin-Dahlem, 15:545- 
546. 

García R. G. 1991. Relaciones Taxonómicas y Fitogeográficas entre la Flora 
endémica de Serpentina en Sosúa, Puerto Rico y Río Piedras, Gaspar Hernández, 
República Dominicana. 137 pp. Tesis para optar por el grado de maestría de la 
Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez. 

Liogier, H. A. 1989. La Flora de la Española V. Universidad Central del Este, San 
Pedro de Macorís, República Dominicana, Ser. Ci. 26, 398 pp. 

McVaugh, R. 1968. The Genera of American Myrtaceae. Taxon 17: 354-418. 



Moscosoa 9, 1997, p.p. 12-17 



UNA NUEVA ESPECIE DE MELOCACTUS (CACTACEAE) 
PARA LA ISLA ESPAÑOLA 

Milcíades Mejía & Ricardo García 

Mejía, Milcíades & Ricardo García (Jardín Botánico Nacional, Apartado 21- 
9, Santo Domingo, República Dominicana). Una nueva especie de Melocactus 
(Cactaceae) para la isla Española. Moscosoa 9:12-17.1 997. Se describe Melocactus 
pedernalensis especie nueva de la región suroeste, Prov. Pedernales, República 
Dominicana. 

Melocactus pedernalensis M. Mejía & R . García, a new species oí Melocactus 
is described from Provincia Pedernales, Southwestern region of the Dominican 
Republic. 

Melocactus pedernalensis M. Mejía & R. Garcia sp. no v. Fig. 1 

Planta subglobosa doliiformis 45-49 cm alta 20.5 cm diámetro; costae (12) 13- 

15 (16), 3 cm profundae; spinae 1 3-20 in quaque areola 5-6 cm longae rectae pallide 
roseae in sicco griseae vel leviter glaucae. Cephalium globosum 3.6 cm altum 6.6 
cm latum spinisnumerosisrubellisgracilibusflexilibus; flores petalis numerosis 12- 

16 mm x 2.0-2.5 mm acuminatis roseo-magenteis; stamina numerosa seriataantheris 
basifixis; stylus 1 3 mm longus, ovarium carpellis 7-9; fructus 1 - 1 .7 cm x 1 .0- 1 .3 cm 
turbinati roseo-magentei nitidi; semina numerosa 1.5 mm x 1.0 mm nigra rugosa. 

Planta subglobosa en forma de barrica de 45-49 cm de alto por 20.5 cm de 
diámetro; costillas ( 1 2) 1 3- 1 5 ( 1 6), de 3 cm de profundidad; espinas 1 3-20 por areola, 
5-6 cm de largo, rectas, de color rosado claro, grisáceas a ligeramente glaucas cuando 
secas. Cefalio globoso, de 3.6 cm de alto por 6.6 cm de ancho, con numerosas espinas 
rojizas, delgadas y flexibles; flores con numerosos pétalos de 12-16 mm por 2.0-2.5 
mm, acuminados, de color rosado-magenta; estambres numerosos, seriados, con 
anteras basifijas; estilo 13 mm de largo, ovario de 7-9 carpelos; frutos de 1-1.7 cm 
por 1 .0- 1 .3 cm, turbinados, de color rosado-magenta, brillantes; semillas numerosas, 
1.5 mm por 1.0 mm, negras y rugosas. 

Tipo: REPUBLICA DOMINICANA: Prov. Pedernales; 8.5 km al SE del pueblo 
de Pedernales, lado Norte de la carretera hacia Oviedo. Zona árida conLeptochloopsis 
virgata y Prosopisjuliflora, 18 Q 00' 71 Q 40' , Elev. 5-10m, 29 julio 1995 (Fl,Fr)R. 
García, M. Mejía, S. Rodríguez 5789 (Holotipo, JBSD; Isotipo: NY, MAPR, US). 

Otros ejemplares examinados: República Dominicana: Sierra de Bahoruco, 
Prov. Pedernales; 8.9 km al Sureste de Pedernales, en la carretera hacia Oviedo, zona 
muy árida con Prosopis y Cactáceas. 1 8- 00' N, 7 1M0' Oeste, nivel del mar. 26 marzo 




Fig. 1. Meloccaius pedernalensis M. Mejía & R. García, sp. nov. A. planta entera; B. corte 
transversal; C. detalle de la flor; D. fruto; y E. areola. (Ilustración: Laura Rathe). 



14 



Mosco soa 9, 1997 



1985 (fl, fr). T. Zanoni 34098 (JBSD). Cabo Rojo, sobre rocas calcáreas, 25 de junio 
1977 (fl, fr) Alain & P. Liogier 27028 (JBSD). 6 Km al sureste de Pedernales, en la 
carretera al cruce de Pedernales y Oviedo, zona seca anteriormente con un bosque 
de Prosopis juliflora y cactáceas. 18-01' N, 71- 40' Oeste, nivel del mar. 16 de junio 
1982 (Fl). T. Zanoni, M. Mejía & J. Pimentel 20966 (JBSD). 

M. pedernalensis es exclusivo de la Isla Española y fue llamado erróneamente 
Melocactus communis Link & Otto, que es endémico de Jamaica. 

Distribución y Habitat 

La distribución geográfica de M. pedernalensis está limitada al Suroeste de la 
República Dominicana dentro y en los alrededores del Parque Nacional Jaragua, en 
áreas con substrato de roca caliza con escaso suelo, en un rango de elevación que 
oscila entre 0-20 m, con pluviometría promedio que varía entre 179 y 702 mm y la 
temperatura de 26.2 Q a 27.9- C. 

La vegetación asociada a este Melocactus es arbustiva y poco densa y se 
corresponde con el Bosque Seco Subtropical; las especies más frecuentes son: 
Prosopis juliflora, Senna atontaría t Cylindropuntia caribaea, Turne ra diffusa, 
Guaiacum officinale, Leptochloopsis virgata y Acacia macracantha, entre otras. 

El M. pedernalensis se diferencia de M. communis Link & Otto por tener mayor 
número de costillas 13-15; espinas, 13 a 20 por areolas, rectas de 5-6 cm de largo, 
rosado-claro en las plantas vivas y grisácea casi blanca o glaucescen cuando seca, 
con el extremo rojizo, frutos de 1 a 1.7 cm de largo; mientras que en M. communis 
tiene 12-13 costillas; 10-12 espinas por areolas, estas son curvas de 3-5 cm de 
largo,color castaño oscuro casi negra cuando secas, 5 cm de largo. El cefaliun en M. 
communis es de 10 cm de largo por 3-5 cm de ancho, en M. pedernalensis 3.6 cm de 
largo por 6.6 de ancho. 

El epíteto pedernalensis hace alusión al nombre de la Provincia Pedernales 
donde crece exclusivamente esta especie. 

Para la República Dominicana y Haití se habían reportado M. lemairei y M. 
communis (Urban, 1920; Moscoso, 1941, Liogier, 1974). Con ésta revisión se 
separan M. pedernalensis endémico de la Isla Española y M. communis de Jamaica 
Adams (1972). 

M. pedernalensis se encuentra amenazado de extinción debido ala incorporación 
a la agricultura de algunas áreas que son parte de su habitat natural. También por el 
uso en la medicina popular para el tratamiento de problemas renales y además es 
extraído de su ambiente para ser comercializado con fines ornamentales, razones por 
las cuales es frecuente encontrarlo a la venta en los mercados de distintas localidades 
de la República Dominicana. 



Moscosoa 9, 1997 



15 





Fig. 3. Meloccatus pedernalensis. M. Mejía & R. García, sp. nov. A. cefalio; B. población en la 
localidad tipo. (Fotos: S. Rodríguez). 



Mo se o so a 9, 1997 



17 



Agradecimientos 

Los autores agradecen al Dr. Duane Kolternian de la Universidad de Puerto 
Rico, recinto de Mayagüez por la traducción del latín al español, asimismo al Dr. 
Cirilo Nelson, por sus recomendaciones para la elaboración de la misma y a la Lic. 
Laura Rathe por la ilustración. 

Literatura Citada 

Adams, CD. 1972. Flowering plants of Jamaica. University of the West Indies, 

Mona, Jamaica. Pág. 275. 
Liogier, 1974. Diccionario Botánico de Nombres Vulgares de la Española, Impresora 

UNPHU, Santo Domingo, Rep. Dominicana. Pág. 548. 
Moscoso,R. M., 1941. Las Cactáceas de la Flora de Santo Domingo, Anales de la 

Universidad de Santo Domingo 5:58-90. 
Urban, 1920-21. Symbolae Antillanae, Vol. 8 Reprint A. Asher & Co. Amsterdam 

1964; Pág. 464-465. 



Moscosoa 9, 1997, p.p. 18-21 



UNA NUEVA ESPECIE DE MYRCIA (MYRTACEAE) 
PARA LA ISLA ESPAÑOLA 

Henri Alain Liogier & Milcíades Mejia 

Liogier, H. Alain (Botanical Research Institute of Texas, Fort Worth, Texas 
76102-4060 USA) & Milcíades Mejía (Jardín Botánico Nacional, Apartado 21-9, 
Santo Domingo, República Dominicana). UnanuevaespeciedeAfyrc7<z (Myrtaceae) 
para la Isla Española. Moscosoa 9: 18-21 . 1997. Se describe Myrcia majaguitana 
especie nueva de la Cordillera Central, confluencia de los ríos Nizao y Mahoma, 
Prov. Peravia, República Dominicana. 

Myrcia majaguitana, a new species is decribed and illustrated from Cordillera 
Central, margins of the rivers Nizao and Mahoma, Prov. Peravia, Dominican 
Republic. 

Myrcia majaguitana, Alain & M. Mejia sp. nov. Fig. 1 

Frutex 4-6 m altus, rami teretes, júniores dense ferrugineo- tomentosi, vetustiores 
grisei glabri cortice fisso; folia 1 -7 mm longe petiolata elliptica vel elliptico-oblonga 
3-6.5 cm longa2-3 cm lata, apice rotundata saepe emarginata, basi sensim angustata, 
nervo medio supra impresso, supeme prominente, lateralibus supra nullis vel in foliis 
vetustioribus leviter impressis utroque latere 5-7, subtus prominulis ad marginem 
bifurcatis et anastomosantibus, venis supra crebre subtus laxe reticulatis, margine 
plana vel parum recurva, supra nitida glabra grisea subtus in juventute dense 
ferrugineo-tomentosa, vetustiora glabra pallide grisea, glandulis supra in foliis 
vetustioribus pellucida subtus nullis. Inflorescentiae ex axillis foliorum exeuntes, 1 - 
2 cm longe pedunculatae dense glomerato-paniculatae, dense ferrugineo-tomentosae, 
6-8-florae; prophylla linearía 2.5 mm longa, pedicelli subnulli; alabastra obconica 
2 mm longa; hypanthium obconicum 1 mm longum dense ferrugineo-tomentosum; 
sépala 4 oblonga, apice cucullata 2 mm longa apice obtusa; pétala 4 obdeltoidea 1.5 
mm longa, 1 .5 mm lata; stamina 4, filamenta 1 mm longa, antherae ellipticae 0.5 mm 
longae et latae; stylus 2.5 mm longus apice in stigmate incrassatus; fructus non visi. 

Arbolito de 4-6 m de alto, ramas cilindricas, las jóvenes densamente ferrugíneo- 
tomentosas, las más viejas de color gris, glabras, con corteza agrietada o estriada; 
hojas con pecíolos de 1-7 mm de largo, elípticas o elíptico-oblongas, 3-6.5 cm de 
largo, 2-3 cm de ancho, redondeadas y frecuentemente emarginadas en el ápice, 
gradualmente estrechadas en la base, con el nervio medio hundido en el haz, 
prominente hacia arriba, con los nervios laterales ausentes o en las hojas más viejas 
5-7 en cada lado, levemente hundidos en el haz, un poco prominentes en el envés, 




Fig. X.Mycia majaguitana Alain & M. Mejía. sp. nov. A. ramas con flores y B. ampliación de una 
inflorescencia. (Ilustración: Ada Arias). 



20 



Moscosoa 9, 1997 



bifurcados y anastomosándose, cerca del margen, venas densamente reticuladas en 
el haz, laxamente reticuladas en el envés; hojas planas ligeramente recurvadas en el 
margen, brillantes y glabras en el haz, de color gris en el envés, en estado joven 
densamente ferrugíneo-tomentosas, las más viejas glabras y de color gris pálido, 
pelúcidas con glándulas arriba; las más viejas con glándulas ausentes abajo. 
Inflorescencias naciendo de las axilas, pedúnculo de 1-2 cm de largo, densamente 
glomerado-paniculadas, ferrugíneo-tomentosas, de 6-8 flores; profilos lineares de 
2.5 mm de largo, pedicelos casi ausentes; botones florales obcónicos, 2 mm de largo; 
hipanto obcónico, 1 mm de largo, densamente ferrugíneo-tomentoso, sépalos 4, 
oblongos, cuculados en el ápice, 2 mm de largo, obtusos en el ápice; pétalos 4, 
obdeltoides, 1.5 mm de largo, 1.5 mm de ancho; estambres 4, filamentos de 1 mm 
de largo, anteras elípticas, 0.5 mm de largo y de ancho; estilo de 2.5 mm de largo, 
engrosado en el ápice del estigma; frutos no vistos. 

REPUBLICA DOMINICANA: Cordillera Central, Prov. Peravia, San José de 
Ocoa, cerca de los ríos Nizao y Mahoma, 18 g 33' N, 70 g 22' Oeste, elev. 500-530 
m, 17 Jul 1986, R. García & J. Pimentel 1422 (Holotipo: BRIT, Isotipos: JBSD, NY, 
MAPR). 

No existe una especie similar a ésta en la flora de La Española (Liogier,1989). 
Myrcia es un género muy complejo con mucho endemismo. La presente especie 
tiene características distintivas: sus hojas jóvenes con tomento ferrugíneo denso en 
el envés, similares a las de Chrysophyllum cainito y C. oliviforme; su inflorescencia 
glomerado-paniculada, sus pétalos obdeltoides. Esta especie recuerda de los anteriores 
géneros cubanos Krokia y Myrtekmania (León, 1974) ahora en Myrcia. 

El epíteto majaguitana se refiere a la Majagüita, el lugar de nacimiento de su 
primer descubridor, Milcíades Mejía. 



Distribución y Habitat 

El ejemplar tipo de M. majaguitana fue colectado en las márgenes del arroyo Los 
Arroyos, próximo a la confluencia de los ríos Nizao y Mahoma en los límites de las 
provincias San Cristóbal y Peravia, donde existían dos poblaciones de este arbolito 
de no más de 5 individuos cada una. Este lugar quedó bajo las aguas del embalse de 
la Presa de Jigüey en 1990. En 1986 se encontró otro arbolito próximo al Salto del 
Río Jimenoa, Jarabacoa, del cual no hemos podido encontrar flores o frutos a pesar 
de las frecuentes visitas a ese lugar. 

M. majaguitana crece en zona de bosque húmedo, a elevaciones que fluctúan 
de 500 a 600 m y su estado de conservación es de inminente peligro de extinción. La 



Moscosoa 9, 1997 



21 



vegetación asociada a ella está dominada por: Clusia rosea, Pinus occidentalis , 
Juglansjamaicensis, Tabebuiapolyantha, Tabebuiaberterii,Allophylus crassinervis, 
Tetragastris balsamifera, Buchenavia tetraphylla y Ziziphus rhodoxylon. 

Otros ejemplares examinados: REPUBLICA DOMINICANA: Cordillera Cen- 
tral, Prov. San Cristóbal, 25 Km al este de San José de Ocoa, camino a Palo de Caja; 
bosque húmedo, cuenca del río Mahoma, 18- 33' N 70- 22' oeste, elev. 580 m, 12 
Junio 1983 (fl) M. Mejía 504 (JBSD, ASU y NY), Idem 6 Julio 1985 (Fl), M. Mejía 
1331 (JBSD), MAPR. 1 Enero 1986 (fl) M. Mejía & J. Pimentel 1678 (JBSD, NY). 
Prov. La Vega, Sendero al Salto de Jimenoa; Bosque con Pinus occidentalis, 
Pimenta racemosa var. grísea, heléchos y algunas Melastomataceas, 19- 05' N, 70 9 
36 Oeste, elev. 600 m, 7 Abril 1986 (estéril), M. Mejía 1762 (JBSD). 



Agradecimientos 

Los autores agradecen al Dr. Duane Kolterman de la Universidad de Puerto 
Rico, recinto de Mayagüez por la traducción del latín al español de esta especie y a 
la Arq. Ada Arias por la ilustración. 



Literatura Citada 

Liogier A.H. 1989. La Flora de la Española V. Univ. Central del Este vol. 69, ser. 

Ci 26. San Pedro de Macorís, Rep. Dominicana, pp 15-108. 
León, Hermano, F.S.C. (J.S. Sanget) y Hermano Alain F.S.C. (A.H. Liogier). 1974. 

Flora de Cuba. Vol. Ill Reprint by Otto Koettz Science Publishers, Koenigstein. 

p.p. 431-432. 



Moscosoa 9, 1997, p.p. 22-25 



UNA NUEVA ESPECIE DE PSIDIUM (MYRTACEAE) 
PARA LA SIERRA DE BAHORUCO, 
REPUBLICA DOMINICANA 

Henri Alain Liogier & Ricardo García 

Liogier, H. Alain (Botanical Research Institute of Texas, Fort Worth, Texas 
76102-4060 USA ) & Ricardo García (Jardín Botánico Nacional, Apartado 21-9, 
Santo Domingo, República Dominicana). Una nueva especie de Psidium 
(Myrtaceae) para la Isla Española. Moscosoa 9: 22-25. 1997. Se describe Psidium 
baltor ucanum especie endémica de la S ierra de Bahoruco, República Dominicana. 

Psidium bahorucanum is described an ilustrated from Sierra de Bahoruco, 
Dominican Republic. 

Psidium bahorucanum Alain & R. García, sp. nov. Fig. 1 

Frutex 1 m altus; rami teretes cortice brunneo fisso glanduloso; ramuli brunnei 
pilis minutis antrorse curvatis pilosi; folia 1 - 1 .5 mm longe petiolata, lamina elliptica 
usque orbiculata, 0.8-1.8 cm longa, 0.8-1.5 cm lata, ápice rotundata vel leviter 
emarginata basi rotundata usque truncatula, ñervo medio supra impresso, subtus 
prominente, lateralibus nullis vel subtus utroque latere 4-5 vix prominulis, ad 
marginem bifurcatis et anastomosantibus, margine paullo incrassato-recurva, 
glandulis utrinque numerosis prominulis, subtus olivaceis obsita, supra in sicco 
nitida olivácea, subtus pallida utrinque glabra coriácea. Flores in axillis solitarii vel 
bini, pedicello 5-8 mm longo, ápice prophylla bina ovato-deltoidea subulata 1.2 mm 
longa glabra; alabastra globosa ápice non clausa; calycis tubus brevis lobis 4 
imbricatis ellipticis 1 .5 mm longis 1 mm latis glabris; pétala alba orbicularia 2.5 mm 
longa et lata, margine ciliata; stamina numerosa, filamenta 1 mm longa, antherae 
ellipticae 0.5 mm longae; stylus 2 mm longus, stigma vix incrassatus; fructus ruber 
globoso-ovoideus, 8 mm longus, 6-7 mm latus, semina 3-4 angulosa 3-4 mm longa. 

Arbusto de 1 m de alto; ramas cilindricas, con la corteza marrón, glandulosa; 
ramitas de color marrón, pelosas, pelos diminutos antro rsamente curvados; hoja con 
pecíolo de 1-1.5 mm de largo, lámina elíptica hasta orbicular, 0.8-1.8 cm de largo, 
0.8- 1.5 cm de ancho, redondeadas o levemente emarginadas en el ápice, redondeadas 
hasta algo truncadas en la base, con el nervio medio hundido en el haz, prominente 
en el envés; 4 ó 5 nervios laterales, en ambos lados del raquis; ligeramente 
prominentes, bifurcados y anastomosándose cerca del margen; con abundantes 
glándulas en ambas caras de las hojas, glabras, coriáceas y cuando están secas son 
brillantes, de color oliváceo en ambas caras, más pálidas en el envés. Flores, 



Moscosoa 9, 1997 



23 




Fig. l.Psidium bahor ucanum Alain & R. García, sp. nov. A. rama con frutos; B. ampliación de una 
rama con frutos; C. botón floral; D. fruto; y E. ampliación del haz y el envés donde se observan las 
glándulas y las nerviaciones. (Ilustración: Ada Arias). 



24 



Moscosoa 9, 1997 



solitarias o en pares, con pedicelo de 5-8 mm de largo, profilos en pares en el ápice, 
ovado-deltoides, subulados, 1 .2 mm de largo, glabros; botones florales globosos, no 
cerrados en el ápice; tubo del cáliz corto, con 4 lóbulos imbricados, elípticos, 1 .5 mm 
de largo por 1 mm de ancho, glabros; pétalos blancos, orbiculares, 2.5 mm de largo 
y de ancho, ciliados en el margen; estambres numerosos, filamentos de 1 mm de 
largo, anteras elípticas, 0.5 mm de largo; estilo de 2 mm de largo, estigma levemente 
engrosado; fruto rojo, globoso-ovoide, 8 mm de largo, 6-7 mm de ancho, semillas 3- 
4, angulosas, 3-4 mm de largo. 

REPUBLICA DOMINICANA: Sierra del Bahoruco, Prov. Independencia, 
Monte Palma, 12 km al sur de Duvergé, elev. 860 m, 24 mar 1992, R. García, G. 
Caminero, D. Hóner4478 (Holotipo: BRIT; Isotipo: JBSD, NY, MAPR, ASU. 

En la clave para las especies de La Española(Liogier, 1968, 1989), esta planta 
se muestra bastante similar a Psidium haitiense Alain; las diferencias principales 
son: las ramitas son redondas (o cilindricas), no aladas; las hojas son más pequeñas 
(1.2-2.4 x 1.2-2.1 cm en P. haitiense), redondeadas a emarginadas en el ápice, no 
cuspidadas; el cáliz es claramente lobado (irregularmente partido en P. haitiense); 
los pétalos son orbiculares, no oblongo- aovados, y son mucho más cortos. 



Distribución y Habitat 

Psidium bahorucanum es endémica de la Sierra de Bahoruco, fue colectada en 
la vertiente norte de la Sierra, en el lugar llamado Monte Palma en una zona de 
transición entre el bosque seco y el bosque húmedo a una elevación de 
aproximadamente 860 m. Es una especie poco abundante, crece en las laderas de las 
quebradas, bajo el sotobosque. La vegetación asociada está dominada por: Amyris 
elemifera, Krugiodendron ferreum, Prunus myrtifolia, Savia erythroxyloides, 
Gymnanthes lucida, Ocotea coriácea, Ottoschulzia domingensis,Psychotria nervosa, 
Clusia rosea, Coccoloba diversifolia, Exothea paniculata y Crotón corylifolius. 

La Sierra de Bahoruco tiene diversos tipos de ambientes, los cuales están 
ocupados por diferentes tipos de vegetación y con una variada composición florística. 
La mayor extensión está ocupada por Pinus occidentalis cuya distribución llega 
hasta 2,367 m de elevación (SEA/DVS 1994). También son extensas las aéreas de 
bosque seco. En la sierra son de particular interés los microambientes, formados a 
veces, por las depresiones y variaciones topográficas, como es el caso de Monte 
Palma, donde fue descubierto P. bahorucanum. Ese lugar es poco conocido 
botánicamente, en dos expediciones al área han sido descubiertas dos especies 
nuevas para la ciencia P. bahorucanum y Phialanthus hispaniolae (Liogier, 1994). 



Moscosoa 9, 1997 



25 



Agradecimientos 

Los autores agradecen al Dr. Duane Kolterman de la Universidad de Puerto 
Rico, recinto de Mayagüez por la traducción del latín al español de la descripción de 
esta especie; a la Arq. Ada Arias por la ilustración, y al Programa Ambiental 
auspiciado por HEL VETAS por su apoyo económico a las exploraciones botánicas 
en las que se descubrió esta planta. 

Literatura Citada 



Liogier, H.A. 1994. Novitates Antillanae XVII, Moscosoa 8: 4-17. 

. 1989. la Flora de la Española V, Universidad Central del Este vol. 69, Ser. Ci 26. 

San Pedro de Macorís, Rep. Dominicana, pp 99-104. 
_ .1968, Novitates Antillanae III, BRITT. 20: 148-161. 

SEA/DVS. 1994. Reconocimiento y Evaluación de los Recursos Naturales de la 
Sierra de B ano ruco, Secretaría de Estado de Agricultura. Departamento de Vida 
Silvestre, Santo Domingo, Rep. Dominicana pp. 281. 



Moscosoa 8, 1997, p.p. 26-57 



EJEMPLARES TIPO DEL HERBARIO JBSD, 
JARDIN BOTANICO NACIONAL 
"DR. RAFAEL M. MOSCOSO" 
SANTO DOMINGO, REPUBLICA DOMINICANA 

Daisy A. Castillo & Ricardo García 

Daisy A. Castillo & Ricardo García, (Jardín Botánico Nacional, apartado 21- 
9, Santo Domingo, República Dominicana). Colección de ejemplares tipo del 
Herbario JBSD del Jardín Botánico Nacional de Santo Domingo. Moscosoa 9: 26- 
57. 1997. El Herbario (JBSD) tiene 154 especímenes tipo, de los cuales 93 son 
Holotipos y 61 Isotipos; distribuidos en 35 familias, incluyendo Bryophytas y 
Pteridophytas. Sólo 10 no corresponden a especies de la Isla Española. La familia 
Orchidaceae con 18 géneros y 57 especies, es la que tiene mayor número de 
ejemplares tipo. 

The National Herbarium of Santo Domingo, Dominican Republic has 154 
type specimens; 93 of them are holotypes and 61 are Isotypes, the specimens are 
distributed in 35 families, including Bryophytes and Pteridophytes; only 10 do not 
belong to the Island of Hispaniola. The Orchidaceae is the family the greatest 
number of types with 18 genera and 57 species. 

La mayoría de los ejemplares tipo de las especies de la Flora de la Isla Española 
están depositados en herbarios de Suecia, Alemania, Estados Unidos, Francia, Italia, 
entre otros. Esto se debió a que las primeras exploraciones botánicas realizadas en 
la Isla estuvieron a cargo de científicos de esos países y a que en la Isla no existían 
las instituciones científicas para conservar y manejar colecciones. 

El Herbario (JBSD) es una división del Departamento de Botánica del Jardín 
Botánico Nacional "Dr. Rafael Ma. Moscoso". Fue fundado en el 1972, como base 
para desarrollar el Proyecto "Estudio de la Flora de la Isla Española". Actualmente 
cuenta con una colección de aproximadamente 86,000 ejemplares, la mayoría de 
éllos pertenecen a plantas espermatofitas. 

El objetivo principal de éste artículo es poner en manos de los botánicos, una 
herramienta de consulta que les permita localizar y utilizar las informaciones 
disponibles en los ejemplares tipo que están depositados en el JBSD. 

Las colecciones más numerosas depositadas en el JBSD corresponden al Dr. 
Henri Alain Liogier, fundador de éste Herbario; al Dr. Thomas A. Zanoni; Donald 
D. Dod y a los botánicos dominicanos Ricardo García, Milcíades Mejía, Francisco 
Jiménez y José Pimentel. También el herbario posee ejemplares colectados por Erik 
L. Ekman, Miguel Canela Lázaro, Richard A. Howard y el Sacerdote Lasallista 
Basilio Augusto Lavastre, S.F.C. 



Moscosoa 9, 1997 



27 



Para cada ejemplar tipo se hizo la revisión de la información contenida en su 
etiqueta y de la revista donde fue publicada la especie. Se citan 154 ejemplares 
pertenecientes a 85 géneros, distribuidos en 35 familias de Spermatophytas, Bryophy ta 
y Pteridophyta. Las familias con el mayor número de tipos son: Orchidaceae, 
Mimosaceae, Myrtaceae, Melastomataceae, Gesneriaceae, Bignoniaceae y Rubiaceae. 
Marcadas con asterisco (*) se indican los tipos que no pertenecen a la Isla Española, 
y que fueron obtenidos a través de canjes con otras instituciones botánicas. 

Ejemplares Tipos en el Herbario JBSD 

Bryophyta 

Ectropotheciwn aquaticum Buck 
BRITTONIA 36(2):179-180.1984. 

Rep. Dom., Prov. Pedernales, 22 km N. Pedernales, Los Arroyos, Río Mulito, 
elev. 230 m, 6 may., 1982 
William R. Buck 8340, JBSD 37474 
ISOTIPO 

Ptererydophyta 

*Xiphopteris mortonii Copeland 
AMER. FERN J. 42(3):97.1952. 

Cuba, Oriente, Crest of Sierra Maestra, between Pico Turquino and La B ayamesa, 

elev. 1350 m, 27-28 oct., 1941 

C. V. Morton & Julián Acuña 3547, JBSD 057385 

ISOTIPO 

Pteris striphnophylla Mickel 
AMER. FERN J. 74(4): 1 17-1 18.1984. 

Rep. Dom., Prov. Pedernales, Sierra de Bahoruco, El Pon, from Las Mercedes 
to Aceitillar, elev. 1000 m, 1 1 feb., 1969 
Alain H. Liogier 13798, JBSD 03270 
ISOTIPO 

Podocarpaceae 

Podocarpus hispaniolensis de Laubenfels 
MOSCOSOA 3:149-150.1984. 

Rep. Dom., Prov. Peravia, nacimiento del Río Mahoma, 5 km al sureste de El 16, 
por el camino a "Suardi", E de Rancho Arriba, elev. 1000 m, 28 feb., 1983. 
M. Mejía, J. Pimentel 444, JBSD 33440 
HOLOTIPO 



28 



Moscosoa 9, 1997 




Fig. 1. Ejemplar tipo de Podocarpus hispaniolensis. 



Poaceae 

*Eragrostis ekmanii Hitchcock 

USDA MISC. PUBL. 243:43.1936. 

Cuba, Isla de Pinos, Los Indios, 8 nov., 1920 

E. L. Ekman 12143, JBSD 34157 

ISOTIPO 

*Saugetia pleiostachya Hitchcock & Ekman 
USDA MISC. PUBL. 243:123-124.1936. 

Cuba, Prov. Pinar del Río, Cerro de Mendoza, Mendoza, 26 jun., 1920 

E. L. Ekman 1 1483, JBSD 34158 

ISOTIPO 



Mo se o so a 9, 1997 



29 



Trichachne affinis Swallen 
RHODORA 65(764):355-356.1963. 

Rep. Dom., Valle del Cibao, Prov. Santiago, Santiago a Quinigua, 21 oct., 1930. 

E. L. Ekman 16090, JBSD 34086 

ISOTIPO 

Cyperaceae 

Eleocharis liogieri T. Koyama 
BRITTONIA 29(2):237-239.1977. 

Rep. Dom., cerca de Trinidad, Bayaguana, elev. 150 m, 18-19 abr., 1973 

Alain H. & Perfa Liogier 19006, JBSD 00374 

ISOTIPO 

Arecaceae 

Reinhardtia paiewonskiana Read, Zanoni & Mejia 
BRITTONIA, 39(1):20-25.1987. 

Rep. Dom., Sierra de Bahoruco, Prov. Barahona, en la cuenca de la Cañada El 
Maniel, aprox. 5 km al interior de Los Patos (de Paraiso), elev. aprox. 800 m, 25 
may., 1985 

T. Zanoni, J. Pimentel 34682, JBSD 49326 
HOLOTIPO 

Amaryllidaceae 

Zephyranthes cice roana M. Mejía & R. García 
MOSCOSO A 8:23-26.1994. 

Rep. Dom., Cordillera Central, Prov. San Cristóbal, al E de Villa Altagracia, 
Loma Mariana Chica, elev. 650 m, 22 may., 1993 
R. García & M. Mejía 4777, JBSD 84022 
HOLOTIPO 

Orchidaceae 

Campy locentrum macrocarpum Dod 
MOSCOSOA 1(2):39-41.1977. 

Rep. Dom., Prov. Peravia, La Horma Arriba, San José de Ocoa, 23 ene,. 1976. 

Donald D. Dod 588, JBSD 09804 

HOLOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 



Campy locentrum serpentiiingua Dod 
MOSCOSOA 1(3):51-52.1978. 

Rep. Dom., Cordillera Central, La Vigía, Piedra Blanca, elev. 1000 m, 22 oct., 
1977. 

Donald D. Dod 624, JBSD 12023. 
HOLOTIPO 

Cranichis amplectens D. D. Dod 
MOSCOSOA 4:179.1986. 

Rep. Dom., Sierra de Bahoruco, vertiente norte, Loma del Toro, camino a Monte 
Grande, elev. 1900 m, 7-9 may., 1983. 
Donald D. Dod 947, JBSD 75439 
HOLOTIPO 

Cranichis gal a tea D. D. Dod 
MOSCOSOA 4:181.1986. 

Haiti, Massif de la Hotte, Les Cayes, elev. 1650 m, 7 ene., 1983. 

Donald D. Dod 965, JBSD 75438. 

HOLOTIPO 

Ciyptophoranthus aurantiacus Dod 
MOSCOSOA 1(1):50-52.1976. 

Rep. Dom., Hierba Buena, Km 196, Hondo Valle, Sierra de Neyba, elev. 1300 

m, 18 may., 1975. 

Donald D. Dod 500, JBSD 06783 

HOLOTIPO 

Dendrophylax alcoa D. Dod 
MOSCOSOA 2:5.1983. 

Rep. Dom., Prov. Pedernales, Sierra Bahoruco, Cabo Rojo, Las Abejas, elev. 

1500 m, 28 die, 1981. 

Donald D. Dod 879, JBSD 063091 

HOLOTIPO 

Dilomilis filicina D. Dod 
MOSCOSOA 5:228.1989. 

Haití, Massif de la Hotte, Les Cayes, Les Platons, elev. 950 m, 6 abr., 1982. 

Donald D. Dod 998, JBSD 75444 

HOLOTIPO 



Mo sco so a 9, 1997 



31 



Domingoa X susiana D. Dod 
MOSCOSOA 1(3):52-53.1978. 

Rep. Dom., Duvergé, Sierra de Bahoruco, Arroyo de Macutuca entre Aguacate 
y Cruce de Escondido, elev. 1 100 m, 7 ene., 1976. 
Donald D. Dod 625, JBSD 12025. 
HOLOTIPO 

Encyclia vernicosa D. Dod 
MOSCOSOA 2:2.1983. 

Rep. Dom., Prov. Pedernales, Sierra Bahoruco, Cabo Rojo, elev. 1 100 m, 10 
die, 1978. 

D. D. Dod 698, JBSD 063092 
HOLOTIPO 

Encyclia X Tudiana D. Dod 
MOSCOSOA 1(2):41-42.1977. 

Rep. Dom., La Descubierta a Guayabal no lejos del Lago Enriquillo, 7 jul., 1974. 

D. D. Dod 581, JBSD 09544 

HOLOTIPO 

Eiythr ocles laticalcari D. D. Dod 
MOSCOSOA 5:232.1989. 

Rep. Dom., Cordillera Septentrional, Prov. Santiago, Loma Diego de Ocampo, 
elev. 1150m, 10 ago., 1981. 
D. D. Dod 1353, JBSD 75452 
HOLOTIPO 

Eurystyles alticola Dod 
MOSCOSOA 1(3):49-50.1978. 

Rep. Dom., Sierra de Bahoruco, Puerto Escondido, entre Pueblo Viejo y Charco 
de la Paloma, elev. 1650 m, 20 fob., 1977. 
D. D. Dod 609, JBSD 12024. 
HOLOTIPO 

Eurystyles domingensis Dod 
MOSCOSOA 1(2):43.1977. 

Rep. Dom., Río Duey y Haina, elev. 250 m, jul., 1976. 

D. D. Dod 575, JBSD 11956. 

HOLOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 



Goodyera hispaniolae D. D. Dod 
MOSCOSOA 4: 183. 1986. 

Rep. Dom., Cordillera Central, Río Limpio, Loma Nalga de Maco, elev. 1350 

m, 22 abr., 1983. 

D. D. Dod 1092, JBSD 75434. 

HOLOTIPO 

Lepanthes nutanticaulis Hespenheide & Dod 
MOSCOSOA 5:258-260.1989. 

Rep. Dom., Sierra de Bahoruco, Baráhona, carretera a la Guásara, Finca de 
Habib, Loma Pie Pol, elev. 1200-1250 m, mar., 1971 
D. D. Dod 254, JBSD 75443 
HOLOTIPO 

Lepanthes bahorucana D. D. Dod 
MOSCOSOA 5:252-254.1989. 

Rep. Dom., Sierra de Bahoruco, Duvergé, Puerto Escondido, Zapotén, elev. 
1450-1550 m, abr., 1971 
D. D. Dod 279, JBSD 75442 
HOLOTIPO 

Lepanthopsis añstata D. D. Dod 
MOSCOSOA 4: 143-145. 1986. 

Haití, Massif de la Hotte, Les Cayes, Formond, elev. 950 m, 20 feb., 1982 
D. D. Dod 953, JBSD 75446 

HOLOTIPO 

Lepanthopsis atrosetifera D. D. Dod 
MOSCOSOA 4: 145. 1986. 

Haití, Massif de la Hotte, Les Cayes, Formond, elev. 950 m, 24 feb., 1982 

D. D. Dod 955, JBSD 75445 

HOLOTIPO 

Lepanthopsis cucullata D. D. Dod 
MOSCOSOA 4: 145-148. 1986. 

Haití, Massif de la Hotte, Les Cayes, Formond, elev. 950 m, 17-26 feb., 1982 

D. D. Dod 950, JBSD 75448 

HOLOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 



33 



Lepanthopsis domingensis D. D. Dod 
MOSCOSOA 1(2):43-46.1977. 

Rep. Dom., Río Baiguate, al suroeste de Jarabacoa, elev. 500 m, 3 jun., 1976 

D. D. Dod 578, JBSD 09554 

HOLOTIPO 

Lepanthopsis glandulifera D. D. Dod 
MOSCOSOA 1(2):46-47.1977. 

Rep. Dom., Rio Grande de Constanza, cerca del Salto, Constanza, elev. 1 160 m, 
21 feb., 1976 

D. D. Dod 580, JBSD 11962 
HOLOTIPO 

Lepanthopsis haitiensis D. D. Dod 
MOSCOSOA 4: 148- 150. 1986. 

Haiti, Massif de la Hotte, Les Cayes, Formond, elev. 950 m, 2 may., 1982 

D. D. Dod 956, JBSD 75451 

HOLOTIPO 

Lepanthopsis lingulata D. D. Dod 
MOSCOSOA 4:150-151.1986. 

Haiti, Massif de la Hotte, Camp Perrin, lado suroeste de la carretera a Jeremie, 
1 km sur del Riviere Glacé, elev. 950 m, 29 abr., 1982 
D. D. Dod 958, JBSD 75677 
HOLOTIPO 



Lepanthopsis micheliae D. D. Dod 
MOSCOSOA 3: 118-119.1986. 

Haití, Massif de la Hotte, Les Cayes, elev. 950 m, 5 may., 1982 

D. D. Dod 917, JBSD 056907 

HOLOTIPO 

Lepanthopsis moniliformis D. D. Dod 
MOSCOSOA 1(2):47-49.1977. 

Rep. Dom., Argentina, Bretón, Polo, Barahona, elev. 1200 m, 13 nov., 1976 

D. D. Dod 583, JBSD 09812 

HOLOTIPO 



Mosco soa 9, 1997 



Lepanthopsis ornipterídion D. D. Dod 
MOSCOSOA 4:152-153.1986. 

Haití, Massif de la Hotte, Les Cayes, Formond, elev. 1300 m, 5 may., 1982 

D. D. Dod 960, JBSD 75454 

HOLOTIPO 

Lepanthopsis paryskii D. D. Dod 
MOSCOSOA 4: 152- 155. 1986. 

Haití, Massif de la Hotte, Les Cayes, Formond, elev. 950 m, 19 feb., 1982 

D. D. Dod 952, JBSD 75447 

HOLOTIPO 

Lepanthopsis quisqueyana D. D. Dod 
MOSCOSOA 4:155-157.1986. 

Rep. Dom., Cordillera Septentrional, Navarrete, Loma el Murazo, elev. 1083 m, 
7 mar., 1983 

D. D. Dod 1186, JBSD 75450 
HOLOTIPO 

Lepanthopsis stellaris D. D. Dod 
MOSCOSOA 1(3):54.1978. 

Rep. Dom., Loma Prieta, El Convento, Constanza, Loma de la Paloma, Casabito, 
Bonao, elev. 1600 m, 20 feb., 1976 
D. D. Dod 630, JBSD 12027 
HOLOTIPO 

Malaxis apiada ta D. D. Dod 
MOSCOSOA 4:174-175.1986. 

Rep. Dom., Cordillera Central, Río Limpio, Loma Nalga de Maco, elev. 1300 

m, 17 abr., 1983 

D. D. Dod 1053, JBSD 75437 

HOLOTIPO 

Malaxis megalantha D. D. Dod 
MOSCOSOA 4:150-151.1986. 

Haití, Massif de la Hotte, Camp Perrin, lado suroeste de la carretera a Jeremie, 
1 km sur del Riviere Glacé, elev. 850 m, 27 abr., 1982 
D. D. Dod 1025, JBSD 75436 
HOLOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 



35 



Pleurothallis a la i ni i D. D. Dod 
MOSCOSOA 1(3):54-57.1978. 

Rep. Doni., Loma Campanario, Ciénaga de la Culata, Constanza, elev. 1700- 

2000 m, 29 nov., 1969 

Alain H. Liogier 17091, JBSD 03765 

HOLOTIPO 

Pleurothallis atrohiata D. D. Dod 
MOSCOSOA 5:226-228.1989. 

Haití, Massif de la Hotte, Camp Perrin, carretera a Jeremie, lado suroeste de la 
vía por la orrilla del Riviere Glacé, elev. 800 m, 23 abr., 1982 
D. D. Dod 1026, JBSD 75441 
HOLOTIPO 

Pleurothallis bipapulare D. D. Dod 
MOSCOSOA 1(1):52-53.1976. 

Rep. Dom., La lechuza, Pilancón, Bayaguana, elev. 300 m, 27 abr., 1973 

D. D. Dod 504, JBSD 06576 

HOLOTIPO 

Pleurothallis claudii D. D. Dod 
MOSCOSOA 1(3):57.1978. 

Rep. Dom., Sur de la carretera Hondo Valle hacia el firme de la Sierra de Neiba 
km 204, Hierba Buena, Hondo Valle, elev. 1300 m, 17 may., 1975 
D. D. Dod 527, JBSD 12030 
HOLOTIPO 

Pleurothallis compressicaulis D. D. Dod 
MOSCOSOA 3:1 13-1 16.1984. 

Haití, Massif de la Hotte, Camp Perrin, carretera a Jerémie, orilla Riviere Glacé, 
elev. 800 m, 22 abr., 1982 
D. D. Dod 897, JBSD 056904 
HOLOTIPO 

Pleurothallis cordatifolia D. D. Dod 
MOSCOSOA 1 (1):53-54.1976. 

Rep. Dom., Los Patios, Jorgillo, El Cercado, elev. 1640 m, 5 nov., 1973 

D. D. Dod 509, JBSD 06923 

HOLOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 



Pleurothallis curtisii D. D. Dod 
MOSCOSOA 3: 1 1 1-1 12.1984. 

Haiti, Massif de la Hotte, Les Cayes, Formond, elev. 950 m, 19 feb., 1982 

D. D. Dod 892, JBSD 056908 

HOLOTIPO 

Pleurothallis formondii D. D. Dod 
MOSCOSOA 3:116-119.1984. 

Haiti, Massif de la Hotte, Les Cayes, Formond, elev. 2000 m, 10 abr., 1984. 

D. D. Dod 893, JBSD 056910 

HOLOTIPO 

Pleurothallis haitiensis D. D. Dod 
MOSCOSOA 3:113.1984. 

Haiti, Massif de la Hotte, Les Cayes, Formond, elev. 950 m, 24 feb., 1982 

D. D. Dod 890, JBDS 056906 

HOLOTIPO 

Pleurothallis mitchellii D. D. Dod 
MOSCOSOA 3:109-110.1984. 

Haiti, Massif de la Hotte, Les Cayes, Formond, elev. 950 m, 18 feb., 1982 

D. D. Dod 891, JBSD 056905 

HOLOTIPO 

Pleurothallis pendens D. D. Dod 
MOSCOSOA 1(2):49-50.1977. 

Rep. Dom., Pueblo Viejo, Puerto Escondido, Duvergé, elev. 1750 m, 27 mar., 1975 

D. D. Dod 515, JBSD 05365 

HOLOTIPO 

Pleurothallis quisqueyana D. D. Dod 
MOSCOSOA 1(2):51.1977. 

Rep. Dom., La Horma Arriba, San José de Ocoa, elev. 1820 m, 23 ene., 1976 

D. D. Dod 590, JBSD 09810 

HOLOTIPO 

Pleurothallis simpliciflora D. D. Dod 
MOSCOSOA 1(2):5 1-54. 1977. 

Rep. Dom., Loma Los Patios, Jorgillo, El Cercado, elev. 1520 m, 19 nov., 1973 



Moscosoa 9,1997 



37 



D. D. Dod 582, JBSD 09550 
HOLOTIPO 

Pleurothallis spilo-porphureus D. D. Dod 
MOSCOSOA 1(3):57-60.1978. 

Rep. Dom., Loma al oeste de la Loma de Pena, El Coralito, Constanza, elev. 

1600 m, 15 mar., 1977 

D. D. Dod 622, JBSD 12029 

HOLOTIPO 

Pleurothallis stillsonii D. D. Dod 
MOSCOSOA 3:107-109.1984. 

Haití, Massif de la Hotte, Camp Perrin, elev. 850 m, 23 abr., 1982 

D. D. Dod 894, JBSD 056909 

HOLOTIPO 

Psychilis rubeniana D. D. Dod 
PHYTOLOGIA 65(1):22-23.1988. 

Dominican Rep., Central Plain, Santo Domingo, SE of Central Ozama sugar 
mill, elev. 20 m, nov., 1984 
D. D. Dod 1430, JBSD 75449 
HOLOTIPO 

Quisqueya ekmanii D. D. Dod 

AMERICAN ORCHID SOCIETY BULLETIN 48 (2): 140-150.1979. 

Rep. Dom., Canotes, Alcoa Property, Sierra de Bahoruco, Cabo Rojo, elev. 1400 

m, oct., 1974 

D. D. Dod 458, JBSD 04347 
HOLOTIPO 

Quisqueya holdridgei D. D. Dod 

AMERICAN ORCHID SOCIETY BULLETIN 48 (2): 148-150.1979. 

Rep. Dom., Sierra Bahoruco, Prov. Bahoruco, entre Puerto Escondido y Pueblo 

Viejo, Duvergé, elev. 1400 m, abr., 1976 

D. D. Dod 655, JBSD 761 19 

HOLOTIPO 



38 



Moscosoa 9, 1997 




Fig. 2. Ejemplar tipo de Quisqueya holdrigei 



Quisqueya karstii D. D. Dod 

AMERICAN ORCHID SOCIETY BULLETIN 48 (2): 144- 145. 1979. 
Rep. Dom., La Lechuza, Pilancón, Bayaguana, elev. 300 m, 7 abr., 1974 
D. D, Dod 534, JBSD 06544 
HOLOTIPO 

Schiedeella faucisanguinea D. D. Dod 
MOSCOSOA 1(3):60-62.1978. 

Rep. Dom., La pirámide, Valle Nuevo, San José de Ocoa, elev. 2200 m, 23 ene.. 
1976 

D. D. Dod 618, JBSD 12028 
HOLOTIPO 



Mo se o so a 9, 1997 



39 



Stelis choriantha D. D. Dod 
MOSCOSOA 4:160-162.1986. 

Haiti, Massif de la Hotte, Les Cayes, Formond, elev. 950 m, 15 die, 1981 

D. D. Dod 966, JBSD 75432 

HOLOTIPO 

Stelis glacensis D. D. Dod 
MOSCOSOA 4:166-168.1986. 

Haiti, Massif de la Hotte, Camp Perrin, lado NE de la carretera, orilla Riviere 
Glacé, elev. 800 m, 23 abr., 1982 
D. D. Dod 968, JBSD 75435 
HOLOTIPO 

Stelis magnicava D. D. Dod 
MOSCOSOA 5:233-234.1986. 

Haiti, Massif de la Hotte, Les Cayes, Les Plantons, después de la iglesia a pie 3 
horas al Llano de Formond, de allí loma arriba a una terraza con el campamento 
No. 2 a elev. 1650 m, al este unos 150 m, feb., 1984 
D. D. Dod 1018, JBSD 75440 
HOLOTIPO 

Stelis mi ñipe tala D. D. Dod 
MOSCOSOA 4:162-164.1986. 

Haití, Massif de la Hotte, Sierra de Formond, elev. 1650 m, 6 ene., 1983 

D. D. Dod 967, JBSD 75433 

HOLOTIPO 

Stelis mucrouncata D. D. Dod 
MOSCOSOA 4:164-166.1986. 

Rep. Dom., Cordillera Central, Piedra Blanca, Rancho Arriba, La Vigía, Cuenca 
del Río Yuna, elev. 1000 m, 30 nov., 1981 
D. D. Dod 1027, JBSD 75455 
HOLOTIPO 

Stelis triapiculata D. D. Dod 
MOSCOSOA 4:168-170.1986. 

Haití, Massif de la Hotte, Les Cayes, Formond, en el firme 2000 m, 8 ene., 1983 

D. D. Dod 969, JBSD 75431 

HOLOTIPO 



40 



Moscosoa 9, 1997 



Polygonaceae 

Coc coloba jimenezii A. H. Liogier 
PHYTOLLOGIA 54:101.1983. 

Rep. Dom., Sierra Prieta, Villa Mella , elev. 150m, 24 marz.,1974. 

Alain H. Liogier 21450, JBSD 00843 

ISOTIPO 

Caryophyllaceae 

Stellaria howardii Maguire 
BRITTONIA 10(1):32.1958. 

Rep. Dom., Prov. Barahona, Monteada Nueva, elev. 3500 m, 21-5 ago., 1946. 

R. A. & E. S. Howard 8479, JBSD 062079 

ISOTIPO 

Mimosaceae 

Acacia cucuyo Barneby & Zanoni 
MOSCOSOA 5:14.1989. 

Rep. Dom., Sierra Martín Garcia, Prov. Azua, elev. 500 m, 23 feb., 1987 

T. Zanoni, J. Pimentel, R. Garcia 38370, JBSD 65261 

HOLOTIPO 

*Calliandra locoensis Garcia & Kolterman 
CARIB. J.SCI. 28:56.1992. 

Pueto Rico, Municipio de Yauco, Bario Susúa Alta, Bosque Estatal de Susúa, 

elev. 180 m, 17 feb., 1991 

R. García, G. Caminero 3425, JBSD 73478 

ISOTIPO 

Mimosa parvifoliata A. H. Liogier 
MOSCOSOA 1(1):22-24.1976. 

Rep. Dom., Loma Mala, Maimón, elev. 500 m, 6 feb., 1974 

A. H. Liogier 21300, JBSD 01093 

HOLOTIPO 

Obolinga zanonii Barneby 
BRITTONIA 4 1 (2) : 1 67- 1 72. 1 989. 

Rep. Dom., Sierra de Bahoruco, Prov. Barahona, elev. 1400 m, 18 oct., 1985 

T. Zanoni, R. García 35610, JBSD 51982 

HOLOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 




Fig. 3. Ejemplar tipo de Acacia cocuyo 



Pithecellobiwn domingense A. H. Liogier 
PHYTOLOGIA 47(3):171-172.1980. 

Rep. Dom., El Aguacate, Duvergé, elev. 1 100 m, 25 jun., 1977 
Alain H. & Perfa Liogier 27024, JBSD 10275 
HOLOTIPO 

Caesalpiniaceae 

Chamaecrista por tor ícense Urban var. atlántica Irwin & Barneby 
MEM. NYBG. 35:765.1982. 

Rep. Dom., Gaspar Hernández, Río San Juan, elev. 10 m, 22 nov., 1979 

H. S. Irwin & A. Wolff 37316, JBSD 014181 

ISOTIPO 



42 



Moscosoa 9, 1997 



Fabaceae 

Lonchocarpus ellipticus Alain 
PHYTOLOGIA 22(3): 163. 1972. 

Rep. Dom., Sierra de Bahoruco, Hoyo de Pelempito, elev. 900 m, 3-8 jul., 1971 

A. H. Liogier 18133, JBSD 07801 

HOLOTIPO 

Poitea galegoides var. stenophylla Ekman ex Lavin 

SYSTEMATIC BOTANY MONOGRAPHS 37:50-51.1993. 

Rep. Dom., Cordillera Central, Prov. Peravia, La Peñita, elev. 800-900 m, 21 

abr., 1991 

T. Zanoni, F. Jiménez 45081, JBSD 75997 
ISOTIPO 

Rutaceae 

Amyris metopioides Zanoni & Mejia 
MOSCOSOA 4:124-127.1986. 

Rep. Dom., Los Haitises, Prov. El Seibo, frente a la Bahía de Samaná, elev. 5- 
10 m, 8 ene., 1986 

T. Zanoni, M. Mejia, J. Pimentel, R. Garcia 35946, JBSD 53769 
HOLOTIPO 

Malpighiaceae 

Byrsonima yaroana Alain var. acutibracteata Alain 
MEM. NYBG. 21:122.1971. 

Rep. Dom., Villa Mella, Sierra Prieta, elev. 100 m, 31 oct., 1964 

Hno. Basilio A. Lavastre 1436, JBSD 013399 

ISOTIPO 

Euphorbiaceae 

Chaetocarpus domingensis Proctor, sp. nov. 
MOSCOSOA 2(1):25.1983. 

Rep. Dom., Cordillera Central, Prov. Peravia, Los Tramojos en el camino a 

Cannona, elev. 4400-4600 pies, 21 jul., 1982 

T. Zanoni, M. Mejia, J. Pimentel 21825, JBSD 30218 

HOLOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 43 




Fig. 4. Ejemplar tipo de Amyris metopíoides. 



Chamaesyce adenoptera (Bertol.) Small subsp, canescens Proctor 

ANN. MISSOURI BOT. GARD. 53:98.1966. 

Rep. Dom., Prov. Peravia, Las Salinas, elev. 20 m, 11 sept., 1982 

G. R. Proctor 39031, JBSD 30604 

HOLOTIPO 

Chamaesyce montana Alain 
MOSCOSOA 1(1):25-26.1976. 

Rep. Dom., Alto del Toro, Sierra de Bahoruco, elev. 2200 m, 26-27 jul., 1973 

Alain H. & Perfa Liogier 19712, JBSD 01413 

HOLOTIPO 



44 



Moscosoa 9, 1997 



*Phy llantos caymanensis Webster &. Proctor 

Cayman Islands, Foster Land distric, c. 0.7 mile Nortwest of Pollard Bay. elev. 

100 ft, 7 ago., 1975 

G. R. Proctor 35151, JBSD 27438 

ISOTIPO 

Celastraceae 

Maytenus ocoensis M. Mejía & T. Zanoni 
MOSCOSOA 4:1 12-1 13.1986. 

Rep. Dom., Cordillera Central, Prov. Peravia, Firme de la cabecera El Manaclar, 
elev. 1150m, 18dejul., 1978 
M. Mejía 257, JBSD 017737 
HOLOTIPO 

Sapindaceae 

Allophylus montanus Liogier 
PHYTOLOGIA 47(3):179.1980. 

Rep. Dom., Sierra de Bahoruco, Hoyo de Pelempito, elev. 900 m, 3-8 jul., 1971. 

Alain H. & Perfa Liogier 18147, JBSD 12336 

ISOTIPO 

Malvaceae 

Pavonia aurantia Alain 

MEM. NYBG 21:134-135.1971. 

Rep. Dom., Valle de Río Bao, Cordillera Central, elev. aprox. 1400 m, 1-7 oct., 
1968 

A. H. Liogier 12747, JBSD 07678 
ISOTIPO 

Theaceae 

Cleyera neibensis Alain 
MOSCOSOA 1(1):26.1976. 

Rep. Dom., Sierra de Neyba, la 204, Hondo Valle, elev. 1800 m, 24-26 mar., 
1975 

Alain H. & Perfa Liogier, N. Meló 22688, JBSD 05268 
HOLOTIPO 

Laplacea reticularis Alain 
MEM. NYBG. 21:136-137.1971. 



Mo sco so a 9,1997 



45 



Rep. Dom., Loma Rucilla, elev. 1800-2000 m. 15 ago., 1968 

A. H. Liogier 12163, JBSD 1 1466 

ISOTIPO 

Temstroemia glandulosa Alain 
PHYTOLOGIA 25(5):267-?.1973. 

Rep. Dom., Sierra de Bahoruco, Hoyo de Pelempito, elev. 1 100 m, 26 feb., 1971 

A. H. Liogier 17923, JBSD 03787 

ISOTIPO 

Clusiaceae 

*Clusia duartei Maguire 
MOSCOSOA 4:215.1986. 

Venezuela, Cerro Sipapo, Territorio Amazonas, Campo Grande, elev. 1500 m, 
lOdic, 1948 

Basset Maguire, Louis Politi 27575, JBSD 42039 
ISOTIPO 

*Clusia troncosi Maguire 
MOSCOSOA 4:215-216.1986. 

Venezuela, Alto Rio Orinoco, Territorio Amazonas, Savanna #3, 24 mar., 1953 

Bassett Maguire, John J. Wurdack 34688, JBSD 15345. 

ISOTIPO 

Garcinia glaucescens Alain & M. Mejia 
MOSCOSOA 8:5-6.1994. 

Rep. Dom., Distrito Nacional, Villa Mella, Sierra Prieta, elev. 130 m, 6 abr., 
1994 

R. García, M. Mejia 5561, JBSD 84008 
ISOTIPO 

Hypericaceae 

Hypericum ekmanii Liogier 
PHYTOLOGIA 47(3): 183. 1980. 

Rep. Dom., Prov. Peravia, San José de Ocoa, entre La Nuez y La Nevera, elev. 
2000m,9jun., 1978 

Alain H. & Perfa Liogier 27672, JBSD 1 1902 
HOLOTIPO 



46 



Moscosoa 9, 1997 



Cactaceae 

Pereskia marcanoi Areces 
BRITTONIA 44(4): 423-428.1992 

Rep. Dom., Prov. Elias Piña, Valle de San Juan, Banica, Cerro San Francisco, 

elev. 500 m, 15 may., 1991 

A.E. Areces-Mallea 5823, JBSD 85010 

HOLOTIPO 

Pereskia quisqueyana Liogier 
PHYTOLOGIA 47(3): 1 83-1 85. 1980. 

Rep. Dom., Bayahíbe, La Romana, elev. al nivel del mar, 9 jul., 1977 

Alain H. & Perfa Liogier 27032, JBSD 10402 

ISOTIPO 

Myrtaceae 

Calyptranthes banilejoana Liogier 
PHYTOLOGIA 61(6):354.1986. 

Rep. Dom., Firme de Banilejo, Piedra Blanca, elev. 800 m, 9 ago., 1973 

Alain H. & Perfa Liogier 19941, JBSD 01940 

ISOTIPO 

Eugenia bahorucana Liogier 
PHYTOLOGIA 50(3):166-168.1982. 

Rep. Dom., Entre Milo & Isla, Aceitillar, Pedernales, elev. 1000m, 22 jun., 1977 

Alain H. & Perfa Liogier 26856, JBSD 10273 

ISOTIPO 

Eugenia chacueyana Liogier 
PHYTOLOGIA 25(5):267.1973. 

Rep. Dom., Cerro de Chacuey, Partido, Dajabón, elev. 150 m, 22 oct., 1969 

A. H. Liogier 16462, JBSD 1 1479 

ISOTIPO 

Eugenia constanzae Liogier 
PHYTOLOGIA 61(6):357. 1986. 

Rep. Dom., Salto de Constanza, elev. 1000 m, 18-19 ago., 1975 

Alain H. & Perfa Liogier 23852, JBSD 06415 

ISOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 



47 



Eugenia jimenezii Liogier 
PHYTOLOGIA 61(6):358.1986. 

Rep. Dom., Jaiquí Picado, elev. 300-400 m, 23 may., 1969. 

A. H. Liogier 15349, JBSD 01957 

ISOTIPO 

Eugenia yumana Alain 
PHYTOLOGIA 25(5):268.1973. 

Rep. Dom., Boca de Yuma, Cabo Falso, elev. a nivel del mar, 22 ago., 1968 

A. H. Liogier 12280, JBSD 03790 

HOLOTIPO 

Myrcia saliana Alain 
MOSCOSOA 1(1):29-30.1976. 

Rep. Dom., Prov. La Vega, Loma de la Sal, Jarabacoa, elev. 1300m, 16juL, 1975 

Alain H. & Perfa Liogier 23616, JBSD 84140 

HOLOTIPO 

Pimenta crenulata Alain 
MOSCOSOA 1(1):29-31.1976. 

Rep. Dom., Prov. La Vega, Las Aguas Blancas, Constanza, elev. 1600 m, 19 
ene., 1975 

Alain H. & Perfa Liogier 22283, JBSD 04856 
HOLOTIPO 

Psidium brevifolium Alain 
MOSCOSOA 1(1):33.1976. 

Rep. Dom., Prov. Peravia, La Cueva, La Horma arriba, San José de Ocoa, elev. 

1400 m, 3 ene., 1974 

Alain H. Liogier 20940, JBSD 

ISOTIPO 

Psidium gracilipes Alain 
PHYTOLOGIA 25(5):270.1973. 

Rep. Dom., Prov. La Vega, Loma la Redonda, Ciénaga de la Culata, Constanza, 
elev. 1700-2000 m, 30nov., 1979 
Alain H. Liogier 17138, JBSD 
ISOTIPO 



48 



Moscosoa 9, 1997 



Psidium nannophyllum Alain 
PHYTOLOGIA 25(5):270.1973. 

Rep. Dom., Loma La Peguera, Bonao, elev. 300-400 m, 8 ago., 1970. 

A. H. Liogier 17378, JBSD 03772 

ISOTIPO 

Melastomataceae 

Mecranium revolution Skean & Judd 
BRITTONIA 38(3):230-237.1986. 

Haiti, Massif de la Hotte. Pare National Pic. Macaya, elev. 1 100 m, 5 juL, 1985 

J. Dan Skean, Jr., Paul Paryski 1649, JBSD 64194 

ISOTIPO 

Meriania brevipedunculata Judd & Skean 
SYST. BOT. 12:374.1987. 

Haiti, Massif de la Hotte. Pare National Pic. Macaya, Bois Forrnon, elev. 1000 
m, 3jua, 1984 

J. Dan Skean, Jr. 1287, JBSD 75722 
ISOTIPO 

Meriania parvifolia Judd & Skean 
SYST. BOT. 12:377.1987. 

Haiti, Massif de la Hotte. Pare National Pic. Macaya, Morne Forrnon, elev. 

1450-1780 m, 6 jun., 1984 

J. Dan Skean, Jr. 1325, JBSD 75721 

ISOTIPO 

Miconia jimenezii W. S. Judd 
BRITTONIA 4(4):386-391.1988. 

Rep. Dom.,Prov. Independencia, Sierra de Neyba,elev. 1600 m, 30 may., 1986 
Walter S. Judd, J. D. Skean, Jr., Reed S. Beaman 5192, JBSD 056506 
ISOTIPO 

Miconia septentrionalis Judd & Skean 
BRITTONIA 40(2):383-386.1988. 

Rep. Dom., Prov. Puerto Plata-Santiago, Cordillera Septentrional, Pico Diego 

de Ocampo, elev. 1 170-1250 m, 25 may., 1986 

Walter S. Judd, J. D. Skean, Jr., Reed S. Beaman 5173, JBSD 053605 

ISOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 



49 



Miconia zanonii W. S. Judd 
BRITTONIA 4(2):208-213.1988. 

Rep. Dom., Cordillera Central, Loma La Golondrina, elev. 1500-1565 m, 23 
may., 1986 

Walter S. Judd, T. Zanoni, M. Mejía, J. D. Skean, Jr., Reed S. Beaman 5158, 

JBSD 84164 

ISOTIPO 

Mouriri crassipetala Morley 
NOVON 3(3):247-277.1993. 

Rep. Dom., Cordillera Central, Prov. La Vega, ladera del N de la Loma La Sal, 

elev. 700 m, cima 1400 m, 21 may., 1986 

T. Zanoni, M. Mejía, R. Garcia 36370, JBSD 60622 

ISOTIPO 

Ossaea woodsii Judd & Skean 

BULL. FLA. ST. MUS. BIOL. SCI. 32(1): 141.1987. 

Haiti, Massif de la Hotte. Pare National Pic. Macaya, Morne Formón, elev. 

1450-1780 m, 6 jun., 1984 

J. Dan Skean, Jr. 1367, JBSD 75723 

ISOTIPO 

Ericaceae 

Vaccinium ekmanii Berazain 

REV. JARD. BOT. (LA HABANA) 10:218,1989.(1990?). 

Rep. Dom., Cordillera Central, Prov. La Vega, El Salto de Aguas Blancas, elev. 

1800 m, 28 abr., 1982 

T. Zanoni, M. Mejía, J. Pimentel 20286, JBSD 31181 
HOLOTIPO 

Apocynaceae 

Plumería magna Zanoni & Mejía 
MOSCOSOA 5:89-91.1989. 

Rep. Dom., Prov. El Seibo, Los Haitises, fuera de Cueva de Arena, elev. 0-10m, 
9 ene., 1986 

T. Zanoni, M. Mejía, J. Pimentel, R. García 35980, JBSD 056749 
HOLOTIPO 



50 



Moscosoa 9, 1997 



Asclepiadaceae 

Gonolobus domingensis Alain 
MOSCOSOA 1(3):46.1976. 

Rep. Dom . , estribo sur de Isabel de Torres, Puerto Plata, elev . 750 m, 1 6- 1 7 ago. , 
1975 

Alain H. & Perfa Liogier 23780, JBSD 06437 
HOLOTIPO 

Marsdenia suffruticosa Alain 
MOSCOSOA 1(1):36.1976. 

Rep. Dom., Prov. Peravia, El Recodo, elev. 250 m, sept., 1974 

A. H. Liogier 21820, JBSD O4082 

HOLOTIPO 

Verbenaceae 

Duranta arida subsp. serpentina Sanders & Judd 
ARK. BOT. 22A(10):48.1929. 

Haiti, Massif de la Selle, Pic la Selle, elev. 2300-2550 m, 21 may., 1984 

W. S. Judd, Daniel Cordier 4931, JBSD 84165 

ISOTIPO 

Lamiaceae 

Hyptis Chyliantha Urban & Ekman 
ARK. BOT. 22A(10):48.1929. 

Haiti, Massif du Nord, St.-Michel de 1'Atalaye, elev. 700 m, 21 die, 1927 

E. L. Ekman 9430, JBSD 34159 

ISOTIPO 

Salvia decumbens Alain 
PHYTOLOGIA 25(5):273-274.1973. 

Rep. Dom., Sierra deBahoruco, Hoyo dePelempito, elev. 1000m, 26 feb., 1971 

A. H. Liogier 17932, JBSD 03658 

ISOTIPO 

Salvia Paryskii Skean & Judd 
BRITTONIA 40(1):16-21.1988. 

Haiti, Massif de la Hotte. Pic. Formón, Pic. Macaya, elev. 1900 m, 3 ene., 1987 

J. Dan Skean, Jr., Claude Labossiére 2096, JBSD 063265 

ISOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 



51 



Solanaceae 

Cestrum limitatis Alain 
MOSCOSOA 1(1):37-38.1976. 

Rep. Dom., Entre El Aguacate y Sapotén, elev. 1400 m, 4-5 ene., 1972 

A. H. Liogier 18393, JBSD 02485 

HOLOTIPO 

Cestrum milciomejiae T. Zanoni 

ANN. OF CARNEGIE, MUSEUM 64(4):255-265.1995. 

Rep. Dom., Cordillera Central, Prov. Peravia, Loma Barbacoa, elev. 1350-1600 

m, 24 feb., 1993 

F. Jiménez & T. Zanoni 794, JBSD 84018 
HOLOTIPO 




Fig. 5. Ejemplar tipo de Cestrum milciomejiae. 



52 



Moscosoa 9, 1997 



Cestrum neibensis Alain 
MOSCOSOA 1(1):39-40.1976. 

Rep. Dom., Sierra de Neiba, La 204, Hondo Valle, elev. 1800 m, 24-26 mar., 1975 

Alain H. & Perfa Liogier 22714, JBSD 05202 

HOLOTIPO 

* Solatium woodburyi Howard 

J. ARNOLD. ARB. 47:138-139.1966. 

Puerto Rico, South side of Luquillo mountain along the El Toro trail 2 Km from 

rouge 191, 13 oct., 1964 

R. A. Howard, G. Taylor 15692, JBSD 062078 

ISOTIPO 

Witheringia filipes Alain 
PHYTOLOGIA 65(6):421-422.1989. 

Rep. Dom., Sierra de Bahoruco, Prov. Barahona, Loma La Travesía, elev. 800 
m, 29 die., 1982 

T. Zanoni, M. Mejía, J. Pimentel 25181, JBSD 40415 
ISOTIPO 

Scrophulariaceae 

Scrophularia bahorucana T. Zanoni 
MOSCOSOA 5:108-109.1976. 

Rep. Dom., Prov. Independencia, al Sur de Puerto Escondido, elev. 1925 m, 17 
mar., 1985 

T. Zanoni, M. Mejía, J. Pimentel, R. García 33637, JBSD 50481 
HOLOTIPO 

Gesneraceae 

Gesneria bonaoana Alain 
PHYTOLOGIA 25(5):275-276.1973. 

Rep. Dom., Loma la Peguera, Bonao, elev. 300-400 m, 8 ago., 1970 

A. H. Liogier 17372, JBSD 1 1476 

ISOTIPO 

Gesneria caldcóla Alain 
MEM. NYBG. 21:144-145.1971. 

Rep. Dom., Puerto Plata, Loma del Puerto, elev. 700-800 m, 4 jun., 1969 

A. H. Liogier 15537, JBSD 1 1475 

ISOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 



53 



Gesneria de nti culata Alain 
MOSCOSOA 1(1):41-42.1976. 

Rep. Dom., En bosque, Sierra de Neiba, Hondo Valle, elev. 1500 m, 24-26 mar. 
1975 

Alain H. & Parfa Liogier 22661, JBSD 05228 
HOLOTIPO 

Gesneria filipes Alain 
MOSCOSOA 1(1):42.1976. 

Rep. Dom., En Pinar, Monte de David, Rancho Arriba, San José de Ocoa elev. 

750-800 m, 30 die, 1974 

A. H. Liogier 22051, JBSD 04501 

ISOTIPO 

Gesneria fllisepala Alain 
PHYTOLOGIA 22:173.1971. 

Rep. Dom., Sierra de Bahoruco, Hoyo de Pelempito, elev. 800 m, 3-8 jul., 197 1 

A. H. Liogier 18132, JBSD 11474 

ISOTIPO 

Gesneria heter ociada Urban 
FEDDE REPERT 18:372.1922. 

Rep. Dom., Península Samaná, Samaná, elev. 100 m, 25 mar., 1921 

W. L. Abbott 1 173, JBSD 02577 

ISOTIPO 

Gesneria pedicellaris Alain 
MEM. NYBG. 21:146.1971. 

Rep. Dom., Prov. Maria Trinidad Sánchez, Costa Norte, próximo a Abreu, 
Cabrera, elev. 30 m, 28 sep., 1969 
A. H. Liogier 16150, JBSD 11472 
ISOTIPO 

Gesneria pulverulenta Alain 
MEM. NYBG. 21:146-147.1971. 

Rep. Dom., Boucan Cálice, Hoyo de Pelempito, El Aceitillar, Sierra de Bahoruco, 

elev. 800 m, 13feb., 1969 

A. H. Liogier 1 387 1 , JBSD 1 1470 

ISOTIPO 



54 



Moscosoa 9, 1997 



Gesneria silvícola Alain 
PHYTOLOGIA 25(5):276.1973. 

Rep. Dom., La Descubierta, Constanza, elev. 1300 m, 2-11 may., 1979 

A. H. Liogier 18024, JBSD 03776 

ISOTIPO 

Bignoniaceae 

Tabebuia bullata A. Gentry 
MOSCOSOA 5:134.1989. 

Rep. Dom., Prov. La Vega, Alto de Casabito, elev. 1 140 m, 10 abr., 1985 

T. Zanoni, Al Gentry 50678, JBSD 65555 

ISOTIPO 

Tabebuia crispiflora Alain 
PHYTOLOGIA 22(3): 171.1971. 

Rep. Dom., Cueva Boucan Cálice, El Aceitillar, Sierra de Bahoruco, elv. 1000 
m, 13 feb., 1969 

A. H. Liogier 13844, JBSD 1 1468 
HOLOTIPO 

Tabebuia ophiolithica Alain 
PHYTOLOGIA 22:172.1971. 

Rep. Dom., Colina Serpentina, E de Gaspar Henández, elev. 50 m, 28 sep., 1969 

A. H. Liogier 16148, JBSD 11467 

ISOTIPO 

Tabebuia perfae Alain 
PHYTOLOGIA 25(5):274-275.1973. 

Rep. Dom., Prov. La Romana, Isla Catalina, elev. a nivel del mar, 2 jul., 1972 

A. H. Liogier 18669, JBSD 03652 

ISOTIPO 

Tabebuia ricardii M. Mejia 
MOSCOSOA 8:18-22.1994. 

Rep. Dom., Coordillera Septentrional, Prov. Duarte, Loma Quita Espuela, elev. 

700-800 m, 12 ago., 1993 

R. García, M. Mejia 521 1, JBSD 82520 

HOLOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 



55 



Tabebuia zanonii A. Gentry 
MOSCOSOA 5:138.1989. 

Rep. Dom., Prov. El Seibo, Los Haitises, Naranjo Arriba, elev. 0-10 m, 28 oct., 
1982 

T. Zanoni, M. Mejía, J. Pimentel 23957, JBSD 38612 
HOLOTIPO 

Rubiaceae 

Chione tetramera Alain 
PHYTOLOGIA 25(5):277-278.1973. 

Rep. Dom., Río Cornatillo, Bayaguana, elev. 200 m, 30 mar., 1972 

A. H. Liogier 18567, JBSD 03775 

HOLOTIPO 




Fig. 6. Ejemplar tipo de Chione tetramera. 



56 



Moscosoa 9, 1997 



Lasianthus bahorucanus Zanoni 
MOSCOSOA 5:101-103.1989. 

Rep. Dom., Sierra Bahoruco, Prov. Pedernales-Independencia, entre Aceitillar 

y Puerto escondido, elev. 1800 m, 10 abr., 1988 

T. Zanoni, J. Pimentel, R. Garcia 40762, JBSD 64087 

HOLOTIPO 

Mitracarpus bahorucanus Zanoni 
MOSCOSOA 5:103-104.1988. 

Rep. Dom., Sierra Bahoruco, Prov. Barahona, entrada " El Cortico", elev. 1400 
m, 14 ene., 1988 

T. Zanoni, R. Garcia, A. Cabral 40675, JBSD 64086 
HOLOTIPO 

Phialanthus hispaniolae Alain & R. Garcia 
MOSCOSOA 8:8-10.1994. 

Rep. Dom., Sierra Bahoruco, Prov. Independencia: Sur de Duvergé, en el Firme 
La Cañita, Sur del Monte Palma, elev. 700-750 m, 3 die, 1993 
R. García, G. Caminero, D. Hóner, T. Montilla 5288, JBSD 78540 
ISOTIPO 

*Rondeletia anguillensis R. Howard & E. Kellog 

J. ARNOLD ARB. 68:127.1987. 

Anguilla, East end of Island, 6 feb., 1985 

R. A. Howard & E. A. Kellogg 20105, JBSD 054258 

ISOTIPO 

Rondeletia exaspérala Borhidi 
Acta Bot. Hungarica 29:192.1983. 

Rep. Dom., Los Haitises, Pilancón, Bayaguana, elev. 150 m, 18-19 abr., 1973. 

A. H. Liogier 18960, JBSD 02786 

ISOTIPO 

Rondeletia perfae Alain 
MOSCOSOA 1(1):44-45.1976. 

Rep. Dom., Alto Casabito, Constanza, elev. 1300 m, 6 nov., 1971 

A. H. Liogier 18260, JBSD 05678 

HOLOTIPO 



Moscosoa 9, 1997 



57 



Steve nsia aculeolata A. Liogier 
PHYTOLOGIA 70(3):153-154.1991. 

Rep. Dom., Los Haitises, Bahía de Samaná, elev. 20 m, 19 ene., 1977 

Alain H. & Perfa Liogier 26329, JBSD 09652 

ISOTIPO 

Steve nsia minutiflora A. Liogier 
PHYTOLOGIA 70(3):156.1991. 

Haiti, Massif de la Selle, dept. Ouest-Sud, en la carretera a Furcy y Seguin, elev. 
1650 m, 17nov., 1982 

T. Zanoni, M. Mejía, J. Pimentel 24394, JBSD 33702 
ISOTIPO 

Cucurbitaceae 

Sicana fragrans Alain, M. Mejía R. Garcia 
MOSCOSOA 8:10-15.1994. " 

Rep. Dom., Prov. Sánchez Ramírez, Los Cacaos, elev. 180 m, 24 may., 1993 

M. Mejía 2208-A, JBSD 84055 

HOLOTIPO 

Asteraceae 

*Verbesina cay mane ns is Proctor 
SLOANEA 1:4.1977. 

Cayman Islands, Base of the Bluffbehind SPOT BAY, elev. 20-50 ft, lOnov., 1968 

G. R. Proctor 29361, JBSD 42697 

ISOTIPO 



Agradecimientos 

Agradecemos la cooperación de Bernardo Pérez y Wendys Suero, por la 
digitación de este artículo; a Sésar Rodríguez y Cecilio de los Santos por las 
fotografías; e Idelfonso de los Angeles por localizar toda la información en la 
biblioteca. También al Padre Julio Cicero, S.J. y Donald Dod por la revisión del 
manuscrito; y Francisco Jiménez y Milcíades Mejía por sus valiosas sugerencias. 



Moscosoa 9, J 997, p.p. 58-61 



MELICOCCUS JIMENEZII (SAPINDACEAE) 
UNA NUEVA COMBINACIÓN BASADA EN 
TALISIA JIMENEZII, ESPECIE ENDÉMICA 
DE LA REPÚBLICA DOMINICANA 

Pedro Acevedo Rodríguez 

Acevedo Rodríguez, Pedro (Smithsonian Institution, Dept. of Botany, Na- 
tional Museum of Natural History, NHB-166, Washington, DC 20560, USA). 
Melicoccus jimenezii (Sapindaceae) una nueva combinación basada en Talisia 
jimenezii, especie endémica de la República Dominicana. Moscosoa 9: 58- 61. 
1997. A partir del análisis del material fértil recientemente coleccionado de Talisia 
jimenezii se determinó que esta especie pertenece al género Melicoccus. Este 
género aunque muy parecido a Talisia, puede distinguirse de este último por la 
presencia de inflorescencias racemosas y gineceos bicarpelares. Como resultado 
de la transferencia de esta especie a Melicoccus, se aumenta a tres el número de 
especies en este género. 

Recently collected floral material oíTalisia jimenezii reveals that this species 
belongs in Melicoccus. This genus can be readily distinguished from Talisia by the 
presence of racemose inflorescence (vs. Thyrsoid) and 2-carpellar gynoecium 
(vs.3-carpellar) with incomplete partitioning walls (vs. complete partitioning 
walls). The transfer of this species into Melicoccus brings to three the total number 
of species in this genus. 



Talisia jimenezii Alain fue descrita en 1 980 en base a dos colecciones procedentes 
de un área de matorral costanero en Bayahibe, Provincia La Altagracia, República 
Dominicana. El ejemplar tipo solo tenía frutos, razón por la cual las flores no fueron 
descritas. La presencia de frutos indehiscentes, con una sola semilla de testa carnosa 
ubicaría la nueva especie en la tribu Melicocceae, la cual hasta el momento era 
desconocida para las Indias Occidentales. Sin embargo, la carencia de colecciones 
con flores dificultaría su ubicación dentro del género apropiado. En base al análisis 
de caracteres disponibles, la nueva especie podría pertenecer tanto al género Talisia 
como al género Melicoccus. Es comprensible que la nueva especie haya sido ubicada 
en Talisia ya que sus frutos son amarillo-cremoso, tal como en muchas de las 
especies de este género. 

La ubicación correcta de esta especie en Melicoccus solo ha sido posible después 
de haber analizado sus flores. A continuación se procede a discutirlos caracteres que 
distinguen a Talisia de Melicoccus y a transferir la referida especie al género 
Melicoccus. 



Mo sco so a 9, 1997 



59 



Talisia es similar a Melicoccus con el cual comparte los siguientes caracteres 
morfológicos: 1. Hábito arbóreo; 2. Hojas pinati-compuestas con foliólos opuestos 
en un rachis que termina en una diminuta estructura vestigial que representa un 
foliólo; 3. Frutos indehiscentes con pericarpos coriáceos con una sola semilla que 
posee una testa carnosa y jugosa; y 4. Polen trigono-esférico, colporado. Sin 
embargo, ambos géneros pueden diferenciarse medianrte la siguiente clave: 

Plantas monoicas secuenciales; inflorescencias tirsoides, con las flores agrupadas 
en monocasios o dicasios laterales; cáliz 5-partido; corola de 5 pétalos; pétalos con 
un apéndice petalífero adherido a la base de la superficie adaxial, o con apéndices 
marginales; disco floral en forma de copa o anular; estambres 5-8 (-10); gineceo 
3-capelarcon septos completos Talisia 

Plantas dioicas; inflorescencias racemosas, con las flores individuales dispersas 
a lo largo de los ejes de la inflorescencia; cáliz 4-(-5) partido; corola de 4(5) pétalos; 
pétalos sin apéndices o estos muy reducidos; disco floral ancho-anular; estambres 
(7-) 8 (-12); gineceo bicarpelar, con septos incompletos Melicoccus 

Melicoccus es un género neotropical cuya distribución natural se limita al 
continente Sudamericano. La presencia de M. jimenezii en la isla de La Española 
representa un patrón de disyunción para el género ya que es la única especie nativa 
de este género para las Indias Occidentales. Con toda probabilidad M. jimenezii es 
un elemento relictual de la Melicocceae en las Indias Occidentales. Esta hipótesis 
encuentra apoyo en los registros del Oligoceno medio en Puerto Rico el cual contiene 
material macrofosil de dos especies de Melicoccus (Graham, 1996) ya extintas. En 
el presente, el género Melicoccus en Puerto Rico se encuentra representado por M. 
bijugatus Jacq, especie de origen Sudamericano que fue introducida a las Indias 
Occidentales hace más de 200 años (Browne, 1756). 

Con la transferencia de Talisia jimenezii al género Melicoccus, aumenta a tres 
el número de especies conocidas para este género y pueden diferenciarse mediante 
la siguiente clave: 

Clave de las especies de Melicoccus 

1. Hojas de dos foliólos; pétalos con un par de diminutos apéndices básales. . . 

M. lepidopetalus Radlk. (Bolivia, 

Brasil, Paraguay y Argentina). Hojas de cuatro foliólos; pétalos sin apéndices. 

Foliólos de ápice obtuso a redondeado; frutos amarillos al madurar 

M. jimenezii (Alain) Acev.-Rodr. República Dominicana. 

Foliólos de ápice agudo a acuminado; frutos verdes al madurar 

M. bijugatus Jacq. (nativa del norte de Sur América). 



60 



Moscosoa 9, 1997 



Melicoccus jimenezii (Alain) Acev.-Rodr., comb. Nov. 

Basónimo: Talisia jimenezii Alain, Phytologia47(3): 181. 1980. 

TIPO: República Dominicana. La Altagracia: Bayahibe, matorral costanero, 
a nivel del mar, 2 Oct. 1976 (fr), Alain Liogier, P. Liogier & J. J. Jiménez 25442 
(Holotipo, UPR; Isotipo, NY). 

Flores 4 meras; flores estaminadas: pedicelos no articulados, 3-4 mm de largo; 
sépalos verdosos, aovados, cóncavos 1-1.2 mm de largo, ciliados en el margen; 
pétalos oblongos, blancuzcos, ca. 2.2 mm de largo, ciliados en el margen; disco floral 
ancho anular, levemente 4-lobado, glabro; estambres 8, los filamentos glabros, 
levemente desiguales, ca. 2.5 mm de largo en antesis, las anteras oblongo-elipsoides, 
ca. 0.4 mm de largo; pistilodio muy reducido. Flores pistiladas similares a las 
estaminadas a excepción de los pétalos los cuales son ancho-oblongos a ovalados con 
un diminuto apéndice basal en la superficie adaxial; disco floral 4-lobado-anular; 
pistilo glabro casi cilindrico, con los lóbulos estigmáticos en la porción apical. Los 
frutos son amarillo-cremoso al madurar. 



Distribución 

M. jimenezii crece sobre substrato arenoso o calcáreo próximo a la costa. Se conoce 
solamente de la República Dominicana, de muy pocos individuos, localizados en la 
provincia oriental La Altagracia, en el poblado de Bayahibe y áreas adyacentes (García 
y Mejía, 1995). Aunque la especie fue coleccionada en Jacagua, Santiago de los 
Caballeros en 1956, ésta no se ha vuelto a localizar o coleccionar en dicha localidad en 
tiempos recientes. Es posible que ésta segunda "población" haya desaparecido. 

Ejemplares consultados. REPUBLICA DOMINICANA: Prov. La Altagracia: 
Bayahibe; 300m E del poblado, 18 Q 26'N, 69 9 5'W, 10 m, 19 mayo 1995 (f / ), R. 
García et al. 5773 (JBSD,US); 2 octubre 1976 (fr), P. Liogier et al. 8247 (US); ca. 
400m EN del destacamento de la Marina de Guerra, orilla de la playa, Om, 21 mayo 
1992 (fr), R. García & F. Jiménez 3861 (JBSD, US); 2 1 mayo 1992 (f / ) R. García 
& N. Ramírez 3930 (JBSD,US); 19 septiembre 1996 (fr), Acevedo-Rdgz. Etal. 8477 
(JBSD, US). Prov. Santiago: Jacagua, vic. Santiago de los Caballeros; cultivado, 
1954 (fr), Jiménez 2703 (US); 28 de enero 1956 (fr), J.J. Jiménez 3312 (US-2). 

La presencia de apéndices en la porción basal de los pétalos de las flores 
pistiladas es un tanto enigmática ya que los pétalos de las flores estaminadas no 
contienen apéndices. Esta variación podría representar una gran plasticida en este 
carácter floral, lo cual no sería poco usual, ya que en algunas especies de Talisia los 
apéndices de los pétalos pueden estar presentes o ausentes. Otra posibilidad, aunque 
remota, es de que las colecciones de Jacagua representen otra especie de Melicoccus 



Moscosoa 9, 1997 



61 



hasta ahora no descrita. La confirmación de una de estas hipótesis solo será posible 
mediante el estudio de colecciones fértiles procedentes de las poblaciones de 
Jacagua. 

Agradecimientos 

Agradezco la colaboración prestada por el personal del Jardín Botánico Nacional 
de Santo Domingo en las labores de recolección, preparación de las muestras 
botánicas y la revisión del manuscrito, en particular a Milcíades Mejía por poner a 
nuestra disposición los medios necesarios para llevar a cabo el trabajo de campo. A 
Ricardo García por mostrarnos las poblaciones de M. jimenezii en la zona de 
Bayahibe, así como su continuo esfuerzo en conseguir muestras representativas de 
esa especie. A Amneris Siaca por su asistencia en la recolección de especímenes y 
datos en el campo. Este trabajo fue financiado por el "Neotropical Lowland Funds" 
del Smithsonian Institution. 



Literatura Citada 

Browne, P. 1756. The Civil and Natural History of Jamaica. London. 

Graham, A., 1996. Paleobotany of Puerto Rico. From Arthur Hollick's (1928) 
Scientific Survey Paper to the present. En: J. Figueroa Colón (ed.). The 
Scientific Survey of Puerto Rico and The Virgin Islands. An eighty-year 
reassessment of the island's natural history. Pag. 103-129. Ann. New York 
Acad. Sciences vol. 776. 

García, R. & M. Mejía, 1995. El Cotoperí: Un frutal endémico de la República 
Dominicana, a punto de desaparecer. Listín Diario, 23 de julio, 1996. Pág.4. 



Moscosoa 9, 1997, p.p. 62-68 



Peperomia wheeled Britton (Piperaceae): 
Un nuevo record para la isla de Puerto Rico 

Eugenio Santiago Valentin & Miguel A. Vives Helyger 

Santiago Valentín, Eugenio (Environmental Population, and Organismic Bio- 
logy University of Colorado Campus, Box 334 Boulder, Colorado, U.S.A. 80309- 
0334. Miguel A.Vives Helyger HC-2 #7358 Quebradillas, Puerto Rico 00742). 
Peperomia wheeleri Britton (Piperaceae): Un nuevo record para la isla de Puerto 
Rico. Moscosoa 9: 62-68. 1997. Un nuevo record para la islad de Puerto Rico y 
algunas notas sobre la distribución geográfica en islas adyacentes. 

Peperomia wheeleri (Piperaceae): A new record for Puerto Rico and its 
geographic distribution in adjacent islands. 

El género Peperomia está representado en Puerto Rico por 22 especies, de las cuales 
4 son endémicas (Liogier y Martorell, 1982). Dos especies adicionales, Peperomia 
myrtifolia (Vahl) Dietr. y Peperomia wheeleri Britton se han reportado en otras islas de 
la Plataforma de Puerto Rico. Peperomia myrtifolia crece en Vieques y Virgin Gorda 
(Fig. 1 ), encontrándose también fuera de laPlataforma en Saint Croix (de donde proviene 
el tipo) y en las Antillas Menores (Liogier, 1985; Proctor, 1991). Peperomia wheeleri 
era considerada hasta el presente como una especie endémica de Isla Culebra (U. S. Fish 
and Wildlife Servie, 1990 = "FWS, 1990"). Se caracteriza por exhibir tallos erectos, a 
veces ramificados, que enraizan solamente en los nudos inferiores. Las hojas son 
alternas, elíptico-aovadas a lanceoladas, de 3-9 cm de largo por 2-4 cm de ancho. El ápice 
es obtuso a agudo y la base de lahoja de aguda aun poco redondeada. Las hojas sexhiben 
inconspicuos puntos negros y el envés es más pálido en color que lala superficie superior, 
el tallo y hojas glabros (Liogier, 1985). 

La especie fue coleccionada por primera vez en 1906 por Nathaniel Lord Britton y 
William Morton Wheeler, durante el primer viaje de exploración que Britton organizó 
a Puerto Rico (Vivaldi y Woodbury, 1981). El número asignado al tipo es Britton & 
Wheeler 130 y sobre el mismo Britton añade lo siguiente: "On rocks, Signal Hill, 
Culebra". El nombre de la localidad, hoy está en desuso y probablemente proviene del 
periodo cuando la Marina de los Estados Unidos ocupaba a Culebra y posiblemente 
hacía referencia a la loma de mayor elevación de esa isla, Monte Resaca. El nombre 
honra al acompañante de Britton en la expedición, quien era entomólogo del Museo 
Americano de Historia Natural (Sastre y Santiago, 1996). Desde entonces y hasta la 
década de 1980 todos los ejemplares coleccionados provienen de la localidad tipo, en la 
pendiente norte de Monte Resaca. 

En 1986 Proctor y Barwick coleccionaron/*, wheeleri en las regiones más altas del 
Gorda Peak, en la isla de Virgin Gorda, constituyendo la primera colecta de esta especie 
en esa isla (Little et al. , 1976). Un ejemplar de la P. wheeleri colectado en esa localidad 



Moscosoa 9, 1997 



63 



está depositado en SJ (#007746). En mayo de 1991 se descubrió por primera vez P. 
wheeled, en el municipio de Isabela, Puerto Rico (figura 1). Un ejemplar estéril de esta 
localidad fue depositado por Proctor en S J (#004752). La identificación de las coleccio- 
nes de Virgin Gorda e Isabela fueron confirmadas por Saralegui en 1994, quien realiza 
una revisión de la familia Piperaceae para el proyecto de la Hora de las Antillas Mayores. 

Los individuos de P. wheeled en Isabela crecen en el barrio Llanadas, en la parte más 
elevada de un mogote conocido localmente como "el Costillar" (aproximadamente a 80- 
90 metros sobre el nivel del mar), localizado al oeste del río Guajataca y al sur de la que- 
brada La Sequia, en la región de convergencia de ambos cauces. En la localidad abundan 
las afloraciones de rocas caliza y el terreno tiene muy poca profundidad; la vegetación 
consiste de una mezcla de bosque natural y bosque secundario. Estas características 
siguen el patrón descrito por Chinea (1980) para los topes de mogotes en Puerto Rico. 

La población de está especie se encuentra en el bosque húmedo subtropical en la 
zona cársica del norte de Puerto Rico, cuyos estratos superior se destacan Bursera 
simaruba (L.) Sarg, Clusía rosea Jacq., Coccoloba diversifolia Jacq., Metopiuni 
toxiferwn (L.) Krug & Urban y Tabebuia haemantha (Bert.) DC. El estrato intermedio 
se encuentran individuos de Amyris elemifera L. Comocladia glabra (Schultes) Spreg. , 
Eugenia biflora (L.) DC, Gimnanthes lucida Sw., Gyminda latifolia (Sw.) Urban, 
Guapirafragrans (Dum.-Cours.) Little, Krugiodendronferreum ( Vahl) Urban, Maytenus 
laevigata (Vahl) Griseb. ex Eggers, Phyllanthus epiphyllanthusL., y Rondeletia inermis 
(Spreng.) Krug & Urban. Algunas especies (Amyris elemifera , Gimnanthes lucida, 
Krugiodendron ferreum y Maytenus laevigata en esta última categoría son 
predominantemente juveniles o están en etapas inmaduras. Otras especies presentes en 
el mogote, pero menos frecuente lo son: Ardisia obovata Hamilt. , Gaussia attenuata (O. 
F. Cook) Beca, Neea buxifolia (Hook, f.) Heimerl y Polygala cowelli (Britton) S. F. 
Blake. "El Costillar*' contiene algunas plantas consideradas raras en Puerto Rico: como 
son Antirhea portoricensis (Britton & Wilson) Standley, Jacquinia umbellata DC, 
Mappia racemosa Jacq., Ottoschulzia rhodoxylon (Urban) Urban, y Zanthoxylwn 
thomasianum (Krug & Urban) Krug & Urban. 

El sotobosque donde crece esta peperomia no recibe luz solar intensa y entre las 
especies no leñosas que cohabitan conP. wheeled se Qnc\xmivmPeperomia magnolifolia 
(Jacq.) A. Dietr. y Anthurium crenatum (L) Kunth. sobre un substrato compuesto por 
acumulaciones de humus que existe entre las rocas y grietas. 

Cuando descubrimos la población de P. wheeled de Isabela observamos cerca de 
50 plantas, las más pequeñas entre 10 y 20 cm de altura; de ellos diez individuos tenían 
entre 30 y 60 cm de altura. Se visitó la localidad nuevamente en agosto de 1995 y 
encontramos aproximadamente un número similar al de 1991. En esta ocasión obser- 
vamos dos individuos en estado reproductivo. Esta época de reproducción coincide con 
la observada en individuos cultivados provenientes de la población de Culebra, los 
cuales florecen de junio a agosto (FWS, 1990). 



64 



Mo seo so a 9, 1997 



Las poblaciones de Isabela y Vigin Gorda demuestran que P. wheeled exhibe mayor 
amplitud ecológica de la que se conocía previamente para la especie (Tabla 1). La 
localidad de Virgin Gorga está al doble de la elevación de la localidad tipo. La localidad 
de Isabela crece en sustrato calizo, situación diferente a Culebra y Virgin Gorda, las 
cuales son sustratos de origen volcánico. La población de Isabela está en bosque húmedo 
subtropical, mientras que las de Culebra y Virgen Gorda están en bosque seco 
subtropical (Ewel and Whitmore, 1973; Little et al., 1976). 

Hay características en el microambiente de las diferentes poblaciones que deben ser 
comparados. Los topes de mogotes en la zona húmeda del norte de Puerto Rico suelen 
exhibir percolación y evotranspiración rápida por su naturaleza rocosa y por su 
exposición. Como resultado, persisten condiciones más xéricas que en las laderas y los 
valles entre mogotes (Chinea, 1980). Es posible que este microambiente xérico del tope 
del mogote sea bastante similar a los de Culebra y Virgen Gorda. En muchas ocasiones 
los topes de mogotes contienen algunas de las especies comunes del bosque subtropical 
seco (observación personal). Las poblaciones de Culebra e Isabela comparten algunas 
especies, como Bur sera simaruba y Clusia rosea. Además, el microambiente donde 
crece la población de Culebra no es extremadamente xérico; se considera uno de los más 
mésicos dentro del bosque seco subtropical (FWS, 1990). Hace falta estudios dirigidos 
a comparar en detalle la ecología de los topes xéricos de los mogotes con áreas de bosque 
subtropical seco. 

La distribución actual de P. wheeled significa que no es endémica de la isla de 
Culebra, mas sí de la platafomia de Puerto Rico. La existencia de poblaciones 
discontinuas en una especie se ha interpretado como el producto de una historia de 
frecuentes cambios en la extensión de su distribución (Hengeveld, 1990). Esta idea 
podría explicar la presencia de P. wheeled en el noroeste de Puerto Rico. Sin embargo, 
a pesar de que el habitat en Isabela es muy similar a otras regiones de la zona cársica del 
norte de la isla, la especie no se ha encontrado en las mismas. La especie tampoco se ha 
reportado en las islas entre Culebra y Virgin Gorda: Jost Van Dyke, St. John, St. Thomas 
y Tórtola. Es posible que en muchos o la mayoría de los casos el estableciemiento de 
plantas de P. wheeled no sea un evento exitoso, ya sea por características biológicas 
intrínsecas de la especie o por condiciones ambientales desfavorables. Existe información 
limitada que señala una capacidad de germinación baja en las semillas (FWS, 1990); este 
es un ejemplo de un posible factor limitante intrínseco de la especie. 

Otra especie endémica a la Plataforma de Puerto Rico, Zanthoxylwn thomasiammu 
presenta una distribución discontinua algo similar P. wheeled. Esta especie crece en 
Saint Thomas y Saint John, con localidades discontinuas en los mogotes de Isabela. En 
el caso de Z. thomasianwn se han descubierto individuos en la localidad intermedia de 
Coamo (Figura 1). Sería de interés corroborar si también existen localidades de P. 
wheeleri entre Isabela y Culebra, o entre Culebra y Virgin Gorda. 



00 



Moscosoa 9, 1997 



La nueva distribución de P. weeleri es un ejemplo que reitera la importancia de 
considerar a Puerto Rico, las Islas Vírgenes y Anegada como una unidad fitogeográfica 
particular. Otros casos en la flora de la región tienden a reafirmar la relación de esas islas. 
Las mismas comparten un origen geológico común (Beard, 1945) y han estado 
interconectadas en una o varias ocasiones (Pregill, 1981). Además, la poca distancia que 
las separa hace muy probable la dispersión de diásporas por aves y por el viento. 

El descubrimiento de nuevas localidades de P. wheeleri reviste especial importancia, 
ya que la especie está designada legalmente como especie en peligro de extinción (FWS, 
1990). Estas nuevas localidades poseen características particulares que nos hace 
conocer mejor a la especie. Las plantas de Isabela y Virgin Gorda amplían, presumi- 
blemente, el trasfondo genético disponible. La existencia de varias localidades presenta 
otra ventaja práctica para la conservación: evita que en un evento catastrófico -como un 
fitopatógeno o un huracán- elimine la especie. Tal situación podría ocurrir si la especie 
existiera en sólo una población . 

La localidad de Culebra crece dentro de los terrenos del Refugio de Vida Silvestre 
de Culebra y la de Virgin Gorda crece dentro del Gorda Peak National Park. Sin 
embargo, la población de Isabela crece en terrenos privados. La destrucción del habitat 
es quizás la mayor amenaza que tiene esta población. Hemos observado el corte 
selectivo de árboles pequeños para "espeques" (postes para cercados o guardarrayas) en 
mogotes cercanos al Costillar. Tal actividad ha resultado en la gradual modificación de 
la estructura del bosque. 

Una posible estrategia para proteger las plantas de Isabela es la de establecer 
acuerdos de conservación con los dueños de la propiedad. Otra alternativa es la compra 
del terreno para destinarlo a conservación. La segunda acción sería muy justificable. Los 
mogotes cercanos al río Guajataca son reconocidos como uno de los más importances 
centros de diversidad florística en Puerto Rico (Woodbury, 1975). En el área crecen 
varias especies de plantas designadas legalmente como amenazadas o en peligro de 
extinción (Santiago- Valentín, 1995). La región es también lugar de dos especies 
animales en peligro de extinción: el sapo concho Peltophryne lemur y la boa puertorriqueña 
Epicrates inornatus. El caso de Isabela sería uno innovador ya que significa una 
estrategia para conservar no sólo a una especie amenazada, si no más bien un ecosistema 
completo que contiene varios elementos biológicos únicos. 

También se debe considerarla propagación de individuos para establecerpoblaciones 
ex situ en bosques públicos o jardines botánicos. Debido al hecho de que la población 
de Isabela consiste de muy pocos individuos, cualquier actividad de propagación debe 
tomar las precauciones para no eliminar las plantas silvestres. La conservación ex situ 
es un complemento que se añade a cualquier acción destinada a protegerlas poblaciones 
naturales; nunca debe verse como una forma de sustituir la protección de las plantas 
silvestres. 



Moscosoa 9, 1997 



67 



Literatura Citada 

Beard, J. S. 1945. Forestry in the Leeward Islands: The British Virgin Islands. 

Development and Welfare in the West Indies Bui. 7 A. 16 pp. 
Chinea, J. D. 1 980. The forest vegetation of the limestone hills of northern Puerto Rico. 

M.S. thesis, Cornell University, Ithaca. New York, U. S. A. 69 pp. 
Ewel, J. S. and J. L. Whitmore. 1973. Ecological life zones of Puerto Rico and the U.S. 

Virgin Islands. USD A - Forest Service Research Paper ITF-1 8. Río Piedras, Puerto 

Rico. 72 pp. 

Hengeveld, R. 1992. Dynamic Biogeography. Cambridge Studies in Ecology. 

Cambridge University Press. Cambridge, Great Britain. 249 pp. 
Liogier, H. A. 1985. Descriptive Flora of Puerto Rico and Adjacent Islands. Volume 

I: Casuarinaceae to Connaraceae. Editorial de la Universidad de Puerto Rico. Rio 

Piedras, Puerto Rico. 352págs. 
. and L. F. Martorell. 1982. Flora of Puerto Rico and adjacent islands: a systematic 

synopsis. Editorial de la Universidad de Puerto Rico. Río Piedras, Puerto Rico. 342 

pp. 

Little, E.L.; R.O.Woodbury y F. H. Wadsworth. 1976. Hora of Virgin Gorda (British 
Virgin Islands). U. S. Department of Agriculture, Forest Service. Institute of 
Tropical Forestry Research paper ITF-21. Río Piedras, Puerto Rico. 36 pp. 

Pregill, G. 1981. Late Pleistocene Herpetofaunas from Puerto Rico. University of 
Kansas Museum of Natural History. Miscellaneous publication No. 7 1 . Lawrence, 
Kansas, U. S. A. 72 pp. 

Proctor G. R. 1991. Puerto Rican plant species of special concern: status and 
recommendations. Departamento de Recursos Naturales de Puerto Rico. Publicación 
científica miscelánea No. 2. San Juan de Puerto Rico. 196 págs. 

Santiago- Valentín, E. 1995. Reproductive and Population Ecology of Goetzea elegans 
Wydler (Solanaceae or Goetzeaceae). M.S. thesis, University of Puerto Rico at 
Mayagüez. Mayagiiez, Puerto Rico. 174 pp. 

U. S. Fish and Wildlife Service. 1990. Peperomia wheeleri Recovery Plan. Atlanta, 
Georgia. 15 pp. 

Vivaldi, J. L. and R. O. Woodbury. 198 1 . Status report on Peperomia wheeleri. Status 
report submitted to the U. S. Fish and Wildlife Service. Mayagiiez, Puerto Rico. 35 
pp. 

Woodbury, R. 0. 1975. The rare and endangered plants of Puerto Rico. USDA Soil 
Conservation Service and Puerto Rico Department of Natural Resources. San Juan, 
Puerto Rico. 85 pp. 



68 



Mo seo so a 9,1997 



•2 £ 



g.2 



C3 



S g 



03 



T3 



-8 

eg 
C 
O 
N 



8 U 



c 

if 



8 



e 



ft 
5 



O 

PQ 5 



O 

CO 



CO 



uo 



O ON 

o ^ 



O 

i - 

x: o 



co 
i 

q 

co 



I 

o 



O 



3 

U 



1 

C/5 



O 

O ra 

0 ex 

§•§ 

1 = 

CO C/5 



C 

a 

'•o 

O 



en 
A 



o 

VD 

co 



o 
a 

O 

> 



JO 
o 
c 

a 

-6 

o 



"B 

o 
Ü 
g 

"5b 



Moscosoa 9, 1997, p.p. 69-83 

NOTAS SOBRE LA FLORA DE LA ISLA ESPAÑOLA V 

Milcíades Mejía, Ricardo García 
& Francisco Jiménez 

Mejía, Milcíades, Ricardo García & Francisco Jiménez (Jardín Botánico 
Nacional, Apartado 21-9, Santo Domingo, República Dominicana). Notas sobre la 
Flora de la Isla Española V, Moscosoa 9. 69-83 . 1997. Se reporta nueva para la Isla 
Española, H irtella rugosa ( Chrysobalanaceae) y se describen los frutos de Eugenia 
samanensis (Myrtaceae); se dan nuevas informaciones acerca de la distribución 
geográfica del Piper laeteviride (Piperaceae), Acacia cocuyo (Mimosaceae), 
Caesalpinia sphaerosperma, Stahlia monosperma (Caesalpiniaceae), Simarouba 
berteroana (Simaroubaceae), Goetzea ekmanii (Goetzeaceae), Tabebuia ricardii 
(Bignoniaceae), Plumería magna (Apocynaceae), Pinguicula casabitoana 
(Lentibulariaceae), Cinnamomun alainii (Lauraceae), Chaetocarpus domingensis 
(Eupltorbiaceae), Gonocalix tretrapterus y Lyonia alainii (Ericaceae)', se reporta 
escapada y naturalizada Pachystachys coccínea (Acanthaceae) y Schefflera 
actynophylla (Araliaceae), se presentan notas acerca de las palmas de género 
Calyptronoma en el Caribe: Calyptronoma rivalis, C. plumeriana y C. occidentalis 
(Arecaceae) y se informa del hallazgo en las playas dominicanas de frutos de 
Manicaria saccifera (Arecaceae); además se enumeran las especies nuevas para la 
ciencia y nuevas variedades publicadas por otros autores entre 1992-1995. 

H irtella rugosa ( Chrysobalanaceae) is a new record for Hispaniola. The fruits 
of Eugenia samanensis are described and new information about the ocurrence and 
geographic distribution of Piper laeteviride (Piperaceae), Acacia cocuyo 
( M imosaceae), Caesalpinia sphaerosperma, Stahlia monosperma ( Caesalpiniaceae ), 
Simarouba berteroana ( Simaroubaceae ), Goetzea ekmanii( Goetzeaceae ), Tabebuia 
ricardii ( Bignoniaceae), Plumería magna (Apocynaceae), Pinguicula casabitoana 
(Lentibulariaceae), Cinnamomun alainii (Lauraceae), Chaetocarpus domingensis 
(Euphorbiaceae), Gonocalix tretrapterus and Lyonia alainii (Ericaceae) are also 
reported here. Pachystachys coccínea (Acanthaceae) and Schefflera actynophylla 
( Araliaceae) are reported as escaped and are now naturalized.New combinations and 
additional geographic records are reported for Calyptronoma rivalis, C. plumeriana 
and C . occidentalis (Arecaceae ) and the discovery of the fruit of Manicaria saccifera 
is reported in beach sand from the Dominican Republic. In addition, we have listed 
the species of plants and a new variety published by other authors between 1992 
tol995. 

Hirtella rugosa Pers. Fig. 1 Chrysobalanaceae 
Esta especie era considerada endémica de Puerto Rico (Lioger, 1985). Ahora, se 
reporta su presencia en la Loma Guaconejo, Provincia María Trinidad Sánchez, 
República Dominicana. Este arbolito es frecuente en el sotobosque de la vegetación 
primaria de esta montaña, a elevaciones que fluctúan entre 300 y 600 m. 



70 Moscosoa 9, 1997 




Fig. 1. Rama de H. rugosa con flores y frutos. ( Foto: S. Rodríguez). 

Para la Española, sólo se había reportado H. triandra, común en los bosques 
húmedos a orillas de cañadas, arroyos y ríos a baja elevación. 

REPUBLICA DOMINICANA: Cordillera Septentrional: Prov. María Trinidad 
Sánchez, Norte del Papayo, Loma Guaconejo. Bosque primario húmedo, en la 
confluencia de los ríos El Tren y el Helechal 19 9 19' Norte, 69 g 59.2' Oeste, elev. 300 
m, 13 de septiembre 1995, (Fl.) R. García, M. Mejía, F. Jiménez, G. Gross 5858 
(JBSD), 12 de Junio 1996, (FL,FR) R. García, F. Jiménez 6406. 

Eugenia samanensis Alain. Fig. 2 Myrtaceae 
Este árbol de porte mediano fue descubierto por Erik L. Ekman (15178) el 3 1 de 
mayo de 1930. Los ejemplares teman frutos jóvenes, y al parecer esta fue la razón 
que tuvieron Urban y Ekman para no publicarla como especie nueva. En 1986, Alain 
Liogier publicó esta especie con el nombre Eugenia samanensis, en Phytologia 6 1 : 
359-360, tomando como base los ejemplares colectados por Ekman depositados en 
los herbarios de Smithsonian Institution (US) y el Swedish Museum of Natural 
History (S) y en 1989 fue publicada una descripción similar a la de Phytologia 
traducida al español. En ambas descripciones, al final aparece una nota que dice: 
pétalos y frutos no vistos. 



Moscosoa 9, 1997 



71 



Como resultado de los trabajos y estudios más detallados acerca de la flora de 
la Península de Samaná, llevados a cabo por el Centro para la Conservación y 
Ecodesarrollo de la Bahía de Samaná y su Entorno, Inc. (CEBSE), conjuntamente 
con el Jardín Botánico Nacional, fueron descubiertas dos nuevas poblaciones, 
localizadas en lugares diferentes a la localidad tipo. 

Los ejemplares fueron encontrados con frutos, cuya descripción aparece a conti- 
nuación: Cáliz con cuatro sépalos, 4 por 4 mm, ligeramente triangulares; pedúnculo 
0.8 por 1.9 cm (2.9 cm en frutos jóvenes). Fruto globoso, glánduloso punctatus, 6- 
7 por 8-9 mm; ligeramente deprimidos del ápice hacia la base; tres semillas en cada 
fruto, de 4 por 3 mm, ligeramente aplanadas con testa negra y rugosa. 




Fig. 2. Ejemplar con frutos de Eugenia samanensis. 



72 



Moscosoa 9, 1997 



REPUBLICA DOMINICANA: Península de Samaná: Prov. Samaná; en el 
extremo de Cabo Samaná, Norte del Faro; en el Hoyo de María, vegetación asociada: 
Eugenia maleolens, Ficus sp. Zamia pumila, Gouania lupuloides. 19 Q 18' Norte, 69 ? 
9.5* Oeste, elev. 90 m, 27 de febrero, 1996 (Fr.) B. Peguero & A. Véloz 163 (JBSD). 

Los campesinos de la zona le llaman canelilla y es usada frecuentemente en 
medicina popular para hacer tisanas y como un componente de las botellas curativas 
y mamajuana. En la Galera de Samaná, el Señor José, apodado "Niningo" le 
obsequió una rama de esta especie a Ricardo García del Jardín Botánico Nacional de 
unas plantas que encontró en Cabo Samaná y le informó que éllos la utilizan como 
medicinal. 

Las poblaciones de esta especie están amenazadas debido a que sus ambientes 
han sido alterados y los terrenos dedicados al pastoreo de ganado. 

Otros ejemplares examinados: REPUBLICA DOMINICANA: Península de 
Samaná: Prov. Samaná, El Faro, Cabo Samaná. Zona alterada, dedicada para 
potrero, substrato calizo. Elev. 80 m, 21 julio de 1993 (FR.) J. Salazar, B. Peguero 
& A. Véloz 566 (JBSD, ASU, MAPR). El Frontón, sobre farallón costero con 
vegetación de porte bajo. Elev. 30 m, 26 mayo 1993. (FR) J. Salazar et al 409 (JBSD, 
NY, MO). Cabo Samaná 19M 1' Norte, 69 g 16' Oeste, elev. aprox. 80 m, 25 enero 
1996 (estéril) R. García & V. Lindenmayer 6137 (JBSD). 

Piper laeteviride Ekman ex Trelease. Piperaceae 
Esta especie fue descubierta por Erik L. Ekman en enero de 1931 en Arroyo 
Blanco, Provincia San Cristóbal y publicada por Trelease en el mismo año. Jiménez 
(1966) publica la descripción en Español y solo cita la localidad tipo, de donde se 
creía era exclusiva. Esta creencia se mantuvo por largo tiempo, debido a que 
numerosos ejemplares de Piper laeteviride encontrados en diferentes localidades de 
la Isla Española fueron erróneamente identificados como Piper hispidum, P. 
scabrum o P. fuscicostum. Luego de una revisión del material depositado en el 
herbario (JBSD), se detemiinó que la distribución geográfica de P. laeteviride es 
mucho más amplia de lo que se pensaba. Las poblaciones más abundantes de este 
arbusto están localizadas en la Cordillera Oriental, Península de Samaná, en el 
Parque Nacional Los Haitises y en la Provincia San Cristóbal, lugares de donde 
provienen el mayor número de colecciones. El gradiente altitudinal óeP. laeteviride 
varía de 20 m (Los Haitises) hasta 1 120 m en Pico Diego de Ocampo. 

El Piper laeteviride es uno de los componentes arbustivos más conspicuos en la 
sucesión de la vegetación que crece en los fondos entre Los Mogotes en el Parque 
Nacional Los Haitises, principalmente enlugares sombreados con suelos relativamente 
fértiles, disminuyendo su presencia en las laderas con suelos pobres y drenados en 
los que abunda el Piper aduncum. 



Moscosoa 9, 1997 



73 



REPUBLICA DOMINICANA: Cordillera Central: Prov. San Cristóbal: Río 
Isa, elev. 120-200 m, Zanoni & Pimentel 43050 (JBSD), Zanoni & García 29495 
(JBSD), Basilio Augusto 4 1 5 (JBSD); Loma los 7 Picos, elev. 580 m, Mejía et el 7 14 
(JBSD); Cambita Garabito, elev. 350 m, Zanoni, elev. 500 m, Zanoni et al 26840 
(JBSD). Prov. Monseñor Nouel: Los Cacaos, Mejía & Zanoni 6859 (JBSD), Firme 
Banilejo, elev. 800 m, Alain & Perfa Liogier 19925 (JBSD), Valle del Río Maimón, 
elev. 120 m, Zanoni & Jiménez 46947 (JBSD): Prov. San Juan: El Gengibre, elev. 
1080 m, García & Pimentel 1219 (JBSD). Sierra de Bahoruco: Prov. Barahona: 
Agüita Blanca y Platón, elev. 1000 m, Zanoni et al 30259 (JBSD), Los Morones, 
elev. 100 m, (Zanoni et al 13479 (JBSD). Cordillera Septentrional: Prov. Santiago: 
Loma Diego de O'campo, elev. 1249 m, Zanoni et al 40599, (JBSD). Prov. Duarte: 
Brazo Grande, elev. 250 m, García 1941 (JBSD). Prov. Puerto Plata: Loma Caya 
Quemado, elev. 750 m, Zanoni et al 2985 1 (JBSD). Prov. Espaillat: La Cumbre, elev. 
800 m, Zanoni et al 38207, 38164 (JBSD). Los Haitises: Prov. El Seibo: Monte 
Bonito, Zanoni et al 36193, 35550 (JBSD), Boca del Infierno, elev. 20 m, Zanoni et 
al 21 199 (JBSD), Mejía 1624 (JBSD), Santiago Pelaez 1782 (JBSD), Prov. Monte 
Plata: Loma Colorado, Zanoni et al 40862 (JBSD). Península de Samaná: Prov. 
Samaná, arroyo la Majagua, elev. 60 m, Mejía & Zanoni 6606 (JBSD), Callejón, 
elev. 40 m, Zanoni & Mejía 17680 (JBSD), 5 km al Este de las Terrenas, elev. 100 
m, B. Stáhl & M. Lindstróm 254 (JBSD). Cordillera oriental Prov. El Seibo, 16 km 
al Sur de Miches, elev. 560 m, Zanoni & Jiménez 44566 (JBSD), Zanoni et al 45428 
(JBSD), Valle del Cibao: Prov. Duarte, Río La Cuaba, elev. 200 m, Mejía et al 1 780 
(JBSD), Haití: Massif de la Selle: Dept. l'Ouest. Morne l'Hospital, Arroyo de 
Granier, elev. 600 m, Zanoni & Mejía 26180 (JBSD). 

Acacia cocuyo Barneby & Zanoni Mimosaceae 
Fue descubierta en la cima de la Loma el Copey, Sierra Martín García, Prov. 
Azua, por los botánicos dominicanos R. García y J. Pimentel en septiembre de 1986 
y publicada como especie nueva para la Ciencia por los Dres. R. Barneby y T. Zanoni 
en Moscosoa Vol. 5 (1989). Este árbol estaba considerado exclusivo de la Sierra 
Martín García hasta que se encontró en Sabana de Maniel Viejo, Sierra de Bahoruco, 
donde los lugareños la llaman comúnmente "erizo" por las abundantes espinas que 
recubren su tronco y que nacen en grupos parecidos a un erizo de mar. También es 
conocida como "cucuyo" por los campesinos de Barrero, Azua, un poblado cercano 
a la localidad tipo. 

La nueva población de A. cocuyo está compuesta por tres individuos adultos y 
algunos juveniles, distanciados uno de otro. Estos son remanentes de la vegetación 
primaria que allí existió antes de convertir el área en zona de cultivo y potreros para 
la ganadería. Se observó que la especie tiene escasa regeneración natural y la 



74 



Moscosoa 9, 1997 



consideramos amenazada de extinción, principalmente por la destrucción de su 
habitat, el uso para carbón y lo restringida de su distribución. 

A. cocuyo es un árbol melífero que alcanza hasta 15 m de altura y puede ser 
utilizado en la re forestación de algunas áreas de bosque seco, debido a que tiene 
rápido crecimiento, según hemos observado en algunos ejemplares plantados en el 
Jardín Botánico Nacional. 

REPUBLICA DOMINICANA: Sierra de Bahoruco, Prov. Barahona, Norte de 
Enriquillo, Sabana El Maniel. Bosque Seco, en el borde de un potrero. 1 8 9 3.5' Norte, 
71 9 19.5' Oeste, elev. 750 m, 9 de junio 1993 (FR.), R. García, F. Jiménez, G. 
Caminero 4887 (JBSD, NY, B). 7 de junio 1996 (FR.) R. García, F. Jiménez 6399 
(JBSD, NY, MAPR, B, F, S, US). 

Caesalpinia sphaerosperma Urb. & Ekm. Caesalpiniaceae 
Esta especie fue colectada por primera vez en el 1925, por Erik L. Ekman en 
Mole San Nicolás, Haití; más tarde, en noviembre de 1926, la encontró en Savane 
Pti-glacis en una zona de bosque seco sobre substrato calcáreo, dentro del área que 
actualmente ocupa el Parque Nacional Jaragua; en el Suroeste de la República 
Dominicana. Para su descripción como especie nueva fueron utilizados los 
especímenes de Ekman 4486 y 7054 depositados en el herbario del Swedish Museum 
of Natural History (S). 

C. sphaerosperma es una planta arbustiva de la que no se conocían colecciones 
posteriores a Ekman, hasta el 1985 cuando fue redescubierta en la Isla Beata, al Sur 
de la Isla Española a poca distancia de Pti-Glacis. Posterior a este hallazgo, fue 
colectada en la Sierra de Bahoruco y en la Loma El Guano, Prov. Pedernales. Con 
las nuevas localidades se amplía el conocimiento acerca de la distribución geográfica 
de esta rara planta, endémica de la Isla Española, cuyo habitáculo está limitado al 
bosque seco. 

REPUBLICA DOMINICANA: Prov. Pedernales, Isla Beata, aprox. 1.5 Km. al 
Sureste del campamento de la Marina de Guerra. Vegetación con: Pimenta, Eugenia 
yMetopium. \T- 36' Norte, 71 9 31.5' Oeste, elev. 30 m, 30 de agosto 1985 (FR.) R. 
García & J. Pimentel 521 (JBSD). 

SIERRA DE BAHORUCO: Prov. Barahona: aprox. 19 km al Noroeste del 
poblado Higüero, Oeste del Tunal camino a los Jobitos, Hoyo de Pelempito. Bosque 
Seco con: Phyllostylon, Arcoa, Savia y Ziziphus 18 9 3.5' Norte, 71- 25' Oeste, elev. 
450 m, 8 de junio 1993 (FR.) R. García, F. Jiménez, D. Hoener4872 (JBSD, NY, MO, 
MAPR). Prov. Pedernales: Loma El Guano, 10.7 km al Este del cruce de la Carretera 
hacia Oviedo. Bosque Seco muy espinoso con: Haitiella, Annona y Pimenta. 17-56' 
Norte, 71 9 35' Oeste, elev. 250 m, 21 de mayo 1996 (FR.) R. García, P. Maas & H. 
Maas 6377 (JBSD, NY, S, F, B, US, MAPR,U). 



Moscosoa 9, 1997 



75 




Fig. 3. Arbol de Stalhia monosperma en la región de Higüey. (Foto: S, 
Rodríguez). 



Stahlia monosperma (Tul.) Urban. Fig. 3. Caesalpiniaceae 
Es conocida en la República Dominicana como "Caobanilla". Su distribución 
natural está restringida al Oeste de Puerto Rico, la Isla de Vieques y el Este de la 
República Dominicana; crece en terrenos a baja elevación, a veces asociadas con los 
manglares y en zonas próximas a desembocaduras de ríos. La madera de este árbol es 
negra y muy dura, razón por la cual fue usada ampliamente para traviesas de ferrocarriles. 
Debido a la sobreexplotación a que fue sometida a principios de este siglo, se encuentra 
en peligro de extinción, tanto en Puerto Rico como en la República Dominicana. 



76 



Moscosoa 9, 1997 



Anteriormente, en la República Dominicana sólo se conocían unos pocos 
ejemplares de esta especie. En 1996, el Departamento de Botánica intensificó las 
investigaciones y exploraciones en la Región Este con el fin de determinar el estado 
real de conservación de este árbol y como resultado de estos trabajos se localizó la 
mayor población de S. monosperma en Macao, Higüey, Prov. La Altagracia, con 
alrededor de 100 individuos. Además, se ha logrado reproducirla, en cantidades 
considerables y se han restaurado dos poblaciones en su estado natural en San Pedro 
de Macorís. 

REPUBLICA DOMINICANA: Llano Costero del Este. Prov. La Altagracia, 
700 m al Sur del poblado El Macao, en una finca ganadera en el borde de una pequeña 
laguna, lado Este de la carretera. 1 8-46' Norte, 68 9 34' Oeste elev. 10 m, 28 de marzo 
1996 (fl) R. García, J. González 6364 (JBSD, MAPR, S, US) Id. 

4 de agosto 1996 (Fr) R. García, S. Rodríguez 6426 (SD, NY, MAPR, MO, S). 
500 m al Sur de El Macao. En una finca ganadera lado norte de la carretera, área con: 
Guaiacum y Bucida y W 46' Norte, 68 9 34' Oeste elev. 10 m 18 de mayo 1996 (Fl) 
R. García, S. Rodríguez, R. Pujols 6374 (JBSD, F, UPR, B, MO). Prov. San Pedro 
de Macorís: Boca de Soco, en una zona algo pantanosa rodeada de manglares y caña 
de azúcar, 18 Q 26.5' Norte, 69 q 16' Oeste elev. 0-5 m, 23 de marzo 1986 (estéril) 
R.Garcia, J. Pimentel 1056 (JBSD). 

Simarouba be ríe roana Krug & Urb. Simaroubaceae 
La S. berteroana, es un árbol endémico de la Isla Española y crece en las zonas 
áridas y semiáridas de la Región Sur, Suroeste y Este de República Dominicana. Su 
distribución natural era conocida desde los alrededores de Baní en la República 
Dominicana hasta Etang Sumatre en Haití. No se tenían informes ni colecciones para 
la Región Este y en enero de 1995 fue encontrada en Verón, Prov. La Altagracia, en 
el extremo Este de la Isla. El género Simarouba está representado en la Isla Española 
por dos especies S. glauca y S. berteroana, conocidas con los nombres Aceituno, 
Juan Primero, Olivo y Dagüilla. 

A principio de 1996, el Jardín Botánico Nacional comenzó la reprodución de 
plantas nativas y endémicas para la arborización y reforestación en las regiones Este 
y Sur de la República Dominicana; S. berteroana es una de las especies utilizadas, 
por su alto porcentaje de genninación y rápido crecimiento. Se han obtenido miles 
de plántulas en vivero y se ha iniciado la siembra en escuelas y áreas verdes de la 
Prov. La Romana y San José de Ocoa, Prov. Peravia, por lo que la presencia de esta 
especie en esos lugares se hará más notoria. Las plántulas proceden de semillas 
colectadas en la zona de Baní, Barahona y Oviedo, en la Región Sur. 

REPUBLICA DOMINICANA: Llanura Oriental, Prov. La Altagracia, en el 
lugar llamado Verón. Aprox. 1 .5 km al Oeste de la entrada a Bávaro, en una finca con 



Mo sco so a 9, 1997 



77 



árboles de Spondias, Ocotea, Calyptranthes. 18- 35.5' Oeste 79-25' Norte, elev. 25 
m, 26 de enero, 1995 (infl. vieja) R. García, T. Montilla 5728 (JBSD, MO, MAPR). 
NE de Higüey, Uvero Alto, 9 Km. al N de la Carretera hacia El Macao, en un potrero 
con Tabebuia, Lantana, Bourreria y Rauvolfia. 18- 48.5' Norte 68 9 35' Oeste, elev. 
0-5 m, 3 de agosto 1996 (infl. Vieja) R. García, S. Rodríguez 6421 (JBSD, MAPR). 

Goetzea ekmanii O. E. Schulz Goetzeaceae 

Este arbusto fue descubierto por Erik L. Ekman en Bayoux, Morne Brigand, 
Hai tí, en 1 924 y encontrada cinco años más tardé ( 1 929) en la laguna La Enladrillada, 
Higüey, República Dominicana. 

De esta especie no se tenía conocimiento de colecciones, desde 60 años atrás y fue 
redescubiería por J. González en septiembre de 1 992 en las márgenes del Río Cumayasa, 
Prov. La Romana, como resultado de las exploraciones botánicas llevadas a cabo en la 
Región Este de la República Dominicana. En marzo y septiembre de 1996 fueron 
encontradas, dos nuevas poblaciones, en Los Hoyos de Molina, Prov. La Altagracia. 

Al parecer, la población de Goetzea reportada por Ekman en 1929, fue destruida 
como consecuencia de la eliminación de la vegetación original de los alrededores de 
la laguna La Enladrillada, cuyos terrenos fueron convertidos en potreros. 

El caimito rubio, como llaman los moradores de la Región Este a la Goetzea 
ekmanii, está considerado en peligro de extinción y para su recuperación el Jardín 
Botánico Nacional, ha iniciado un programa de reproducción y recuperación de las 
poblaciones conocidas y el establecimiento de otras ex situ. 

REPUBLICA DOMINICANA: Llano Costero del Este; Prov. La Altagracia. 
Los Hoyos de Molina; Prov. La Altagracia, Sección El Salado, 3 km al SE de la 
carretera hacia El Macao, en una finca ganadera al borde de la carretera. 18- 46' 
Norte, 68^31' Oeste, 28 de marzo 1996 (estéril) R. García, J. González 6365 (JBSD, 
MAPR). Los Hoyos de Molina aprox. 3.8 km al SE de la carretera hacia El Macao 
en una finca ganadera camino hacia un manantial usado para ecoturismo. 20 de 
septiembre 1996 (Fl, Fr.) R. García, P. Acevedo, A. Siaca, R. Pujols. 6428 (JBSD, 
S, MAPR, MO, B). Límite de las provincias San Pedro de Macorís y La Romana: el 
14 de Cumayasa, debajo del puente del Río Cumayasa; vegetación compuesta por 
Piper, Hura y Melicoccus. 1 8 9 24" Norte 69 9 06' Oeste elev. 0- 10 m, 12 septiembre 
1992 (Fr) J. González 365 (JBSD). 

Tabebuia ricardii M, Mejía Bignoniaceae 
Fue originalmente reportada como exclusiva de las lomas Quita Espuela y la 
Canela, en la Provincia Duarte (M. Mejía, 1994). En la descripción del tipo, los 
árboles tenían 12 m de altura; ahora se encontraron en Loma Guaconejo, en el 
extremo oriental de la Cordillera Septentrional, ejemplares de apróximadamente 20 



78 



Moscosoa 9, 1997 



a 25 m de altura, compitiendo en la canopia del bosque primario con la cola (Mora 
abbottii), color ao (Cyrilla racemiflora) y el balatá (Martilleara bidentata). 

REPUBLICA DOMINICANA: Cordillera Septentrional: Prov. MariaTrinidad 
Sánchez, Noroeste del Papayo, Loma Guaconejo. Bosque primario húmedo, en la 
confluencia de los ríos El Tren y el Helechal 19 9 19' Norte, 69 g 59.2' Oeste, 13 de 
septiembre 1995, (Fl.) R. García, M. Mejía, F. Jiménez, G. Gross 5848 (JBSD). 

Plumería magna T. Zanoni & M. Mejía Apocynaceae 
Fue publicada como especie nueva para la Ciencia (Moscosoa Vol. 5, 1989). Se 
pensaba que era exclusiva de los Haitises y Samaná, y con una pequeña población 
en Loma Mala, Maimón, Provincia Monseñor Nouel. Los árboles conocidos de esta 
especie eran de porte mediano, ahora se encontraron ejemplares con más de 20 m de 
altura y el tronco de 70 cm diámetro. 

REPUBLICA DOMINICANA: Cordillera Septentrional: Prov. Maria Trinidad 
Sánchez, Noroeste del Papayo, Loma Guaconejo. Bosque primario húmedo, en la 
confluencia de los ríos El Tren y el Helechal 19- 19* Norte, 69 9 59.2' Oeste, 13 de 
septiembre 1995, (Fl.) R. García, M. Mejía, F. Jiménez, G. Gross 5838 (JBSD). 

Pinguicula casabitoana J. Jiménez Lentibulariaceae 
Recientemente fue publicado el Annals of Carnegie Museum, Vol. 64. (4)255- 
265,1995, en el que se reporta la presencia de esta especie en las lomas el 'Tope", 
Los Rodríguez y la Barbacoa (Zanoni & García 1995). Esta planta carnivora sólo se 
conocía de Alto de Casabito, la localidad tipo. Luego de las exploraciones realizadas 
en los bosques nublados de la Loma Humeadora, fue hallada P. casabitoana, 
ampliando así su distribución más al Sur de la Cordillera Central de la República 
Dominicana. 

REPUBLICA DOMINICANA: Cordillera Central: Prov. San Cristóbal: Loma 
Humeadora, ladera sur de la loma, aprox. 1 km al Norte (por aire) de la confluencia 
del Río Mana y Arroyo Blanco. 18 9 38.5' Norte, 70 9 15.5' Oeste, elev. 1050 m, 9 
marzo 1994, (estéril) F. Jiménez, A. Vélpz, D. Polanco 1 159 (JBSD). 

En los trabajos de exploraciones botánicas llevados a cabo en la Loma La 
Humeadora ubicada en la parte sureste de la Cordillera Central, se encontraron varias 
especies que se consideraban exclusivas de las lomas La Golondrina, La Sal y Alto 
de Casabito (R. García et al) 1994. Estas especies, son componentes de los Bosques 
Nublados de lo que hemos denominado unidad fitogeográfica formado por las 
lomas: Barbacoa, Humeadora, Alto de Casabito y La Sal. 



Cinnamomun alainii (C. K. Alien) Liogier 

(Estéril) F. Jiménez, M. Mejía, A. Véloz 1410 (JBSD) 



Lauraceae 



Moscosoa 9, 1997 



79 



diaetocarpus domingensis Proctor 

(Estéril) F. Jiménez, M. Mejía, A. Véloz 1418 (JBSD) 



Euphorbiaceae 



Gonocalix tretrapterus Liogier 

(Estéril) F. Jiménez, M. Mejía, A. Véloz 1416 (JBSD) 



Ericaceae 



Lyonia alainii W. S. Judd 



Ericaceae 



(Estéril) F. Jiménez, M. Mejía, A. Véloz 1406 (JBSD). 

REPUBLICA DOMINICANA: Cordillera Central: Prov. San Cristóbal: Loma 
Humeadora, bosque nublado en la cima de la Loma, compuesto por Didymopanax 
trémulas, Chaetocarpiis domingensis, Weinnmania pinnata, Wallenia apiculata, 
Lyonia alainii y numerosas especies de heléchos. 1 8-38.5' Norte, 70 9 14' Oeste, elev. 
1315 m, 21 abril 1994, F. Jiménez, M. Mejía, A. Veloz. 

Pachystachys coccínea (Aubl.) Nees Acanthaceae 
Esta especie, oriunda de Sudamérica, fue introducida a la Isla Española como 
ornamental por el contraste que tiene el verde de las bracteas y el rojo-intenso de sus 
flores. Se reporta como escapada en la República Dominicana en las márgenes de los 
rios Haina, Duey, y en algunos de sus tributarios; también aparece en las márgenes 
del Río Vallecito, en Río Limpio. Este arbusto crece profusamente, compitiendo con 
la flora del lugar, y de seguir expandiéndose como hasta ahora, en poco tiempo podría 
convertirse en una amenaza para la vegetación nativa ribereña de esos lugares. 

REPUBLICA DOMINICANA: Cordillera Central: Prov. San Cristóbal: Sabana 
Piedra aprox. 5 km al Oeste de Básima, Villa Altagracia, en las márgenes del Río Duey. 
18 9 42' Norte, 70 Q 15' Oeste, elev. 260 m, 28 mayo 1994,(H.) F. Jiménez, M. Mejía, A. 
Véloz 1480 (JBSD). Prov. Estrelleta: colonia Río Limpio, aproximadamente a 4 Km al 
sur del poblado en la base de la Loma Nalga de Maco, en las márgenes del Río Vallecito. 
19 9 14' Norte, 71 9 31' Oeste, elev. 800 ni, 15 julio 1995, (Fl.) F. Jiménez 1918 (JBSD). 

Schefflera actinophylla (End) Hanns Araliaceae 
Este arbolito es oriundo de Australia, Queensland, Filipina y la Península 
Malaya; fue introducido al país como ornamental en los años 70 por su follaje verde 
intenso. Se reproduce con facilidad por esquejes y por semillas. 

Reportamos esta especie como escapada de cultivo en el Jardín Botánico 
Nacional y en algunos sectores de la ciudad de Santo Domingo. 

En la reserva forestal del Jardín Botánico fue encontrada por Nunila Ramírez No. 
213 del 15 julio, 1995, como escapada y epífita. Las semillas son ingeridas por la 
cigua palmera, Dulus dominicus, y el ruiseñor, Mimo polyglotus, que las dispersan 
sobre troncos de campeche, Haematoxylon campechianum, almácigo, Bursera 
simar ouba, y las palmeras Livistona chinensis, Thrinax radiata y Sabal domingensis. 



80 



Moscosoa 9, 1997 



El género Calyptronoma en la Isla Española 

Recientemente salió publicado en la Revista Príncipes, 39 (3), 1995, pp. 140-15 1, 
la revisión del género Calyptronoma (Arecaceae), bajo la autoría del Dr. Scott Zona. 

Este género, exclusivo de las Antillas Mayores, está representado por tres 
especies: C. occidentalism C. plumeriana y C. rivalis. 

En la Española hasta el momento se creía tener dos especies, la C. quisqueyana 
y C. dulcís. Ahora Calyptronoma quisqueyana, considerada endémica de la Isla 
Española, pasó a ser sinónimo de Calyptronoma rivalis que se creía exclusiva de 
Puerto Rico. C. rivalis crece en la Española en las márgenes de ríos y arroyos a baja 
elevación. 

El Calyptronoma dulcís que prospera en los bosques húmedos a mediana 
elevación en Cuba y la Española, ahora pasa a ser Calyptronoma plumeriana, es 
decir, ahora tenemos dos nuevos reportes para la Española y dos nombres de especies 
que desaparecen; en la República Dominicana C .plumería fia se le conoce comúnmente 
como manada colorada. 

Como una forma de contribuir al mejor conocimiento de la distribución 
geográfica de C. rivalis y C. plumeriana en la Española, damos a conocer nuevas 
localidades que no fueron citadas por S. Zona en su artículo. 

Calyptronoma rivalis (O.F. Cook) L. H. Bailey 

REPUBLICA DOMINICANA: Cordillera Septentrional: Prov. Puerto Plata, el 
Llano, elev. 600 m, (FR) Mejía & García 1496 (JBSD), Los Haitises: la 
Manaclita,(Fl,FR) Mejía et al 1550 (JBSD), Monte Bonito, (FL,FR) Mejía et al 
35565 (JBSD), Río Comate.(FL) Zanoni & Mejía 35252 (JBSD), Arroyo Pilancón, 
elev. 100 m, (FL.) Zanoni & Mejía 16410 (JBSD). Haití: Valle de Artibonite: Dept. 
Centre, Saut d'eau, elev. 200 m, (FL.) Zanoni et al 35192 (JBSD). 

Calyptronoma plumeriana (Martius) Lourteig 

REPUBLICA DOMINICANA: Cordillera Septentrional: Prov. Duarte, Loma 
Quita Espuela, elev. 980 m, (FR.) Mejía et al 1848 (JBSD); Prov. San Cristóbal, 
Loma los 7 picos, elev. 580 m, (estéril) Mejía et al 74 1 (JBSD), Loma Mariana Chica, 
elev. 800 m, (FL) Zanoni et al 30569 (JBSD). Los Haitises: Prov. El Seibo, Monte 
Bonito, (Fl.,Fr.) Mejía et al 35577 (JBSD). Haití: Massif du Nord: Dept. Nord-Ouest, 
Le Borgne, elev. 570 m, (FL) Zanoni et al 34974 (JBSD). 



Moscosoa 9, 1997 



81 




Fig. 4. Frutos de palma Temiche, Manicaria saccifera, encontrados 
en las arenas de la duna que separa la Laguna de Oviedo y el Mar Caribe. 
Obsérvese los frutos con una, dos o tres semillas, en el centro uno sin la 
cubierta externa y otro partido. (Foto: S. Rodríguez). 



Manicaria saccifera Gaertn. Arecaceae 
Por mucho tiempo, los técnicos del Jardín Botánico Nacional "Dr. Rafael Ma. 
Moscoso" venían observando frutos similares a un coquito de 4.6 cm de diámetro 
depositados en las arenas de algunas playas de las costas dominicanas. En noviembre 
de 1995, en la duna que separa la Laguna de Oviedo, del Mar Caribe, se encontraron 
por primera vez, frutos enteros con 1-3 semillas y se determinó que éstos provenían 
de la palma Manicaria saccifera, que crece en los terrenos pantanosos en el delta del 
río Orinoco en Venezuela. Los indígenas Warao, nativos de esa zona, la llaman 
Temiche y los de habla hispana la conocen como palma cachucha de mono. El 
nombre saccifera viene debido a que los frutos se desarrollan dentro de una estructura 
similar a un saco de henequén. (Braun & Delascio, 1987). 

Los frutos flotan a través del Mar Caribe alrededor de 1 ,400 kilómetros en su ruta 
del Orinoco hasta las costas dominicanas y mucho más las que llegan hasta la Florida, 
donde también han sido encontrados. 



82 



Moscosoa 9, 1997 



Este hallazgo podría aportar luz sobre la manera de llegada a las Islas del Caribe 
de numerosas especies, cuyos parientes cercanos habitan en otras regiones del globo 
y cuya distribución constituye un enigma para los fitogeógrafos. 

REPUBLICA DOMINICANA: Península de Barahona: Prov. Barahona: Oviedo: 
en la orilla de la Laguna de Oviedo, lado sureste hacia el mar Caribe: Zona con 
abundante Thrinax, Sabal, Eugenia, en las áreas abiertas hay Cyperaceae y Poaceae. 
17 9 47.5' Norte, 7 1-20' Oeste, 26 noviembre 1995, R. García, M. Mejía, S. Rodríguez 
6061 -A (JBSD). 

Especies nuevas publicadas por otros autores 1992-1995 

Tabebuia myrtifolia var. myrtifolia. Bignoniaceae 
Flora Neotrópica, Monograph 25 (II), 2 1 9-220, 1 992. Esta especie fue colectada por 
Rugel en la provincia de Matanzas (Cuba) y posteriormente publicada por Grisebach 
como Tecoma myrtifolia Griseb en la Mem. Am. Acad. Arts Sci., n, s., 8:524, 1862. 

Años más tarde, numerosos botánicos encontraron esta especie en el oriente de Cuba 
y en agosto de 1985 los botánicos dominicanos la hallaron en la Isla Beata, ubicada en 
la región Suroeste de la República Dominicana. Este hallazgo podría indicarla relación 
fitogeográfíca existente entre el Este de Cuba y el Oeste de la Española. 

Tabebuia myrtifolia var. petrophyla Bignoniaceae 
(Greenman) A. Gentry. 

Hora Neotrópica, Monograph 25(11) 219-220,1992. 
Nueva variedad para la Española y Cuba. 

Miconia santanana Judd & Skean Melastomataceae 
Brittonia:46(2); 99-104.1994. 

Un nuevo arbusto descrito para la Cordillera Central, República Dominicana. 

Miconia howardiana Judd, Salzman & Skean Melastomataceae 
Brittonia: 47(4); 414-421.1995 

Nueva especie para la Sierra de Bahoruco, República Dominicana. 

Cestrum milciomejiae T. Zanoni Solanaceae 
En las notas de la Hora de la Española V publicado en el volumen 64, número 
4 de los Annals of Carnegie Museum of Natural History, Pittsburgh, USA, trae la 
descripción del Cestrum milciomejiae nuevo para la Ciencia. Este arbusto de 3 m de 
altura, con flores rojo-vino, muy vistosas presenta una distribución restringida a los 
remanentes de los Bosques Nublados de las lomas Los Rodríguez y Barbacoa de la 
Coordillera Central, al norte de la Provincia Peravia, República Dominicana. 



Moscosoa 9, 1997 



83 



Literatura Citada 

Bailey, Hyde Liberty. 1976. Hortus Third: A council dictionary of plants cultivated 

in the United States and Canada / Macmilla Publishing Company 13050. 
Barneby R.C. & T.A. Zanoni, 1989. Las Acacias (Acacia mimosaceae) de la 

Española: dos nuevas, una mejor descrita y una clave para todas las indígenas así 

como las cultivadas. Moscosoa 5: 4-27. 
Braun, A. & F. Delascio Chitty, 1987. Palmas autóctonas de Venezuela y de los 

países adyacentes, 156 pp. 
García, R., Mejía, M. , Zanoni, T., 1 994. Composición florística y principales asociaciones 

vegetales en la Reserva Científica Ebano Verde, Coordillera Central, República 

Dominicana. Moscosoa 8: 86-130. 
Hoyos, J. F., 1989. Frutales de Venezuela, Sociedad de Ciencias Naturales, La Salle, 

Caracas, Venezuela, 375 pp. 
Jiménez, José de Js. 1966. Suplemento No. 1 al Catalogus Florae Domingensis del 

Prof. Rafael M. Moscoso, Universidad de Santo Domingo, República Dominicana, 

278 pp. 

Liogier, A. H. 1982. La Flora de la Española Vol. I.Universidad Central del Este, San 

Pedro de Macorís, República Dominicana, Ser. Ci. 12, 317 pp. 
. 1985. Descriptive Flora of Puerto Rico and adjacent Island, Vol. I. Editorial de 

la Universidad de Puerto Rico, Puerto Rico, 352 pp. 
_. 1986. Novitates antillanae, XII. Phytologia 6 1 : 359-360. 
. 1991. La Flora de la Española V. Universidad Central del Este, San Pedro de 

Macorís, República Dominicana, Ser. Ci. 26, 398 pp. 
Mejía, M. 1994. Una nueva especie de Tabebuia (Bignoniaceae) para la Isla 

Española. Moscosoa 8: 18-22. 
Ramírez, Nunila A. 1994. Florula y vegetación de la reserva del Jardín Botánico 

Nacional "Dr. Rafael M. Moscoso" (Tesis de grado) Universidad Autónoma de 

Santo Domingo, 106 p. 
SEA, 1994: Reconocimiento y Evaluación de los Recursos Naturales de Loma 

Barbacoa, Santo Domingo, República Dominicana. 
SEA, 1995: Reconocimiento y Evaluación de los Recursos Naturales de la Loma 

Humeadora, Santo Domingo, República Dominicana. 
Uhl, N. W. & J. Dansfield, 1987. Genera Palmarum, a Classification of Palms, Based 

on the Work of H. E. Moore, Jr., The L. h. Bailey Hortorium and International 

Palm Society, 610 pp. 
Zanoni, T. & García R., 1995. Notes on the Flora of Hispaniola. Annal of Carnegie 

Museum vol. 64, (4) 255-265. 



Moscosoa 9, 1997, p.p. 84-1 16 



LA FLORA Y LA VEGETACION DE LA LOMA BARBACOA, 
CORDILLERA CENTRAL, REPUBLICA DOMINICANA 

A. Guerrero, F. Jiménez, D. Honer & T. Zanoni 

Guerrero A. y F. Jiménez (Jardín Botánico Nacional, Apdo. 21-9, Santo 
Domingo, Rep. Dominicana; T. Zanoni (The New York Botanical Garden, Bronx, 
NY 10458-5126, USA); D. Hóner (Emser str. 19, 12051 Berlín, Alemania). La 
Floray la Vegetación de Loma Barbacoa, Cordillera Central, República Dominicana. 
Moscosoa 9: 84- 1 1 6. 1 997. Se describen la flora y la vegetación de Loma Barbacoa 
en la parte sur de la Cordillera Central y se incluye una lista de las especies 
encontradas en la zona. Dos nuevas especies de Solanaceae fueron encontradas en 
la montaña, Cestrum milciomejiael '. Zanoni y Solanum sp. nov., aún no descrita. 
También se reporta el bosque más extenso de la isla de Magnolia domingensis. Se 
hacen algunas consideraciones sobre su relación fitogeográfica con otras zonas de 
la Cordillera Central. 

The flora and vegetation of Loma Barbacoa are described, including a check 
list of the species found in the area and the report of two new species of Solanaceae, 
Cestrum milciomejiae T. Zanoni and a still undescribed species of Solanum. Also 
the most extensive forest of Magnolia domingensis remainding in Hispaniola, was 
found in this mountain. Some considerations about the fitogeographic relation 
ships with some other zones of Cordillera Central are discussed. 



Introducción 

La Loma Barbacoa es una de las montañas sureñas más altas (1715 m) de la 
Cordillera Central, localizada entre las coordenadas: 18 Q 21*-18* 28' N y 70* 19'-70 
22' O (hoja topográfica La Montería 6171-III). Esta loma está ubicada en la parte 
norte del municipio de Baní, Provincia Peravia. La vertiente noreste forma parte de 
la cuenca del río Nizao; por lo que constituye uno de los límites de la zona de manejo 
especial comprendida entre los embalses de las presas de Valdesia y Aguacate, no 
obstante Loma Barbacoa está considerada actualmente en la categoría de manejo, de 
Reserva natural estricta con el nombre de "Erik Leonard Ekman", en honor a este 
botánico sueco, mediante el decreto #233 de fecha 3 de Julio de 1996. 

La geología de loma Barbacoa es muy compleja. La parte más alta está formada 
por rocas calizas del terciario correspondientes al período Eoceno inferior. En la 
parte media sureste y al norte del firme se encuentran rocas magmáticas y volcano 
sedimentarias del Cretácico superior originadas en el arco de islas(DGM-BR 1991). 
La geomorfología de la zona limita severamente el uso de sus suelos para la 



Moscosoa 9, 1997 



85 



agricultura. Debido a la accidentada topografía las pendientes son extremadamente 
inclinadas (30-40%); por lo que sus suelos son muy susceptibles a la erosión, además 
debido a la naturaleza y el tipo de roca sedimentaria de la parte alta (roca caliza) los 
suelos son de textura ligera y moderadamente ácidos. Estos suelos son recomendados 
por tanto para cultivos permanentes como el café y para uso forestal solamente. 

Impacto 

La población humana de las zonas aledañas a la loma Barbacoa era, en 198 1 de 
Ca. de 3000 habitantes, distribuida en 1 1 secciones y parajes rurales ubicados en las 
laderas norte y sur (Polanco, 1994). Esta población fluctúa según la cosecha de café, 
principal cultivo de la zona. Durante el tiempo de zafra (noviembre -marzo) hay 
mayor actividad, ya que llegan jornaleros desde San Cristóbal o Baní según la 
ubicación del paraje donde se realice la cosecha. El cultivo de café sólo se extiende 
hasta Ca. de 1000 m porque por encima de esa altura no es productivo por razones 
climáticas. En las zonas altas los campesinos siembran víveres, principalmente 
yautía (Xanthosoma sp.) y zanahoria {Daucus carota); entre otros, a veces en 
pendientes de más de 35%. Una comparación de los fotomapas elaborados en base 
a las fotografías aéreas de 1946-47 y de 1983-84 (Fig.l), muestra la drástica 
reducción de que ha sido objeto la cobertura boscosa de loma Barbacoa; de ca. de un 
90% en 1946 a Ca. de 50% en 1983. No se puede afirmar que esta reducción se deba 
del todo al impacto de la agropecuaria (cultivos y ganadería) sino que también es 
producto en parte del efecto de fenómenos naturales como huracanes y de 
deslizamientos en tiempos de lluvias torrenciales. (Fig. 1) 

Metodología 

Para inventariar la flora y describir la vegetación de Loma Barbacoa se 
realizaron 3 viajes de campo, el primero de los cuales fue del 21 al 23 de febrero, el 
segundo del 16 al 19 de marzo, y el tercero del 27 al 29 de abril de 1993. 

Se trató de cubrir la mayor superficie posible en el inventario para tener 
información suficiente sobre la flora y la distribución y extensión de los tipos de 
vegetación que se encuentran en la montaña. En los dos primeros viajes de campo 
se cubrió un transecto altitudinal por encima de 1300 m, en dirección norte-sur, 
cruzando el firme de la loma, al oeste del punto más alto, a 1700 m (Fig 2). El tercer 
viaje se hizo hacia una de las estribaciones laterales de la loma situada por encima 
del poblado de Cañaveral, a 1400 m. 



Mo sco so a 9, 1997 



87 



En los transectos realizados se anotaron las características de la vegetación, 
dominancia por número de individuos o cobertura y la distribución de las especies. 
Además, se hicieron observaciones detalladas de las especies colectadas como son 
forma de vida, dominancia en el bosque, fenología y estrato al que pertenece. La 
caracterización de los tipos de vegetación se hizo atendiendo a los criterios de Hager 
&Zanoni(1993). (Fig. 2). 

La información del viaje a la ladera suroeste de la loma (El Guineal, Cerro Prieto) 
levantada por el equipo del Jardín Botánico Nacional de Santo Domingo en el año 
1982, recogida en el libro de Registro de colección #5 de T. Zanoni (pág. 191-205) 
ha sido incorporada a este informe. 

El primer juego de las muestras de este inventario está depositado en el herbario 
del Jardín Botánico Nacional Dr. Rafael M. Moscoso (JBSD). Los duplicados se 
encuentran en diferentes herbarios de Estados Unidos y Europa, según prioridades 
de intercambio del JBSD. Los datos se encuentran asentados en el libro de Registro 
de colección #1 de Francisco Jiménez y el #1 de Angela Guerrero. 




Fig. 2. Rama de Magnolia donúngensis, especie endémica, abundante en la Loma Barbacoa. 



88 



Moscosoa 9, 1997 



Hidrografía y clima 

La loma Barbacoa se encuentra en una de las áreas más lluviosas de la parte sur 
del país. En esta zona nacen numerosos arroyos y cañadas, las cuales alimentan con 
sus aguas el cauce del río Baní, en la parte oeste-suroeste de la loma y del río Nizao, 
que limita la loma en su parte este-nordeste. 

En el área de estudio nacen el río Maniel y los arroyos Las Golondrinas y Arroyo 
Calimete (que desaguan en el río Baní) y los arroyos Arenoso y Santa Cruz afluentes 
del río Nizao. En la cuenca del río Nizao se han construido tres presas de gran 
importancia nacional como sistema hidroeléctrico para el abastecimiento de agua a 
la ciudad capital y también para regadíos en la región. 

Sobre la extensa superficie de los embalses de las presas se produce una 
considerable evaporación permanente de agua, como se ve en la madrugada, cuando 
las neblinas de las zonas bajas se acumulan como una alfombra de nubes, la cual 
comienza a ascender con los primeros rayos del sol. Así, se observa que la cima de 
muchas lomas altas del área solamente raras veces aparecen sin su corona de nubes, 
condiciones ideales para el desarrollo de bosques nublados. Tomando en cuenta 
datos de estaciones climáticas cercanas, se estima que la precipitación por lluvia es 
alrededor de 2,000 mm/año. Además la condensación de la neblina debe ser bastante, 
pero no se puede ni siquiera estimar esta parte. El tiempo más lluvioso comienza en 
marzo-abril y termina en octubre/noviembre. En este período, las montañas casi 
siempre están envueltas en nubes, mientras que en el tiempo "frío" (diciembre, enero 
y febrero) los días nublados son menos frecuentes. 

Aparte de nuestras mediciones de clima (tabla I y II), no se conocen hasta hoy 
más datos climatológicos de la Loma Barbacoa, son pocos, ya que resultan de las 
mediciones de 10 días correspondientes a los meses febrero, marzo, y abril del año 
1993. Los datos muestran la alta humedad relativa del aire (frecuentemente entre 90 
y 100%) en la zona y una estabilidad notable de la temperatura, causada por la misma 
humedad, pués el aire húmedo absorbe la radiación térmica del ambiente mucho 
mejor que el aire seco, reduciendo así el calentamiento por el sol y de igual modo el 
enfriamiento en la noche. Según nuestras observaciones 5 .5 -C fue la fluctuación más 
grande de la temperatura durante días/noches nublados, mientras que en días 
soleados se notó una diferencia de 17.5 9 C entre las temperaturas máximas y 
mínimas. Dada la exposición general de la Loma Barbacoa, huracanes (como el 
"DAVID" en 1979) deben haber producido drásticos impactos sobre la vegetación. 



Moscosoa 9, 1997 



89 



Tabla I 

Temperaturas mínimas y máximas en la Loma Barbacoa 





A T TI TD A 

msnm 


TI?MP \4 T\í 
ilMVlr. 1V11ÍN. 

sp 


TI?lV/fP MAY 


23./24.02.1993 


1350 


13.0 


18.5 


24./25.02.1993 


1350 


13.5 




16./17.03.1993 


1300 


13.5 


17.0 


17./18.03.1993 


1300 


14.0 


16.0 


18./19.03.1993 


1300 


13.0 




27./28.04.1993 


825 


15.5 


32.0 


28./29.04.1993 


825 


16.0 





Tabla II 

Temperatura y humedad del aire 
en el transcurso de tres días en la Loma Barbacoa 



ALTURA FECHA /HORA TEMP. HUMEDAD 

msnm 2 C RELATIVA 



(%) 


1300 


17.3.1993/ 07:30 


14.0 


98 


1690 


13:45 


13.8 


99 


1300 


16:15 


15.2 


95 


1300 


18:00 


15.6 


86 


1300 


20:00 


15.6 


93 


1300 


18.3.1993/07:00 


14.6 


91 


1300 


09:20 


15.7 


98 


1300 


12:00 


15.7 


99 


1300 


15:00 


15.8 


98 


1300 


17:30 


15.0 


100 


1300 


18:30 


15.6 


99 


1300 


19.3.1993 / 06:30 


14.4 


86 


1300 


08:40 


15.5 


91 


1300 


09:30 


15.6 


96 



90 



Moscosoa 9, 1997 



La flora de la Loma Barbacoa y sus relaciones fitogoegráficas 

En el área estudiada se encontraron 350 especies pertenecientes a 86 familias de 
Spermatophyta (Angiospermae y Gymnospermae) y 36 géneros de Pterydophyta 
(heléchos y plantas aliadas). El porcentaje de las Trachaeophyta endémicas es de 
24%, si se incluyen las Pteridophyta, y 30% sin incluir dicho grupo, el cual representa 
más o menos 24.2% de la flora vascular del área. 

De las Spermatophyta, la familia mejor representada es la Orchidaceae con 43 
especies de las cuales cinco son endémicas de la Española; le siguen las familias 
Solanaceae (15 especies/7 endémicas), Asteraceae ( 1 5/4), Rubiaceae ( 1 3/3) y Gesnericeae 
(10/8). Esta última familia presenta el mayor porcentaje de endemismo por familia (a 
nivel de isla), y muy probablemente haya que añadir a las endémicas una especie del 
género Gesneria aún no descrita. De la familia Solanaceae siete especies, de un total de 
15, son endémicas para la Española y dos de ellas son nuevas para la ciencia: Cestrum 
milciomejiae T. Zanoni (Zanoni & García 1995), y Solatium sp. nov (no descrita). 

Con respecto a la pteridoflora, los heléchos y aliadas alcanzan un número de 85 
especies en un área aproximada de 4 Km 2 , lo cual comparado con la Reserva 
Científica Ebano Verde (23. 1 Km 2 ) con 108 especies (García et al. 1994), denota una 
alta diversidad de este grupo de plantas en Loma Barbacoa. 

Loma Barbacoa es una localidad poco conocida por los botánicos; ni siquiera E. 
L. Ekm an (1883-1931) herborizó en esta loma. Aparte de este estudio, sólo se había 
colectado allí en una ocasión previa, en el año 1982. La Loma Barbacoa constituye 
una unidad fitogeográfica particular dada su altura, la extensión de sus estribaciones 
laterales y su relativo aislamiento con respecto a las demás montañas de esta parte 
de la Cordillera Central (Sierra de Ocoa, firme de Banilejo, Plan de Jigüey etc.), ya 
que está localizada bastante al sur. 

Fitogeográñcamente hay que destacar algunos casos interesantes: se encontró en la 
Loma B arbacoaPinguicula casabitoatia, antes conocida de Casabito (Reserva Científica 
Ebano Verde) y de loma Los Rodriguez que forma parte del mismo sistema de Loma 
Barbacoa. Otro hallazgo es Picramnia dictyoneura, la cual antes sólo se había colectado 
en Casabito y la Loma del Rancho, y de la cual tampoco se conocían los frutos de tamaño 
normal sino pequeños. Magnolia domingensis (fig.2 ), que hasta 1983 sólo se conocía 
de Haití, según reporte de Ekman, se reportó en ese año para loma Los Rodriguez (Mejía 
et al. 1994). En la ladera sureste y parte de la cima de la loma estudiada se encuentra el 
bosque más extenso de esta especie, encontrado hasta ahora. 

También una Asclepiadaceae aún no determinada, del género Gonolobus de la 
cual hay pocas muestras en el herbario (JBSD), y una especie del género Rondeletia 
(Rubiaceae) que, hasta ahora, no coincide con ninguna de las muestras registradas 
en el herbario JBSD. 



Moscosoa 9, 1997 



91 



Esta síntesis de la flora muestra objetivamente la peculiaridad fitogeográfica de 
Loma Barbacoa, aunque también muestra su innegable vínculo con la Paleoisla 
Norte, sobre todo con la zona de Casabito y Sierra de Ocoa. 

Descripción de la vegetación 

Varios tipos de vegetación conforman el paisaje boscoso de Loma Barbacoa, los 
cuales se presentan según el gradiente altitudinal y la orientación en las diferentes 
vertientes. También la influencia humana ha dado como resultado un complejo 
mosaico de vegetación que a veces es difícil de clasificar; formado por el bosque que 
originalmente crece en la zona y por la vegetación de sucesión. La zona de interés 
botánico de la loma en cada vertiente herborizada comienza a la altura hasta la cual 
ha llegado la agricultura migratoria en esta área (1000-1300 m). La secuencia 
altitudinal de diferentes tipos de vegetación es como se muestra en la (Fig. 3 ). 

l.-Bosque Latifoliado de sitios perturbados o Bosque de transición. 

Este tipo de vegetación se encuentra entre los 1000-1350 m aproximadamente, 
sobre todo en las cuchillas de la ladera Norte y también en la sur, donde ha sido más 
impactado. Los actuales límites altitudinales seguramente no corresponden a la 
distribución original de este tipo de bosque, debido al alto grado de alteración que 
han sufrido por el impacto de la agricultura migratoria. 

En el primer estrato arbóreo del bosque de transición en el lado Norte se citan: 
Alchornea latifolia y Brunellia comocladifolia, las cuales dominan en abundancia y 
son muestras de la perturbación (May 1994), ya natural, ya también por impacto 
humano. Además se hallan presentes: Myrsine coriácea y Styrax ochraceus. De la 
especie Didymopanax tremulus (característica del bosque nublado) se observó un 
sólo árbol en el bosque de transición. El segundo estrato arbóreo está compuesto en 
su mayoría por plantas leñosas aunque de tamaño arbustivo (juveniles), que 
posiblemente representen con más fidelidad la composición específica de este tipo 
de bosque; entre ellas están: Zanthoxylwn bifoliatum,Mdiosma impressa, Coccoloba 
wrightii, Dina maestrensis, Pithecellobiwn cf. arboreum y varias especies de 
heléchos arborescentes. En el segundo estrato las especies que muestran la alteración 
son: Citharexylwn caudatum y Psychotria berteriana, entre otras. 

Entre los arbustos se listan: Cestrum coelophlebium, C. inclusion, C. milciomejiae, 
Barleriola inermis, Solatium crotonoides, Gyrotaenia sp. y Mecraniuni sp. Las lianas 
están representadas por Mar cgr avia rubra, Vaccinium racemosum, Anipelocissus 
robinsonii, Valeriana scandens, Rajania sp. y Arthrostylidium sarmentoswn. Esta 
última especie es característica de bosques menos densos y se encuentra frecuentemente 
en sitios más o menos abiertos, como al lado de caminos en claros del bosque. 



92 



Moscosoa 9, 1997 



•2 




e¿ .5 
PU I 



Moscosoa 9, 1997 



93 



En la ladera sureste se encontraron, subiendo arriba del poblado de Cañaveral, 
Sideroxylon domingense y Chrysophyllum argenteum, ambas de gran porte (S. 
doming ense alcanza hasta 25 m de altura). Meliosma recurvata se encontró en la 
ladera Norte de la loma, pero ya en el manaclar propiamente dicho. 

2.- Bosque nublado de Prestoea montana o Manaclar 

En la vertiente Norte de Loma Barbacoa crece uno de los manaclares más 
grandes del país (Fig. 4); tal vez supera en extensión a los de la Loma Remigio (Sierra 
de Bahoruco) que son bastante extensos (Guerrero, 1993). Los Manaclares de Loma 
Barbacoa se extienden altitudinalmente desde 1350 m hasta 1600 m en el norte, y 
desde 1440mhasta 1600menel sur, aunque las primeras manadas aparecena 1050 
m . La superficie ocupada por este bosque se halla reducida en tamaño, probablemente 
debido al efecto de la agricultura migratoria y de los huracanes. Dentro del bosque 
en sí se encuentran claros con vegetación de sucesión (véase lista de plantas, 
localidad B), cuya presencia podría deberse también a tala de manadas para hacer 
tablas para construir viviendas o reemplazar el bosque por conucos y potreros. 

El suelo de este manaclar tiene una profundidad de hasta 40 cm, en algunos sitios 
y siempre esta muy húmedo. Las raíces se observaron hasta una profundidad de 2.5 m. 
En la pendiente norte la densidad de troncos de manada se hace mayor hacia la altura 
de 1500 m y la altura de los tallos alcanza 10 m en promedio, pero se observaron 
ejemplares de hasta 20 m. También se observaron ejemplares en diferentes estadios de 
crecimiento: Plántulas (abundante regeneración), juveniles y adultos de gran tamaño. 

La composición de las latifoliadas asociadas al manaclar varia según diferentes 
factores, tales como la exposición e inclinación de la vertiente, altura y grado de 
perturbación. Por ejemplo, Didymopanax tremulus se observa a partir de 1450 m y 
su densidad de población va variando conforme aumenta la altura. Otras especies 
arbóreas asociadas son Ocoteafoeniculacea, O. leucoxylon, Weinmannia pinnata, 
Meliosma impressa y Dina maestrensis. También se observaron, desde arbustivos 
hasta arborescentes, individuos de Trema micrantha y Magnolia domingensis, 
ambas en claros más comúnmente (la última sobre los 1550 m de altura). 

Los heléchos arborescentes son uno de los componentes más abundantes del 
manaclar. En la vertiente norte se notan sobre todo Cyathea insignis, que alcanza 
hasta 5 m de altura y 30 cm de circunferencia. C. insignis es la especie de Cyatheacea 
más abundante desde 1400 hasta 1620msnm. C.furfuracea crece desde lOOOmsnm 
hasta la cima y es más común en zonas clareadas y en las orillas del manaclar. C. 
fulge uses rara en esta vertiente. C. minores más abundante hacia el firme sobre 1500 
msnm, donde también crecen, C. insignis y C. abbottii, esta última bastante rara en 
ambas vertientes. C. minor alcanza una altura entre 6-7 m y circunferencia hasta 30 
cm. C. urbanii se encuentra desde 1300-1500 msnm, en ambas vertientes, más 



94 



Mo seo so a 9, 1997 




Fig. 4. Vista de un denso Manaclar con algunos árboles latifoliados dispersos. 



comúnmente en claros y orillas del camino, y se caracteriza por tener poca altura. C. 
urbanii y C. abbottii son endémicas de los bosques nublados de la Española. 

La vegetación más típica asociada a los manaclares la constituyen los arbustos 
y herbáceas, sobre todo las epífitas. Un arbusto bastante común en ambas vertientes 
es Picramnia dictyoneura, además son frecuentes: Cestrum milciomejiae, Solatium 
sp nov. (Ined.), Solatium crotonoides, Ilex repanda e /. tuerckheimii, Fuchsia 
triphylla, F. pringsheimii, Allophyllus crassinervis, Polygala fuertesii y 
Rithydophyllum grandiflorum son menos abundantes. 

Comparando la lista de plantas de este inventario con los datos de colección de 
Zanoni et al. del año 1982, en la vertiente suroeste, subiendo por el poblado de El 
Guineal, (libro de herbario #5 de Zanoni), se observa que la vegetación asociada al 
manaclar es más o menos la misma; sobre todo coinciden las arborescentes, 
Tabebuia vinosa, Hex repanda, Anthirhea oligantha y Meliosma impressa. En 
cuanto a los arbustos e hierbas, se nota cierta diferencia en la composición de 
especies. Por ejemplo, se encontraron, del lado del Guineal, Solatium pyrifolium, S. 
rugosum, Begonia domingetisis, Gesneria viridiflora, Tournefortia bicolor, Loasa 
plumieri, Liabum subacaule, Hypericum sp., que no han sido observados por la 
subida del Cañaveral. 



Moscosoa 9, 1997 



95 



El manaclar que está por encima del poblado del Cañaveral (localidad H en la 
lista) es un bosque que parece estar muy expuesto a la acción del viento de modo que 
se pueden notar los estragos producidos por ventarrones y huracanes (más o menos 
recientes como David en 1979 u otras tormentas). Una muestra de ésto la constituyen 
la cantidad de troncos doblados y tumbados, entre ellos un árbol grande de 
Didymopanax tremulus. En el claro producido por la caída de ese árbol se observa 
el crecimiento de la vegetación de sucesión: Alchornea latifolia, Trema micrantha, 
Psychotria pubescens, Odontosoria sp., Baccharis myrsinites, entre otros. También 
se nota Magnolia domingensis. Hasta ahora esa es la única localidad del área 
estudiada donde las especies Danaea urbanii (helécho) y Psychotria pubescens 
fueron colectados. Además, se colectó aquí Solatium sp. nov. (Ined.), una de las 
especies nuevas, aún no descrita. 

3.- Bosque Nublado de Didymopanax tremulus (Palo de Viento) 

Este tipo de vegetación se observa muy bien en la vertiente sureste. La principal 
especie asociada es Magnolia domingensis en ambas vertientes. La abundancia 
relativa de ambas especies varía según la exposición de la vertiente, lo que determina 
el impacto del viento. 

El bosque de Palo de Viento se extiende en ambas vertientes norte y sureste, entre 
1 600- 1 700 msnm, incluyendo depresiones en la cima de la loma. En la vertiente norte 
el manaclar es tan denso y extenso que casi no se nota la transición al bosque de Palo 
de Viento. Los primeros árboles de esta especie se observaron a 1470 msnm, con un 
tamaño de 30 m de altura por 130 cm de diámetro (DAP). Observando la pendiente 
norte en panorámica, se nota que el Didymopanax tremulus es emergente sobre la 
vegetación, con una altura promedio de 20 m y más. Los árboles viejos de esta 
especie tienen una frecuencia de ca. 5 ind./100 m 2 en esa zona. 

En la vertiente sureste, los primeros árboles de Palo de Viento aparecen por 
encima de 1550 m (casi 100 m más alto que en la vertiente norte); específicamente 
se midió uno de más de 1 50 cm de DAP sobre el que había gran cantidad de epifíticas. 
En el bosque de mayor densidad y mayor tamaño (alcanzando hasta 20 m de altura) 
de D. tremulus, que comienza a partir de 1600 m, disminuye la presencia de 
Magnolia domingensis. En ese punto se observan algunas especies que no fueron 
observadas en zonas más bajas, como son: Myrsine cf. magnolifolia, Miconia sp. y 
Rubus eggersii. 

En la cima de la loma por encima de 1700 m, el bosque de Didymopanax 
tremulus se halla localizado en unas depresiones cuyo origen no se conoce y por lo 
menos dos de ellas (una visitada por nosotros, la otra según el reporte de nuestros 
guías) se han llenado de agua formando lagunas debido posiblemente a la 
impermeabilización del suelo por la sedimentación desde las laderas que rodean las 



96 



Moscosoa 9, 1997 



depresiones. La laguna visitada por nosotros se encuentra a una altura de 1 700 msnm 
y el agua de la misma tiene un pH entre 5 . 5 y 6.0. Este pH ácido indica la gran cantidad 
de ácidos huminos que contiene esta agua, debido a condiciones anaeróbicas y a la 
acumulación de materia orgánica en descomposición, arrastrada por el agua que se 
escurre hasta la depresión, formando así la laguna. 

4.- Bosque Nublado de Magnolia domingensis 

El bosque de M . domingensis se observa en la vertiente sureste , entre 1440- 1 700 
m (primer ejemplar a 1400 m). En la vertiente norte ocupa la zona más alta, entre 
1550-1700 m (primer ejemplar visto a 1520 m), la especie dominante es también 
Magnolia domingensis, aunque Prestoea montana es una de las especies asociadas 
a este bosque al igual que el Didymopanax tremulus. Al parecer, la capacidad 
competetivadeMa^/í<9//a es mayor en las pendientes soleadas del sur en comparación 
con las del norte. Así, baja casi 100 m más en el sur que en el norte restringiendo el 
manaclar a zonas más bajas. Varios autores han encontrado que las especies de 
Magnolia en el Caribe son favorecidas por condiciones semejantes a las que 
prevalecen en la ladera sur de Loma Barbacoa (Weaver 1987, Martínez & Cuevas 
1988, Mejía 1990, Guerrero 1993, García et al. 1994). 

En el lado norte a partir de 1550 m (límite inferior), se observan remanentes del 
bosque de ébano alterado posiblemente por huracanes y por el hombre al quemar para 
hacer potreros y mantenerlos en base al "chapeo". Por encima de 1500 m se nota la 
regeneración de vegetación de sucesión más leñosa que la del potrero. La especie 
dominante en ese potrero es Magnolia domingensis, cuyos árboles alcanzan de 8-10 
m de alto con brotes nuevos desde la base del tronco hasta la copa, la cual es irregular 
y desparramada. 

Otras especies arbóreas que abundan en esa parte del bosque son: Haenianthus 
salicifolius var. obovatus, que en otras áreas también se encuentra asociada a 
Magnolia pallescens (Martínez & Cuevas 1988, García et al. 1994). Además, 
aparecen Prestoea montana y Dina maestrensis, la última alcanza hasta 6 m. La 
mayoría de las especies arbóreas teman un tamaño arbustivo aproximado de 4 m de 
alto al momento de ser colectadas; entre ellas las más comunes son: Citharexylwn 
caudatum, Myrsine coriácea, Tabebuia vinosa, Trema micrantha, Didymopanax 
tremulus (juveniles). Otros arbustos propiamente dichos son: Ce strum milciomejiae, 
C. inclusum, C. coelophlebium, C. azuence, Solanum crotonoides, Buddleja 
domingensis, Picramnia dictyoneura, entre otras. Pothomorphe peltata y Bocconia 
frutescens, cuya dispersión podría serfavorecidaporlapresenciadel ganado vacuno, 
ya que han sido observadas en otros potreros en zonas altas de la Sierra de Bahoruco 
(Guerrero 1993). 

Es posible que antes de la perturbación en las zonas un poco más abajo de los 



Moscosoa 9, 1997 



97 



1440 m, existiera un bosque latifoliado de transición a bosque nublado de Magnolia 
domingensis. La presencia de Dina maestrensis, Coccoloba wrightii y Weinmannia 
pinnata podría apoyar este punto de vista. 

A 1540 m, del lado sur, se observa que el bosque de Magnolia es más denso en 
la ladera oeste. Dentro del bosque, Prestoea montana es muy común. A los 1560 m. 
aproximadamente, a pesar de la lenta recuperación el bosque de ébano aún muestra 
signos de alteración, tales como la abundancia de Gleichenia bifida y de lianas como 
Chasquea abietifolia, y también la escasa presencia de epifíticas. A partir de ese 
lugar alterado aparecen Leandra lima y Coccoloba pauciflora. Entre las pocas 
epifíticas se citan Pinguicula casabitoana (Fig. 5) y especies de heléchos de los 
géneros Hymenophyllum y Grammitis. Ya a los 1580 m aumenta el número de 
árboles de Didymopanax tremulus, y por lo tanto, aumenta la cantidad de epífitas y 
otros géneros de herbáceas no vistos en zonas más abajo como: Ranunculus 
recurvatuSy Gesneria sp., Elaphoglossum. y Epidendrum, 




Fig. 5. Pinguicula casabitoana, especie endémica, rara y una de las pocas plantas carnívoras en la 
Española. 



98 



Moscosoa 9, 1997 



5.- Vegetación achaparrada de la cima con árboles emergentes 

Casi todo el pequeño llano, en forma de depresión, de la parte alta está ocupado 
por una vegetación achaparrada aunque rodeado de vegetación arbórea de tamaño 
normal, principalmente Magnolia domingensis y Didymopanax tremulus, con un 
dosel intermedio de heléchos arbóreos, principalmente Cyathea insignis, C. minor 
y C. abbottii. Ya señalamos que en los huecos existe bosque de Didymopanax 
tremulus y se describió en el acápite correspondiente. 

En el bosque achapanado son comunes: Baccharis myrsinites, Dina maestrensis, 
Myr sine coriácea, Weinmarmia pinnatajlex repanda, Cyrilla racemiflora, Citharexylwn 
caudatum y Magnolia domingensis. Todas las especies mencionadas son leñosas y a 
excepción de Baccharis, alcanzan tamaño arbóreo en otras condiciones. La altura 
máxima que han alcanzado aquí es de 5 m, en el mejor de los casos, como es el de 
Magnolia domingensis, pero la mayoría oscila entre 2.5 - 3 m altura máxima, a pesar de 
que algunos árboles de Didymopanax y Meliosma sobresalen como emergentes. Otras 
especies leñosas del bosque achaparrado son: Antirhea oligantha, Clusia clusioides, Ilex 
tuerckheimii, Leandra lima, Poly gala fuertesii, Gyrotaenia sp. yPicramnia dictyoneura. 
(Fig.6). Entre las hierbas están: Pilea setigera, Lantanopsis hoffmanii, Zeugites 
americana, Lophosoria quadripinnata y varias especies de Ly cop odium. 

En fotografías aéreas del año 1964 puede verse bien claro que en toda la cima 
había una vegetación bastante tupida de porte mediano con árboles emergentes de 
aproximadamente 10 m de alto. La vegetación achaparrada ahora es mucho más 
abierta que lo que se observa en dichas fotografías y se encuentra en la parte más o 
menos central de la meseta de la loma. Esta diferencia se podría confirmar si hubiese 
buenas fotos de loma Barbacoa del año 1984; pero en las que hay disponibles aparece 
la misma cubierta de nubes. 

Una de las hipótesis para explicar el porte bajo de la vegetación en la parte central 
del llano de la cima es la de que ese bosque puede haber sido afectado por huracanes, 
como el David de 1979, el cual impactó directamente en toda la costa Sur, entre punta 
Palenque y la Bahía de Ocoa, y atravesó la Cordillera Central justamente sobre la 
Sierra de Ocoa. Esto concuerda con lo que dicen los campesinos sobre el paso de este 
meteroro por la zona y con nuestras observaciones en los viajes de campo. 

En la meseta de la cima, el suelo está saturado de agua, contiene poca materia 
orgánica, y tiene una matriz de color crema-amarillento, probablemente acidulada, 
puesto que la roca madre es caliza del período Eoceno. En caso de ser un bosque en 
recuperación después de un impacto fuerte, el crecimiento lento de las plantas puede 
deberse a stress fisiológico. Esto es debido a la saturación de los suelos por el agua, 
así como su falta de oxígeno por la poca ventilación, lo cual sumado a la lenta 
descomposición de materia orgánica en los suelos por las frescas temperaturas de la 
zona, no propicia un desarrollo adecuado de las raíces. Además, por la alta humedad 
del aire hay poca transpiración de las plantas y así poca asimilación. 



Moscosoa 9, 1997 



99 



Las principales causas del porte bajo de la vegetación, sobre todo en caso de un 
bosque en recuperación, sugerimos que son edáficos y climáticos, en ambos casos, 
la alta humedad retarda el crecimiento al convertirse en un factor limitante para la 
transpiración, fenómeno reportado por otros autores para bosques enanos en Puerto 
Rico (Byer & Weaver 1977, Weaver 1990). Agravado todo por el efecto de vientos 
fuertes en caso de huracanes; ya que consideramos que normalmente el viento no 
impacta tanto en la meseta como se esperaba, puesto que se encuentra más o menos 
protegida por la vegetación de los bordes de la cima. 




Fig. 6. Frutos de Picramnia dictyoneura especie de distribución restringida a Loma Barbacoa y a 
otras lomas cercanas con ambientes de bosque nublado. 



Vegetación de Sucesión 



Vegetación de sucesión es el nombre que se ha convenido usar para referirnos 
a la vegetación que sucede a la original de un lugar después de producirse una 
alteración en el dosel del bosque sin importar las causas de la perturbación. En las 
proximidades de los sitios de campamento se puede observar en ambas laderas esta 
vegetación de sucesión. 



100 



Moscosoa 9, 1997 



En la vertiente norte, a 1350 msnm, se observan en el estrato arbóreo Trema 
micrantha, de 5-7 m de alto, Alchornea latifoíia y Brunellia comocladifolia, 
principalmente. Un poco más arriba se observan Citharexylun caudatum y los 
heléchos Gleichenia bifida y Dicranopteris flexuosa. También en la vertiente norte, 
a una altura de 1470 m, en un claro del manaclar, aparecen las especies arbóreas ya 
mencionadas, además Myrsine coriácea y Meliosma impressa de tamaño arbustivo. 
La presencia de esta última especie no se refiere exactamente a que la misma sea 
indicadora de perturbación, sino más bien sugiere que ésta tiene una distribución más 
o menos indiferente en lo que se refiere a iluminación y altura ya que ella se encuentra 
presente en casi todos los tipos de vegetación de este inventario, exceptuando la cima 
de loma Barbacoa. En ese claro, en el Manaclar, se observan algunas plantas jóvenes 
de Magnolia domingensis creciendo junto a Trema micrantha y las otras especies 
arbóreas ya citadas. Este dato es interesante puesto que ya se ha sugerido que las 
Magnolias son favorecidas por la perturbación (Weaver 1987, Martínez y Cuevas 
1988, Mejía 1990, Guerrero 1993, Mejía et al. 1994). 

Los arbustos comunes en los claros del manaclar fueron: Baccharis myrsinites y 
Cestrum coeleophlebiwn, C. inclusion, C. milciomejiae, Hillia tetrandra, esta última 
observada sólo aquí en el claro y en el bosque de Magnolia, el cual es bastante abierto. 
Entre las hierbas pueden citarse: Renealmia jamaicensis var. puberula, Lobelia 
rotundifolia,Pilea setigera, Blechnwn tuerckheimii, Uncinia hamata, Gleichenia bifida 
y Dicranopteris flexuosa. Entre las epífitas están: Jacquiniella teretifolia, Tillanásia 
caribaea y Stelis domingensis; Odontosoria uncinella fue la única liana encontrada. 

En la ladera sureste se encontró vegetación de sucesión; también en la zona 
donde se acampó, y además, de casi todas las especies ya mencionadas, se observó 
Were Idea hórrida. Según los guías, antes hubo un cultivo de repollo (Brassica 
olerácea) en la ladera sobre el campamento a 1300 m. Esta vegetación de sucesión 
se extiende hasta 1440 m aproximadamente, donde se encuentran los límites del 
bosque de Magnolia domingensis. 

Agradecimientos 

El trabajo de campo precedente a esta publicación fomió parte del proyecto ' 'Estudio 
y Conservación de la Biodiversidad en la República Dominicana"; llevado a cabo por 
el Departamento de Vida Silvestre de la Secretaria de Agricultura con apoyo técnico del 
Servicio Alemán de Cooperación Social-Técnica (DED) y el aporte financiero de la 
Asociación Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Helvetas). 

Agradecemos a Dominga Polanco por la coordinación técnica en el Proyecto; a 
Milcíades Mejía por sus acuciosas observaciones y sugerencias editoriales; a todo el 
personal del Departamento de Botánica por su cooperación y solidaridad durante el 



Moscosoa 9, 1997 



101 



proceso de identificación de muestras; a los técnicos de Direna por facilitar los 
originales de los mapas de Vegetación y a Sésar Rodríguez por retocar el dibujo del 
transecto de la vegetación, hecho por Dieter Hóner. 

Literatura Citada 

Byer, M. D. & P. L. Weaver 1977. Early secondary succession in an elfin Woodland 

in the Luquillo Mountains of Puerto Rico. Biotrópica 9: 35-47. 
DGM - BR, 199 1 . Mapa geológico general de la República Dominicana, Dirección 

General de Minería. Impeso en Hannover, Alemania. 
García, R., M. Mejía & T. Zanoni. 1994. La composición florística y principales 

asociaciones vegetales en la Reserva Científica Ebano Verde, Cordillera Central, 

República Dominicana. Moscosoa 8:86-130. 
Guerrero, A. 1993. Magnolia hamori, La Hora y la Vegetación asociadas en el 

Bahoruco Oriental. Moscosoa 7:127-152. 
Hager, J. &T. Zanoni. 1993 La Vegetación natural en la República Dominicana, una 

nueva clasificación. Moscosoa 7:39-82. 
Martínez E. R. & F. S. Cuevas. 1988. Situación poblacional te Magnolia pallescens 

en Loma la Golondrina. Tesis para optar por título de Ingeniero Agroforestal. 

Universidad CDEP. Santo Domingo Rep. Dom. 
May, T. 1994. Regeneración de la vegetación arbórea y arbustiva en un terreno de 

cultivos abandonado durante 12 años en la zona de bosques húmedos montanos 

(Reserva Científica Ebano Verde, Cordillera Central, República Dominicana). 

Moscosoa 8:131-149. 
Mejía, M. 1990. Germinación de dos especies de Magnolia (Magnoliaceae) de 

Puerto Rico y República Dominicana. Moscosoa 6:196-201. 
Mejía, M., R. García & F. Jiménez 1994. Notas sobre la Flora de la Isla Española IV. 

Moscosoa 8:33-44. 

Polanco, D. C. 1994. Socioeconomia, pgs 53-71, en: "Reconocimiento y evaluación 
de los Recursos Naturales de Loma Barbacoa". Secretaria de Agricultura, 
Depto. de Vida Silvestre. Santo Domingo, República Dominicana. 

Weaver, P. L. 1987. Ecological observations on Magnolia splendens. Urban in the 
Luquillo mountains of Puerto Rico. Carib. J. Sci. 23 pp. 343-351. 

.1990. Succession in the elfin woodland of the Luquillo mountains of Puerto Rico. 

Biotropica 22:83-89. 

Zanoni, T. 1982 - Libro de Registro de colección #5 pp-191-205 (inédito) Herbario 
JBSD, Jardín Botánico Nacional, Sto. Dgo. 

.& R. García 1995. Notes on the flora of Hispaniola. Annals of Carnegie Museum 

64(4):225-265. 



102 



Mosco soa 9, 1997 



Definiciones para el glosario 

CA: Significa cerca, aproximadamente. 

CUCHILLA: Vocablo popular de los campesinos latinoamericanos para referirse a un 
paso angosto entre dos colinas o cumbres con precipicio a uno o ambos lados. 

ACHAPARRADA: Vocablo de origen americano que se refiere al Chaparro, un tipo 
de arbusto pequeño de América del Sur. En este informe significa exactamente 
vegetación de tamaño bastante disminuido sin llegar a bosque enano. 

ACIDULADO: De P. H. tendiente a ácido. En este caso debido al efecto de 
combinación del Carbonato de Calcio con el agua (la cual forma H 3 C0 3 ) al 
disolverse la matriz caliza de la roca madre. 

Lista de plantas vasculares trachaeophyta 
reportadas para Loma Barbacoa. 

FV = forma de vida: 

A, árbol o arborescente; Ar, arbusto o arbustivo; ArE, arbusto epifítico; ArP, 
parásito arbustivo epifítico; H, hierba terrestre; HE, hierba epifítica; Hy, hierba 
epifítica y terrestre; L, Liana. 

St = Status: 

E, endémica de la Isla Española; N, nativa de la Isla Española; I, introducida de la 
Isla Española; X, naturalizada en la Isla Española 

TV/EV = Tipo de vegetación y evidencia: 

Ladera norte, subida por La Guama: A, bosque latifoliado y transición a manaclar 
1350 - 1400 m; B, vegetación de sucesión dentro de manaclar 1470 m C, bosque 
nublado de Prestoea montana (manaclar) 1350-1600 m; D, vegetación achaparrada 
de la cima 1660-1620 m; 
Ladera sureste, subida desde El Recodo; 

E, bosque nublado de Didymopanax tremulus 1600-1700 m; F, bosque nublado de 

Magnolia domingensis 1400-1700 m; 

Subida al Manaclar por Cañaveral: 

G, vegetación de sucesión 1300-1400 m; H, manaclar 1400 m 

I, bosque latifoliado alterado 1000-1350 m; J, Ladera norte, El Guineal, manaclar 

1 300 m; K, Ladera norte por el Cerro prieto, bosque latifoliado; alterado 1 1 00- 1 300 m. 

Colectores: (j), F. Jiménez; (g)-A. Guerrero; (z)-T. Zanoni 

*Se anotó su presencia, no se colectó ningún ejemplar para el herbario. 



Moscosoa 9, 1997 



103 



Especie 


FV 


St 


TV/EV 


PTERIDOPHYTA 








Lycopodiatae 








Lycopodiwn cernuum L. 


H 


N 


DFJ(g-277) 


L. jussiaei Desv. ex Poir. 


H 


N 


D(j-848) 


L. reflexum Lam. 


H 


N 


DJ(g-276) 


L. taxifolium Sw. 


HE 


N 


CEF(j-874) 


Filicatae 








Anemia adiantifolia (L.) Sw. 


H 


N 


*ABC 


A. underwoodiana Maxon 


H 


N 


ABCHJ(z-21746) 


Asplenium alleopteron (Kuntze) ex Klotzch 


HE 


N 


D(g-272) 


A. auriculatum Sw. 


H 


N 


CF(j-873) 


A. cirrhatum Richard ex Willd.H 


N 


D 


(g-275) 


A. dimidiatum Sw. 


H 


N 


I(j-945) 


A. dissectum Sw. 


H 


N 


J(z-21626) 


A. radicans L. 


H 


N 


ED(g-308) 


A. serra Langsd. & Fisch. 


H 


N 


J(z-21636) 


Ble chnum fragile (Liebm.) Morton & Lell. 


HE 


N 


C(g-258)D 


B. occidentale L. 


H 


N 


GI(g-325) 


B. tuerckheimii Brause 


H 


N 


F(g-289) 


B. underwoodianum (Broadh.) C. Chr. 


HE 


N 


D(g-278) 


Botrychium virginianwn (L.) Sw. 


H 


N 


BC(g-263)FG 


Campyloneurum angustifolium (Sw.) Fée 


HE 


N 


*CDKJ 


C. amphostenon (Kunze ex Klotzsch) Fée 


HE 


N 


F(g-288) 


Cnemidaria hórrida (L.) Presl 


H 


N 


CDFJ(g-279) 


Cochlidiwn rostratum (Hooker) Maxon ex Chr. 


HE 


N 


D(j-853-B)E 


C. serrulatum (Sw.) Bishop 


HE 


N 


F(g-312) 


Ctenitis pulverulenta (Poir.) Copel. 


H 


N 


E(g-309) 


Cyathea abbottii Maxon 


A 


E 


*E 


C. insignis D.C Eaton 


A 


N 


CDEJ(g-269) 


C. ful gens C. Chr. 


A 


N 


CDEI(g-299) 


C.furfuracea Baker 


A 


N 


C(g-268)FH 


C. minor D.C Eaton 


A 


N 


CDE(g-267) 


C. urbanii Brause 


Ar 


E 


CDFJ(g 


284) Danaea urbanii Maxon 


H 


E 


*H 


Dicranopteris flexuosa (Schrad.) Underw. 


H 


N 


*BHD 


Diplazium altissimum (Jenm.) C. Chr. 


H 


N 


C(g-257)HJ 


D. centripetale (Baker) Maxon 


H 


N 


CD(g-273)J 


D. cristatum (Desr.) Alston 


H 


N 


*DJ 



104 



Moscosoa 9,1997 



Especie 


FV 


St 


TV/EV 


D. expansion Willd. 


T T 

H 


XT 

N 


CJ(g-303) 


D. unilobum (poir.) Hieron. 


T T 

H 


XT 

N 


/^rvTTT/_ AHA\ 

CDHJ(g-270) 


Doryopteris pedata (L.) Fee 


H 


N 


*K 


Elaphoglossum charthaceum (Baker ex Jenman) 








C. Cnr. 


T i~r? 


XT 


DF(g-280) 


E. off. revolutum (Liebm.) Moore 


T TT~? 

Hh 


XT 

IN 


F(g-266) 


£. c/. smitnii (Baker) Cnr. 




XT 

IN 


b(g-287) 


Uleicnenia bifida (Willd.) bpreng. 


IT 

H 


XT 

JN 




Gramnútis anfractuosa (Kunze ex Klotzsch)Proctor 


T it - - 

Hb 


XT 

IN 


C(j-8U4)bJ 


G. apiculata (Kunze ex Klotzsch) Seymour 


TJC 

Hb 


XT 

IN 


C(j-//o) 


G. asplenifoha (L.) Proctor 


T 7T7 

Hb 


XT 

N 


A i'"V« O 1 A \ T T 

AC(j-814)H 


G. cultrata (Willd.) rroctor 


Hb 


XT 

JN 


JF(g-295) 


G. myosuroides (Sw.) Sw. 


t_tc 

Hb 


XT 
JN 


CDb(j-853-C) 


G. serrulata (Sw.) Sw. 


T TT" 1 

Hb 


XT 

N 


D(j-853-a) 


G. tnfurcata (L.) Copel. 


HE 


N 


J(z-21608) 


Hymenopnyllum asplenioides (Sw.) Sw. 


HE 


N 


J(z-2l622) 


H.fucoides (Sw.) Sw. 


TJT 

Hb 


XT 

JN 


/~V¿ 1ii1\CTJT 

L(J-/yi)bHJ 


//. hirsutum (L.) Sw. 


TJTT 

Hb 


XT 
JN 


LU(j-o5z) 


H. lanatwn Fee 


i_rc 
Hb 


XT 

JN 


/yy)) 


//. microcarpwn Desv. 


TJC 

Hb 


XT 

IN 


r*(n oco\t 
C(g-259)J 


H. tunbrigense (L.) J. Smith 


tit; 

Hb 


XT 

IN 


L.Vg-ZjD)Hr 


Hypolepis hispaniolica Maxon 


T 

L, 


H 


H^g-JUO) 


Lastreopsis effusa (Sw.) Tindale 


TJ 

H 


XT 

rs 


S\Z-L\.Oi 1 ) 


Lophosoria quadripinnata (Gmel.) C. Chr. 


IT 

H 


XT 

JN 


ac(j- /yo)bHj 


■ £ • t| 11 • J /T \ „ 1 

Microgramma piloselloides (L.) Copel. 


HE 


XT 

N 


/~tc7 / ^ onn\ 

CE(g-290) 


Nephrolepis pectinata (Willd.) Schott 


H 


N 


ABJ(g-283) 


Niphidium crassifolium L. 


Hb 


XT 

In 


BK(g-326) 


Notholaena aurea (Poir.) Desv. 


H 


N 


K(z-21716) 


Odontosoria uncinella (Kunze) Fée 


T 

L 


XT 

JN 


D(g-317) 


Ophioglossum palmatum L. 


TJT' 

Hb 


XT 

JN 


C(j-779) 


0. reticulatum L. 


T ¥ 

H 


XT 

N 


J(z-21696) 


Peltapteris peltata (Sw.) Morton 


TJC 

Hb 


XT 

JN 


L(g-250)JbJ 


Phlebodium areolatum (Humb. & Bompl. 








ex Willd.) J. omitn 


Hb 


XT 

JN 


*T 
J 


Pleopeltis astrolepis (Liebm.) Fourn. 


Hb 


XT 

N 


T/~ 1 rvri\ 

J(g-300) 


r% /T\ 117*11 J \ Tr I/* 

P. niacrocarpa (Bory ex Willd.) Kaulf. 


T TT" 1 

HE 


XT 

N 


GFJ(g-324) 


Polypodium angustifolium Sw. 


H 


N 


J(z-21674) 


P. astrolepis Liebm. 


HE 


N 


J(z-21670) 


P. crassifolium L. 


H 


N 


J(z-21714) 


P. dissimele L. 


H 


N 


J(z-21592) 



Moscosoa 9, 1997 



105 



Especie FV St TV/EV 



P. lanceolatum L. 


H 


N 


Kz-21671) 


P. loriceum L. 


HE 


N 


DFGJ(g-281) 


P. squamatwn L. 


H 


N 


J(z-21571) 


Pityro gramma tartárea (Cav.) Maxon 


H 


N 


G(g-322) 


Saccoloma domingense (Spreng.) C. Chr. 


H 


N 


*CH 


S. inaequale (Kunze) Mett. 


H 


N 


C(g-265)HJ 


Selaginella sp. 


T T 

H 




C(j-787) 


Thelypteris cf. kunthii (Desv.) Morton 


H 


N 


G(g-323) 


i. matan gae (C. Chr.) C. V. Morton 


T T 

H 


N 


J(z-21612) 


7. c/. reptans (J.F. Gmelin) Morton 


H 


N 


C(g-250)J 


Trichomanes alatum Sw. 


HE 


N 


C0-786)E 


T. rigidum Sw. 


H 


N 


Cü-789)J 


SPERMATOPHYTA 








Acanthaceae 








Barleriola inermis Urb. & Ekm. 


Ar 


E 


A(j-761)FHJ 


Justicia dispar if oli a Urb. & Ekm. 


H 


E 


C(j-775)EF 


Alstroemeriaceae 








Bomarea edulis (Tussac) Herb. 


L 


N 


iO-iooo) 


Apiaceae 








Hydrocotyle hirsuta Sw. 


H 


N 


J(z-21654) 


//. pusilla A. Richard 


H 


N 


C(j-811)DFJ 


Aquifoliaceae 








//e* repanda Griseb. 


Ar 


N 


D(j-844)FJ 


/. tuerckheimii Loes. 


A 


E 


DJ(z-21627) 


Araliaceae 








Dendropanax arboreus (L.) Dene. & Planch. 


A 


N 


*I 


Didymopanax tremulus Krug & Urb. 


A 


E 


*ACDEFH 


Oreopanax capitatus (Jacq.) Dene & Planch. 


A 


N 


*F 


Arecaceae 








Prestoea montana (Graham) Nichols 


A 


N 


*ACFHJ 


Asclepiadaceae 








Gonolobus sp. 


L 




F(j-876) 



106 



Moscosoa 9, 1997 



Especie FV St TV/EV 



Asteraceae 



Ambrosia artemisaefoiia L. 


TJ 

n 


IN 




Bac charts myrsinites (Lam.) Pers. 


AT 


XI 

IN 


* D T\Cf~* UT 

*DDrUrll 


Chaptalia nutans (L.) Polak. 


TJ 
11 


XT 

IN 


O(J-oj0) 


Emilia fosbergii Nicolson 


O 

H 


TV 

1A 


1(J-W5) 


Eupatorium dictyoneurum Urb. 


Ar 


T7 

b 


t/; 0*7 1 \ 
I(j-971) 


Gnaphalium purpureum L. 


IT 

H 


XT 

JN 


T/r» 'T 1 COO\ 

J(z-zl5ov) 


Lantanopsis hispidula C. Wright ex Griseb. 


A r 

AT 


XT 

IN 


D 


L. hoffmannii Urb. 


Ar 


E 


DE(j-920)J 


Liabum subacaule Rydb. 


H 


N 


J(z-21587) 


Melanthera áspera (Jacq.) Small 


TJ 

rl 


XT 

JN 


J\.(Z-ZI / 


Mikania lepidophora Urb. 


L 


E 


J(z-21551) 


Neurolaena lobata (L.) Cass. 


Ar 


N 


H(j-1012) 


Senecio lucens (Poir.) Urb. 


T 


IT 


J^Z-Z IWoj 


S. trineurus Griseb. 


Ar 

AJ 


XI 

IN 


fv^Z-Z 1 jZ4 ) 


Weaelia reticulata üt. 


TJ 

rl 


XT 

IN 


K(Z-zl /zU) 


Balsaminaceae 








impatiens waller ana Hook. f. 


0 
n 


TY 


ty-7 9 1 ^¿í^ 

J ^Z-Z 1 J**/.) 


Begoniaceae 








BtgUnlU UCirciflOntílSló \\J.l-j. Ulü. 


U 
n 


c 




zj. aomingensis /\. i^v- . 


0 
n 


c 
n 


TfV-91 

J^Z.-Z1 J /J J 


£, sp. 


H 




J(z-21668) 


Bignoniaceae 








Tabebuia vinosa A. Gentry 


A 

r\ 


tL 


Víi 889M 
ry-ooZ 


Boraginaceae 








Cordia sp. 


AT 




H(J-IUU/; 


1 ournejortia bicolor i>w. 


T 

L 


XT 

IN 


J(z-zioUU) 


oromeiiaceac 








Catopsis floribunda (Brongn.) L.B. Smith 


HE 


N 


K(z-21719) 


C. s»7z¿ftz (Hook.) Griseb. 


HE 


N 


J(z-21707) 


Guzmania lingulata (L.) Mez 


HE 


N 


K(z-21740) 


G. monostachya (L.) Rusby 


HE 


N 


K(z-21724) 


Tillandsia baliophylla Harms 


HE 


E 


K(z-21710) 


T. caribaea Smith 


HE 


N 


BDFJ(z-21598) 


T.fendleri Griseb. 


HE 


N 


K(z-21715) 



Moscosoa 9, 1997 



107 



Especie 



FV 



St 



TV/EV 



T, hotteana Urb. 
T. spiculosa Griseb. 
T. lescaillei C. Wright 
T. schiedeana Steud. 

Vriesea sintenisii (Baker) L.B. Smith & Pitt. 



HE 
HE 
HE 
HE 
HE 



E 
N 
N 
N 
N 



DFJ(z-21698) 
* F 

J(z-21701) 

K(z-21754) 

CDFJ(z-21597) 



Bruneliiaceae 

B rune Ilia comocladifolia Humb. & Bonpl. 



N 



*ABGI 



Buddlejaceae 

Buddleja domingensis Urban 



Ar 



FH(j-1014) 



Cactaceae 

Rhipsalis baccifera (J.S. Mill.) Stearn 



ArE N J(z-21676) 



Campanulaceae 

Lobelia rotundifolia Juss. 
L. salicina Lam. 

Siphocampylus domingensis A. DC. 



Ar 

H 

H 



*BDF 

K(z-21728) 

I(j-988)J 



Cannaceae 

Carina cf. jaegeriana Urb. 



H 



J(z-21575) 



Capparaceae 

Cleome domingensis litis 



Ar 



J(z-21609) 



Clusiaceae 

Clusia clusioides (Griseb.) D'Arcy 
C. rosea Jacq. 



A N D(j-832)F 

A N *I 



Combretaceae 

Terminalia intermedia (A. Richard) Urb. 



N H(j-1004)K 



Convolvulaceae 

Ipomaea furcyensis Urb. 



F(j-883) 



Cucurbitaceae 

Melothria domingensis Cogn. 
Psiguria pedata (L.) Howard 



L E DE(j-919)J 

L N I(j-994)J 



108 



Moscosoa 9, 1997 



Especie 



FV 



St 



TV/EV 



Cunoniaceae 

Weinmannia pinnata L. 

Cyperaceae 

Cyperus rotundus L. 
Eleocharis sp. 

Fimbristylis dichotoma (L.) Vahl 
Machaerina restioides (Sw.) Vahl 



N 



ACDFJ(z-21632) 



J(z-21586) 
D(j-843) 
J(z-21659) 
J(z-21684) 



Cyrillaceae 

Cyrilla racemiflora L. 



N 



D 



DlOSCOREACEAE 

Rajania ovata Sw. 



N 



10-996) 



Ericaceae 

Lyonia rubiginosa var. costata (Urb.) Judd Ar E D(j-826)F 

Vaccinium racemosum (Vahl) Wilbur & Luteyn L N D(j-835)F 



Eriocaulaceae 

Paepalanthus repens (Lam.) Korn. 



H 



J(z-21616) 



Erythroxylaceae 

Erythroxylum rufum Cav. 

Euphorbiaceae 

Ale home a latifolia Sw. 
Ditta maestrensis Borhidi 
Sapium daphnoides Griseb. 



At 



N 



K(z-21727) 



ACHI(j-991) 
ACD(j-838)F 
F(j-877) 



Fabaceae 

Desmodium sp. 

Poiretia punctata (Willd.) Desv. 
Rhodopis lowdenii Judd 

Garryaceae 

Garrya fadyenii Hooker 



N 



J(z-21593) 

I(j-995)K 

IÜ-989) 



Gentianaceae 

Lisianthus domingensis Urb. 
Macrocarpaea domingensis Urb. & Ekman 



H E A(j-758)J 

Ar E A(j-762)D 



Moscosoa 9, 1997 



109 



Especie FV St TV/EV 



Gesneriaceae 



Colwnnea domingensis (Urb.) B. Morley 


Ar 


E 


J(z-21545) 


Gesneria bonaoana Liogier 


Ar 


E 


K(z-21717) 


G. reticulata (Griseb.) Urb. 


Ar 


N 


J(z-21604) 


G. viridiflora subsp. quisqueyana (Liogier) Skoq. 


Ar 


E 


C0-783)U 


G. sp. 


Ar 


~ 


C(j-769)FH 


Rhytidophyllum auriculatum var '. fuscivillosum 








Xu & Skoq. 


Ar 


E 


I(j-998) 


R. berteroanum Mart. 


Ar 


E 


K(z-21747) 


R. lanatum Urb. & Ekman 


Ar 


E 


*p 


R. grandiflorum Xu & Skog 


Ar 


E 


C(j-820) 


R. petiolare DC. 


Ar 


E 


K(z-21738) 


Helicon iaceae 








Heliconia bihai (L.) L. 


H 


N 


K(z-21736) 


H. caribaea Lam. 


H 


N 


K(z-21737) 


Hypericaceae 








Hypericum sp. 


H 


N 


J(z-21610) 


Hypoxidaceae 








Hypoxis decumbens L. 


H 


N 


J(z-21641) 


Lamiaceae (= Labiatae) 








Plectranthus sp. 


H 




*F 


Lauraceae 








Ocotea foeniculacea Mez 


A 


N 


IRi-886) 


0. leucoxylon (Sw.) Mez 


A 


N 


10-997) 


Persea oblongifolia Kopp. 


A 


N 


J(z-21630) 


Lentibulariaceae 








Pinguicula casabitoana J. Jiménez 


HE 


E 


DFEÜ-907) 


Loasaceae 








Loasa plumieri Urb. 


H 


E 


J(z-21590) 


Loranthaceae 








Phoradendron sp. 


ArP 




D(j-827) 



no 



Moscosoa 9, 1997 



Especie 


FV 


St 


TV/EV 


Magnoliaceae 








íviugnoiiu uonutigtnsis uiu. 


A 
/\ 


p 


Pfi 7Q7M" > lPP14 


Malvaceae 








OIUU t llUltlUljUllU L.. 


Ar 
/\i 


N 


p/; CAQ\ 


Wercklea hórrida (Urb.) Fryxell 


Ar 


E 


*GJ 


iVidl dVIdtcdC 








ivicif cgt uvici ruuru nugier 


T 

J- 


p 


rvi &d.i\.F 


ivieiasiomdiaceae 








L^uaemia unwciiaia ^iviiiier/ jl.u. wmiarns 


Ar 

AT 




*p 


Leandra lima (Desr.) Judd & Skean 


Ar 




Dr(J-ooU) 


IVIctrUrllUrtl IflltgriJOllUm \L\a\HJ.) llldlld 


Ar 
/Yl 


M 




Af. sp. 


Ar 




rvj-oo/; 


K/f 0 fi /i ii //7 i ii\7á~il u f*rsi t/i ( Im^ot" \ Winn 
iVltf lUrllU lUVUlULI UlU ^L'CM^ l>dUU. 


Ar 

/Yl 


N 




Miconia desportesii Urb. 


Ar 


E 


D(j-837) 


M. favosa (Desr.) Naud. 


Ar 


N 


CQ-809) 


m. imptiioians \oyj.) u. dou 


A 


IN 


VÍ7 717^^ 
JV^Z-Zl / J J ) 


Tetrazygia urbaniana (Cogn.) Croizat ex Mosc. 


Ar 


E 


D(j-842) 


iTltlldtCdC 








Guarea guidonea (L.) Sleumer 


A 


N 


*I 


Menispermaceae 








Cissampelos pareira L. 


L 


N 


*I 


Mimosaceae 








Pi t I10 roll ViAw'iiM-í nrhnr/>tiYYt C\ ^ T TrV\ 
£ llilZLZllUUlUfil Ul UUf CUfrl V a -"»/ UlU. 


A 


N 


* A 


Moraceae 








prrnnin npltntn T 


A 


N 


*J 


1 btiiuuiintuiu ¿punu \o\s .) uiiiscu. 


A 
/V 


N 




lviyrsinaceae 








/\ruiMu piLuruuc uru. 


Ar 
/VI 


p 




Myrsine coriácea (Sw.) R. Br. 


A 


N 


ABCDGI(j-970) 


A/, c/. magnolifolia (Urb. & Ekman) Liogier 


Ar 


E 


D(j-846) 


Wallenia apiculata Urb. 


Ar 


E 


C(j-777)FI 



Moscosoa 9, 1997 



111 



Especie 


FV 


St 


TV/EV 


Myrtaceae 








Calyptropsidium cf. ekmanii Urb. 


Ar 


b 


T\/l OAÍW 

D(j-840) 


Gomidesia lindeniana O. Berg 


A 


XT 

IN 


l(j-980) 


Myrcia deflexa (roir.) DL. 


At 


XT 
JN 


*1 


M. leptoclada DC. 


A 


N 


10-972) 


Af. splendens (Sw.) DC. 


Ar 


N 


AI(j-983) 


Pimenta racemosa var. hispamolensis (Urb.) 








Landrum 


A 

A 


b 


r(j-ool)H 


Oleaceae 








Haenianthus salicifolius var. obovatus 








(Krug & Urb.) Knobl. 


A 


XT 

N 


T~ * / ' Of n\TT 

F(j-859)H 


Onagraceae 








Fuchsia pringsheimii Urb. 


Ar 


E 


C(j-782) 


F. triphylla L. 


Ar 


E 


C0-807)EHJ 


Orchidaceae 








Anacheilium cochleatum (L.) Hoffm. 


TIT- 1 

rib 


XT 

JN 


iy-936) 


Bletia patula Hook. 


TJ 


XT 

IN 


1 


Lalantne calantnoides (Kicn. & Gal.) 








Hamer & Garay 


T T 

H 


XT 

N 


CQ-784) 


Cyclopogon laxiflorus Ekman & Mansf. 


H 


E 


C0-822-A)D 


Dicnaea glauca (Sw.) Lindl. 


HE 


N 


*CF 


D. graminoides (Sw.) Lindl. 


HE 


N 


*c 


D. morrisii F. & R. 


HE 


N 


*AC 


D. muricata (Sw.) Lindley 


T TV 

HE 


X T 

N 


J(z-2l625) 


¿>. swartzu (L. Scnweini.) Garay & Sweet 


T TT~" 

HE 


N 


C(j-765) 


Dilomilis montana (Sw.) Summerh. 


HY 


XT 

JN 


L(j-795)DrJ 


Domingoa haematochila (Rchb.f) Carabia 


HE 


XT 

N 


G(j-944) 


Elleanthus cephalotus Garay & Sweet 


Hh 


XT 

JN 


* A nETJ 


Epidendrum anceps Jacq. 


rib 


XT 

JN 


10-937) 


E. cavpophovwn Barb. Rodr. 


i_rc 
Jrib 


XT 

JN 




E. difforme Jacq. 


T TV 

HE 


XT 

N 


A /I T ¿" A A \ 

A(j-764-A) 


E. paranaense Barb. Rodr. 


HY 


N 


C0-792)FJ 


E. ramosum Jacq. 


HE 


N 


C(j-828)DF 


£. repens Cogn. 


HE 


N 


E(j-915) 


£. strobiliferum Rchb. f. 


HE 


N 


I(j-943) 


Erythrodes plantaginea (L.) F. & R. 


H 


N 


Cü-774)FH 


Govenia utriculata (Sw.) Lindl. 


H 


N 


10-939) 



112 Moscosoa9,1997 



Especie 


FV 


St 


TV/EV 


tiuOtnwlu mOflOit fllZCl ^oW.j ivclCllü. r. 


o 
n 


M 
IN 


1 


isocniius linearis ^jacq.j ocniir. 


uc 
rin, 


XT 
IN 


1({ QA(X\ 


Jacquiniella teretifolia (Sw.) Britton & Wilson 


riti 


in 


DrJyZ-z.LjHO) 


L.epanines josei oespenneiue <x uou 


uc 
riTi 


p 


J 


l,. paiawjiora oespenneiue ol iaxi 


up 


p 


J 


L. spp. 


uc 
rxC 




/-VDv^Lvnrvjn 


J /in/iH thnn ci c hsir rtVtn nan ci c pnmnlpv 
LttpUfllrlUpSlS UUrUilUrltilSlS L/UIlipiCA 


XXX3 


r_v 




/ enn 


X 11/ 




F(i-912 Q17^ 

LZ,\J 7l¿,7l 1 ) 


JVlUAl IIUI ili LULLlrlCU \Ja\s\l.J L*i. W. VY 


HF 


N 


Fii-88n 
r\j ooif 


¿KI. LUrlJZi IU WCHU.^ vJlldCU. 


HF 

XXX— < 


N 


*AC 


Polyt adición lindenii (Lindl.) Garay 


ire 
rill 


M 
IN 




Polystachya concreta (Jacq.) Garay & Sweet 


irr? 

rib 


IN 


T/: Q/i i \ 


Pleurothallis dontingensis Cogn. 


tic, 


XT 

IN 




P. wilsonii Lindl. 


UC 

rib, 


XT 
IN 




r\ neienae r. & k. 


xlC, 


XT 
IN 




y . ooiongijoua Linai. 


pjp 


M 

IN 




/*. ruscifolia (Jacq.) R. Br. 


pre 


XT 
IN 




P on 

i . sp. 


FTP 






Prescottia stachyoides LindL 


H 


N 


CÜ-793) 


Psilochilus macrophylus (Lindl.) Ames 


H 


N 


H(j-1009) 


C/ú/t'f rlntyii n o&ti c/ c Pnon 
0(CI(J uUrrUrigtrljld \^VJglI. 


HE 




BFHJiz-21692) 


Trie hopi lia fragrans (Lindl.) Reichb. f. 


HE 


N 


J(z-21565) 


Papaveraceae 








Bocconia frutescens L. 


Ar 
/\I 


M 

IN 




Passifloraceae 








P/"7 C Ytir\Y/l 1 
I tlújlj lUf U 1 UUf U Lj. 


T 

i— > 


N 


*I 


P. sexflora Juss. 


L 


N 


J(z-21682) 


a 11 j iUlaCC «i. Cat 








I fiyiUlULLU ILUSUrUlf U L/. 


Ar 


N 


*p 










Peperomia cf. brachypoda Urb. 


pi 
rl 


p 




i 5 . c/. polystachya (Ait.) Hook. 


pj 


M 
IN 


v^vj-oz. I )LJ 


/ . suüoaseiiijoiia irei. 


R 
n 


N 


DFfi-918> 


/\ c/. tertd/a (Sw.) A. Dietr. 


H 


N 


C(j-810-A)J 


>°. c/. unguiculata Trel. 


H 


N 


D(j-836) 


/'/per jacquemontianum (Kunth) DC. 


Ar 


N 


GIü-990)J 



Moscosoa 9, 1997 



113 



Especie 


FV 


St 


TV/EV 


P ruQoswn Lam 


Ar 


N 


G(i-857)J 


Pothomorphe pe Itala (L.) Miquel 


Ar 


N 


*CF 


Piper amnlcigo L. 


Ar 


N 


K(z-21757) 


Poaceae 








Arthrostylidium sarmentoswn Pilger 


L 


N 


C(j-805)FHJ 


Chusquea abietifolia Griseb. 


L 


N 


F(j-868)HI 


Isachne rigidifolia (Poir.) Urb. 


H 


N 


*A 


Poa pratensis L. 


H 


IX 


*F 


Zeugites americana Willd. 


H 


N 


C(j-766)DF 


Podocarpaceae 








Podocarpus hispaniolensis Laubenfels 


A 


E 


G(j-934) 


Polygalaceae 








Polygala fuertesii (Urb.) Blake 


Ar 


E 


CD(i-834)J 


Polygonaceae 








Coccoloba pauciflora Urb. 


Ar 


E 


D(i-839) 


C. wrightii Lindau 


A 


N 


AD(j-831)F 


C. sp. 


A 


- 


H(j-1003) 


Ranunculaceae 








Ranunculus recurvatus Poir. 


H 


N 


F(j-884)H 


Rhamnaceae 








Gouania lunuloides fL ^ Urb 


L 


N 




poly gama (Jacq.) Urb. 


L 


N 


*I 


Rhamnus sphaerosperma Sw. 


Ar 


N 


I(j-969) 


Rosaceae 








Rubus eggersii Rydberg 


Ar 


E 


C(i-816)DE 


Rubiaceae 








Antirhea oligantha Urb. 


Ar 


E 


D(i-830)J 


Chinnp vpminprvis T Irh & Pieman 


A 




F^J-OOO ^ 


Gonzalagunia spicata (Lam.) Gomez-Maza 


Ar 


N 


K(z-21756) 


Guettarda ovalifolia Urb. 


Ar 


N 


10-984) 


Hamelia patens Jacq. 


Ar 


N 


J(z-21664) 


///7//a tetandra Sw. 


Are 


N 


*BF 



114 Moscosoa9, 1997 





FV 


St 


TV/EV 


Palicourea alpina (Sw.) DC. 


Ar 


N 


C(j-815)DFH 


Peratanthe ekmanii Urb. 


H 


E 


J(z-21635) 


Psychotria berteriana DC. 


Ar 


N 


ACFJ(z-21668) 


pubesce ns Sw. 


Ar 


N 


H(j-1013) 


uliginosa Sw, 


Ar 


N 


*AC 


Rondeletia sp. 


Ar 




EF(j-862)I 


Scolosanthus cf. densiflorus Urb. 


Ar 


N 


C(j-818)D 


Rutaceae 








Zanthoxylum bifoliatum Leonard 


A 


N 


*A 


Sabiaceae 








Meliosma impressa Krug & Urb. 


A 


E 


ABCFU(z21549) 


A/, recúrvala Urb. 


A 


E 


C(j-773)I 


Sapindaceae 








Allophylus crassinervis Radlk. 


A 


E 


CI(j-974) 


Cupania americana L. 


A 


N 


*I 


Paullinia pinnata L. 


L 


N 


I(j-993) 


Sapotaceae 








Chrysophyllum argenteum Jacq. 


A 


N 


I(j-976) 


Sideroxylon domingense Urb. 


A 


E 


*I 


Simaroubaceae 








Picranmia dictyoneura (Urb.) Urb. & Ekm. 


Ar 


E 


C(j-767)DF 


Smilacaceae 








Smilax havanensis Jacq. 


L 


N 


10-973) 


Solanaceae 








Cestrum azuence Urb. & Ekm an 


Ar 


E 


C0-785)EFHIJ 


C. coelophlebium 0. E. Schulz 


Ar 


E 


BC(j-822)DFI 


C.inclusum Urb. 


Ar 


E 


FJ(z-21681) 


C. milciomejiae T. Zanoni 


Ar 


E 


C(j-794)DFJ 


C. sphaerocarpum 0. E. Schulz 


Ar 


E 


CDF(j-867) 


Physalis sp. 


H 




J(z-21573) 


Solandra longiflora Tussac 


L 


N 


*F 


Solatium ciliatum Lam. 


H 


N 


J(z-21647) 


5. crotonoides Lam. 


Ar 


N 


CF(j-891) 



Moscosoa 9, 1997 



115 



Especie 



S. pyrifoliwn Lam. 
S. rugoswn Dunal 
S. torvum Sw. 
S. sp. nov. 
S. virgatum Lam. 
S. sp. 

Staphyleaceae 

Turpinia picardae Urb. 

Styracaceae 

Styrax ochraceus Urb. 

Thymeleaceae 

Daphnopsis sp. 

Typhaceae 

Typha domingensis Pers. 
Ulmaceae 

Trema lámar ckiana (R. & S.) Blume 
T. micrantha (L.) Blume 

Urticaceae 

Boehmeria cylindrica (L.) Sw. 
Gyrotaenia sp. 

Pilea matheuxiana Urb. & Ekm. 
P. microphylla (L.) Liebm 
P. minguetti Urb. 
P. cf. plumieri Urb. 
P. propingua Wedd. 
P. rivoirae Wedd. 
P. setigera Urb. 
P. sp. 

Valerianaceae 

Valeriana scandens L. 



FV St TV/EV 



Ar 


b 


J(z-zl55zj 


Ar 


N 


J(z-21599) 


Ar 


N 


I(j-999)J 


Ar 


E 


C(j-817)DFHJ 


Ar 


N 


J(z-21702) 


Ar 




F(j-890) 


A 


E 


IÜ-977) 


Ar 


E 


F(j-885)J 


Ar 




FO-879) 


H 


N 


K(z-21739) 


A 

A 


XT 

IN 


K(z-zl /zy) 


A 

A 


M 
IN 




TJ 

rl 


XT 

IN 


* A 

*A 


Ar 




10-987) 


H 


E 


J(z-21645) 


H 


N 


A0-759)C 


H 


N 


J(z-21652) 


H 


E 


J(z-21650) 


H 


E 


AO-760) 


H 




K(z-21751) 


H 


E 


*BCDF 


H 




F0-864) 


L 


N 


*ACF 



Verbenaceae 

Citharexylum caudatum L. 



A 



N 



ABF0-863)GHI 



116 



Moscosoa 9, 1997 



Especie 



FV 



St 



TV/EV 



Clerodendrum philippinum Schauer 

Lantana cantara L. 

Lippia alba (Mill.) N.E. Brown 



At 
At 
At 



IX 
N 
N 



K(z-21713) 

IÜ-978) 

J(z-21594) 



Vitaceae 

Ampelocissus robinsonii Planch. 

Vitis tilifolia Humb. & Bonpl. ex Willd. 



C(j-806)FJ 
K(z-21722) 



Zingiberaceae 

Renealmia jamaicensis Var. Puberula (Gagn.) Maas H 



N 



BCFH(J-1017) 



Moscosoa 9, 1997, p.p. 1 17-144 



Fases tempranas de la sucesión en un bosque nublado de 
Magnolia pallescens después de un incendio 
(Loma de Casabito, Reserva Científica Ebano Verde, 
Cordillera Central, República Dominicana) 

Dr. Thomas May 

May, Thomas (Fundación PROGRESSIO Máximo Gómez esq. San Martín, 
Edificio Metropolitano, 3ra. planta, Santo Domingo, República Dominicana). Fases 
tempranas de la sucesión de un bosque nublado de Magnolia pallescens después de 
un incendio (Loma de Casabito, Reserva Científica Ebano Verde, Cordillera Central, 
República Dominicana). Moscosoa 9: 117-144. 1997. Se estudió de manera 
diacrónica la sucesión temprana de la vegetación de un área de bosque nublado de 
Magnolia pallescens incendiado en verano de 1992. La composición de especies 
después del incendio es bastante diferente a la de un bosque nublado bien desarro- 
llado, aunque una parte importante de las especies son capaces de rebrotar. Predo- 
minaron las plantas herbáceas, y las especies que colonizaron con plántulas la 
superficie quemada están mucho más representadas que las que rebrotan. La 
cobertura de vegetación aumentó de 8,3 % en noviembre 1993 a 35,1 % en 
noviembre 1994, algunas especies alcanzaron más de 2 m. Una parte importante de 
las especies que rebrotaron lo hicieron exclusivamente desde yemas localizadas en 
partes aéreas. La vegetación de este bosque nublado se considera mal adaptada a los 
incendios, mientras que posiblemente esté mejor adaptada a perturbaciones mecá- 
nicas originadas por vientos fuertes y deslizamientos de tierra. 

A diachronic study of early post fire succesion at a site occupied by a 
Magnolia pallescens-cloud forest was realized. Species composition of the early 
post fire vegetation is very different from the mature cloud forest, although many 
species are able to resprout. Vegetation is dominated by herbaceous plants, and 
colonizers are much more represented than sprouters. Vegetation cover increased 
from 8,3 % in november 1993 to 35,1% in november 1994, and at this moment, 
some species reached yet more than 2 m. An important part of the species which 
resprouted did it exclusively from buds located in aerial parts. Vegetation of this 
cloud forest is considerated to be poorly adapted to fire, whereas possible it is better 
adapted to mecanical perturbations caused by heavy storms, landslides etc. 

1. Introducción 

Como en muchas partes de los trópicos húmedos, en la República Dominicana el 
fuego se ha convertido en un factor importante que influye en la estructura y composición 
de la vegetación. Especialmente en años secos, los incendios, que son provocados por 
diferentes motivos, destruyen superficies importantes de vegetación y dejan paisajes en 
aspecto desolado. Después, se inician los procesos de sucesión y se recupera algún tipo 
de cubierta vegetal. 



118 



Moscosoa 9, 1997 



Poco se sabe sobre los procesos de sucesión en los bosques húmedos caribeños 
y conocer la dinámica de la vegetación, después de los incendios de estos bosques, 
es de gran importancia para estimar mejor su impacto en la diversidad biológica y 
el funcionamiento de los ecosistemas. Es necesario tener conocimientos de la 
regeneración para concebir medidas adecuadas que ayuden a la restauración de la 
vegetación original. El presente estudio analiza la sucesión en sus primeras etapas 
después de un incendio, y es parte de un programa de investigación sobre la dinámica 
de la vegetación después de perturbaciones en bosques húmedos de montaña, que se 
está desarrollando bajo la supervisión de la Fundación Progressio, en la Reserva 
Científica Ebano Verde. 



2. El área de estudio 

Altos de Casabito se encuentra en la parte suroriental de la Reserva Científica 
Ebano Verde, en la Cordillera Central, y es una barrera para los vientos predominan- 
tes que vienen del este y noreste. Estos vientos transportan aire húmedo que se 
condensa al bajar la temperatura con el movimiento ascendente. De este modo, se 
produce precipitación abundante, y además se cuenta con una humedad del aire 
elevada, con una alta nubosidad, con precipitación "oculta" por precipitación del 
agua condensada en las hojas y ramas de los árboles, y con temperaturas moderadas. 
En estas condiciones ambientales, se desarrolla un bosque nublado que rue descrito 
por Hager & Zanoni (1993) como un bosque de Magnolia pallescens. Además son 
típicas para estos bosques, Didymopanax tremulus, Haenianthus salicifolius var. 
obovatus, Clusia clusioides y varias especies más (García, Mejía & Zanoni, 1994). 

En verano de 1 992, se incendió una superficie de bosque de Magnolia pallescens 
de varias hectáreas, cerca de la Emiita de la Virgen de la Altagracia que se encuentra 
en el punto más alto de la Autopista Duarte a Constanza. El área quemada está 
inclinada hacia el sur y situada entre 1240 y 1300 m sobre el nivel del mar. En las 
partes colindantes del bosque que no fueron tocadas por el incendio son frecuentes, 
además de las especies mencionadas como típicas, Byrsonima lucida, Cyrilla 
racemiflora, Ocotea leucoxylon y Myrcia deflexa, y en las partes más alteradas, 
Brunellia comocladifolia, Clidemia umbellata, Miconia dodecandra y Myrsine 
coriácea. En las partes bajas de las pendientes y cerca de pequeñas cañadas, se 
asocian a estas especies Cecropia pel ta ta, Oreopanax capitatus y Prestoea montana . 
Como arbustos y árboles pequeños, se encuentran con frecuencia Hyeronima 
montana, Psychotria berteriana y Psychotria plumierii, además de heléchos 
arborescentes del género Cyathaea, y como especies herbáceas Renealmia jamaicensis 
e Isachne rigidifolia. Además, están bien representadas las UmasMarcgravia rubra, 



Moscosoa 9, 1997 



119 



Odontodenia polyineura, Passiflora sexflora, Schradera subsessilis y Smilax 
havanensis, y como epífitas Dilomilys montana y Vriesia spec. En sitios alterados, 
en plena luz, se encuentran manchas de los heléchos "calimetes" Gleichenia bifida 
y sobre todo Dicranopteris pectinata. 



3. Métodos 

En marzo de 1993, se delimitó una parcela de observación de forma rectangular 
con una superficie de 1 0 m x 30 m. Los lados mayores de la parcela fueron orientados 
en el sentido de la pendiente, orientación sur, con inclinaciones de aproximadamente 
10 grados en la parte superior y hasta 50 grados en la parte inferior. En esta parcela 
se determinaron en marzo 1993, con la ayuda de personal de vigilancia de la Reserva 
Científica Ebano Verde, los restos carbonizados de árboles y arbustos presentes en 
la parcela con sus nombres vernáculos. En los casos en que esto fue posible, se 
identificaron sus nombres científicos, hasta el nivel de especie. Además, se identi- 
ficaron las especies de las plantas presentes en la parcela en esta fecha en forma de 
plántulas o de rebrotes, y se contaron los individuos de cada especie. En algunos 
casos, no se pudieron identificar las especies, ya que se trataba de plántulas muy 
pequeñas. Para detectar posibles variaciones espaciales, se subdividió la parcela en 
75 subparcelas ("cuadrículas") de 2m x 2m cada una. 

Se repitieron las identificaciones y conteos de especies e individuos presentes en 
la parcela a intervalos de cuatro meses, hasta noviembre 1994. Siempre se definió la 
forma de vida (árbol, arbusto, liana, herbácea terrestre y epifítica) y el modo de 
regeneración (rebrote o germinación de semillas). A partir de julio 1993 se midieron 
las alturas de todos los individuos de especies arbóreas y arbustivas. Además, se 
realizaron estimaciones de la cobertura de la vegetación en cada subparcela, a partir 
de noviembre 1993, y se calcularon valores promedios de la cobertura vegetal para 
la parcela entera. 

En otros ecosistemas durante los incendios, las temperaturas son mucho más 
bajas en el suelo, a unos centímetros de profundidad, que en la superficie del suelo 
y arriba del suelo (Coutinho, 1990). Por esto, la presencia de yemas de regeneración 
en órganos subterráneos podría ser una adaptación. En diciembre 1993 se realizó un 
transecto en el área quemada, fuera de la parcela en la que se estudió la sucesión, en 
el sentido paralelo a las curvas de nivel. En 100 individuos de árboles y arbustos 
situados en el transsecto que mostraban rebrotes se anotó si el rebrote más bajo salía 
de una yema subterránea o de una yema en la superficie del suelo o por encima del 
suelo. Además, se anotaron datos sobre el estado de la vegetación y del suelo en toda 
la superficie quemada, durante todo el período de observación. 



120 



Moscosoa9,1997 



4. Resultados 
4. 1. Observaciones generales 

A juzgar por los restos quemados de la vegetación que eran visibles en marzo de 
1 993 y también en las siguientes fechas de observación, la vegetación de la superficie 
estudiada había fonnado, antes del incendio, un mosáico de un bosque denso y de 
vegetación alterada, con algunos troncos gruesos de árboles caídos en el suelo. En 
las partes bajas de la pendiente habían estado presentes Prestoea montana y Turpinia 
occidentalism y los calimetales, formados mayormente por Dicranopteris pectinana, 
tenían mayor extensión. En los meses después del incendio fueron sembradas 
plántulas de Syzygium jambos en varios sitios del área quemada, y en la parte alta 
café, aguacate y guineos, en pequeñas áreas. 

En toda la superficie quemada, las hojas y las ramas finas de las copas de los 
árboles y arbustos fueron destruidas por el fuego, asimismo todos los órganos aéreos 
de la mayoría de las plantas herbáceas y de las lianas y algunos de los troncos finos. 
Los troncos medianos y gruesos de los árboles y arbustos no fueron destruidos y se 
quedaron en su sitio. 

En marzo 1993, se pudieron observar rebrotes desde órganos subterráneos, en 
algunas especies, y algunas plántulas pequeñas nacidas de semillas de especies 
colonizadoras. En varios individuos de la palma Prestoea montana y de heléchos 
arborescentes del género Cyathaea, se observaron rebrotes en las copas. En las 
observaciones posteriores, además de los rebrotes de las yemas subterráneas, se 
notaron también retoños en los troncos y en las copas de algunos árboles. Estos 
retoños se encontraron mayormente cerca de los límites de la superficie quemada, en 
zonas donde supuestamente las temperaturas de las llamas fueron más bajas. 

A partir de noviembre 1993, la vegetación era dominada por plantas herbáceas, 
aunque se notaba la presencia de arbustos e individuos juveniles de árboles. Del 
verano de 1993 hasta la primavera de 1994 hubo una fuerte actividad de corte de 
palos secos en la zona quemada, para aprovechar la madera y la leña. Se sacaron 
sobre todo troncos de diámetros menores de 20 cm; los troncos más gruesos fueron 
dejados. Estos cortes pueden haber influido en la regeneración de la vegetación. 

En la superficie del suelo se había mantenido después del incendio un horizonte 
de materia orgánica poco descompuesta, de algunos centímetros de espesor. En 
algunas áreas había quedado una capa de hasta 20 cm de espesor de tallos muertos 
de heléchos "calimetes" (en su gran mayoría Dicranopteris pectinata). Durante todo 
el período de observación, no se han observado signos de erosión hídrica; sí hubo en 
algunos sitios una destrucción de la capa de tallos muertos de Dicranopteris por 
pisadas, y en algunos puntos fue removido el horizonte orgánico del suelo, por la 
misma razón. 



Moscosoa 9, 1997 



121 



4. 2. Evolución de la vegetación en una parcela experimental 
a) Especies y abundancias 

La secuencia de la composición específica y de la abundancia de las diferentes 
especies y la evolución de los números de individuos de las especies están represen- 
tadas en la tabla 1 y 2 y en la fig. 1 . En cuanto a los números, no fueron consideradas 
las especies que no llegaron a más de 20 individuos. En los casos en que no se pudo 
identificar una especie, se dejáronlos nombres vernáculos, yaque estos podrían abrir 
pistas para una identificación posterior. 

El número total de los individuos (fig. 2) aumentó con gran rapidez, en la primera 
fase, de 180 en marzo 1993 a 1582 en noviembre 1993, para después aumentar de 
manera más lenta. El máximo, hasta ahora, se alcanzó en julio 1994 con 2201 
individuos, y después se notó un ligero descenso a 1989, en noviembre 1994, esto 
posiblemente se debió a las condiciones climáticas secas del verano 1994. 

El número total de especies (fig. 3) aumentó de 18 en marzo 1993 a 52 en 
noviembre 1994. El aumento de los números de especies era mayor en la primera 
parte de la fase de observación. 

Los troncos quemados por el incendio, identificados en marzo 1 993 , pertenecían 
a diferentes especies, de las cuales solamente una parte fueron registradas en los 
inventarios tomados desde marzo 1993 hasta noviembre 1994 (tabla 1). El número 
de éstas se mantuvo más o menos constante durante este período. Sin embargo, 
Magnolia pallescens desapareció, y Tabaebuia vinosa y Ocotea nemodaphne 
rebrotaron de nuevo. Los rebrotes de My reía splendens que aparentemente se habían 
secado, reaparecieron nuevamente. 

En la composición específica de la vegetación (tabla 1, fig. 1), se pueden 
distinguir varias fases. En marzo 1993, rebrotes y plántulas de varias especies 
estaban presentes. Los rebrotes de Smilax havanensis, Ocotea leucoxylon y Cyathea 
spec, eran más abundantes, además de las plántulas de las especies arbóreas pioneras 
como Trema micrantha y Brunellia comocladifolia y Phytolacca icosandra. 

Enjulio 1993, se observó un considerable aumento de la población de Phytolacca 
icosandra cuyos individuos alcanzaron hasta 1 ,5 m, llegando a dominar la fisonomía 
de la vegetación. El número de individuos y especies de árboles y arbustos que habían 
rebrotado aumentó, y entre las especies arbóreas colonizadoras predominaron 
Trema micrantha, Brunellia comocladifolia y Myrsine coriácea. 

Aunque el número de individuos de Phytolacca se mantuvo casi constante, entre 
julio y noviembre 1993, en la última fecha todavía era la especie dominante, y se 
pudo notar un ataque de insectos en las hojas, que por el tipo del mordisqueo, 
probablemente es de coleópteros. La población de otra herbácea, Erechtites 
valerianaefolia, había aumentado mucho en este período, multiplicando el número 
de sus individuos por 10 entre julio y noviembre 1993. También aumentó la 



122 



Moscosoa 9, 1997 



abundancia de Scleria lithosperma y de Passiflora sexflora, así como del arbusto 
Psychotria berteriana y de otras especies arbustivas colonizadoras como Solarium 
rugosum y Bccharis myrsinites. El número de individuos de la primera especie se 
había multiplicado por 13 entre julio y noviembre 1993. Ya en esta fecha, Scleria 
lithosperma era la especie más representada en la parcela, aunque no llegó a 
dominar, ya que sus individuos eran en gran parte juveniles. Las poblaciones de 
Trema micrantha, Brunellia comocladifolia yMyrsine coriácea aumentaron, como 
también los rebrotes de los heléchos arborescentes. 

Entre noviembre 1993 y marzo 1994, la población de Phytolacca icosandra 
disminuyó considerablemente, conviertiéndose Scleria lithosperma en la especie 
dominante. Erechütes valerianaefolia experimentó un ligero descenso en el número 
de individuos, y se observaron daños por insectos, en esta especie. También había 
disminuido el número de individuos de Passiflora sexflora. Los árboles colonizado- 
res Trema micrantha, Brunellia comocladifolia yMyrsine coriácea mantuvieron sus 
poblaciones estables, mientras que aumentaron las poblaciones de Psychotria 
berteriana, Baccharis myrsinites, Solatium rugosum y Lobelia rotundifolia. 

Entre marzo y julio 1994, las poblaciones de Phytolacca icosandra como 
también de Erechütes valerianaefolia y Passiflora sexflora disminuyeron, siendo 
Scleria lithosperma la especie dominante. En Trema micrantha se observó un 
descenso en su población, mientras que las poblaciones de Brunellia comocladifolia , 
Myrsine coriácea y Psychotria berteriana aumentaron. 

En noviembre 1994, por primera vez, se observó un ligero descenso en las 
poblaciones de casi todas las especies, probablemente debido a las condiciones secas 
de verano 1994. Brunellia comocladifolia mantuvo su población casi sin variación, 
y los números de Baccharis myrsinites y Solatium rugosum aumentaron ligeramente, 
entre julio y noviembre 1994. Esta última especie, por su rápido crecimiento 
longitudinal y el tamaño de sus hojas, llegó a dominar el estrato arbustivo, aunque 
la especie más abundante era Scleria lithosperma. 

Las especies del bosque nublado primario Cyrilla racemiflora, Didymopanax 
tremulus y Haenianthus salicifolius var. obovatus, no rebrotaron en la parcela 
estudiada. Una pequeña parte de los individuos de Magnolia pallescens rebrotaron, 
pero murieron después, posiblemente debido al corte de los troncos de los que habían 
salido. Ninguna de las especies dominantes del bosque nublado pudo colonizar la 
parcela estudiada durante el período de observación. 



Moscosoa 9, 1997 



123 



Tabla 1 

Composición de especies y abundancias 
en la parcela permanente - árboles y arbustos 



Especie 


antes 


3/93 


7/93 


11/93 


3/94 


7/94 


11/94 


Haenianthus salicifolius 
















var. obovatus 


6 














Gomedesia lindeniana (R) 


3 














Cvrilla racemifloro, (R i 
















Tiiíivvminnuny ItpwiuIuv 
















Al chompa latí folia (R i 
















Drvnptp? q lauca 
















Torra Ibasia cuncifolia 
















C^hnptncnvnuK /i/itfii n ophví s 
















"Cicua roia" 
















"Cigua boba 1 * 
















"Palo de cao" 


//*- 














Magnolia pallescens R 


18 


1 


4 


4 








Byrsonima lucida R/S 


6 4(R) 










1 (S) 


Myrcia splendens R 




4 






2 


1 


1 


Tabaebuia vinosa R 


4 




2 


1 


1 


1 


1 


Ocotea leucoxvlon R 


8 


11 


16 


14 


14 


14 


12 

A i—, 


Ocotea foe niculacea R 


6 


4 


5 


12 


10 


10 


7 


Ocotea npmodanhnp R 


1 




1 
i 


i 


1 

1 


i 
i 


i 
i 


Pvvrh/itrin ni uní i prii 






4 


7 


7 


c 
o 


o 


Hieronvma montana R 








1 


4 


3 


3 


Pprvpfl nh1ntiQÍfn1in R 

•í tí JCU KJLflKjl IK. IJ (/HU AX 






1 
1 










Cyathaea spec. R 


14 


20 


35 


42 


44 


63 


58 


Trema micrantha S 




31 


68 


73 


66 


53 


46 


Brunellia comocladifolia S 




20 


37 


68 


67 


92 


92 


Mvrsine coriácea fRVS 






23 


64 


68 


186 


141 


Clidemia umbellata S 








7 


16 


30 


20 


Cecroüia neltata S 








6 


11 


15 


17 


Miconia dodecandra S 












2 


3 


Miconia laevipata S 












1 


1 


Psychotria berteriana R/S 


7 


1(R) 




83(S) 149(S)239(S) 213 (S) 


Solatium rugosum S 








24 


37 


47 


49 


Solatium torvum S 




7 


3 


3 


2 


1 


1 


Baccharis myrsinites S 




1 


4 


5 


24 


34 


39 


Boceo nia fruticosa S 






1 


2 


1 


1 


1 


Lobelia rotundifolia S 








8 


41 


43 


53 


Tetrazygia crotonoides S 












11 


11 


Eupatorium odoratum S 












3 


7 



R: rebrotes, S: plántulas germinadas de semillas 



124 



Moscosoa 9, 7997 



Tabla 2 

Composición y abundancias en la parcela permanente - 
lianas, herbáceas terrestres y epífitas 



Especies 


3/93 


7/93 


11/93 


3/94 


7/94 


11/94 


Lianas 














Smilax havanensis R 


12 


35 


66 


47 


50 


57 


Odontodenia polyneura S 


2 


7 


26 


23 


17 


19 


Passiflora sexflora S 


/i 

4 




1 (Yl 
ÍU/ 




Q 
O 




¡pomoea furcyand. S 


2 


3 


3 


3 


4 


5 


¡resine diffusa S 






23 


31 


37 


43 


Solatium crotonoides S 


_ 


1 


3 


3 


3 


3 


Odontosoria uncinella S 


_ 








14 


14 


Ampelocissus robinsonii S 


_ 


_ 


_ 


_ 


10 


4 


Cissampelos pareira S 


_ 


_ 


_ 


_ 


1 


1 


Herbáceas terrestres 














Dicotiledonas 














Phytolacca ico sandia S 


48 


190 


188 


82 


43 


34 


Erechtites valer ianaefolia S 


5 


19 


195 


156 


51 


27 


C occocypselum herbaceum S 






oí 

¿5 


j i 


4U 


JJ 


Emilia fosbergii S 


; 


1 


4 


8 


25 


6 


Gnaphalium purpureum S 


_ 


_ 


_ 


5 


5 


7 


Portulaca olerácea S 


_ 


_ 


2 


2 


_ 


_ 


Szda rhombifolia S 


_ 


_ 


_ 


1 


2 


2 


Conyza canadensis S 


_ 


_ 


_ 


_ 


30 


19 


(indeterminada) S 


_ 


8 


7 


11 


10 


12 


Monocotiledonas 














Scleria lithosperma S 




33 


441 


647 


803 


702 


Ichnanthus palle ns S 


_ 




7 


7 


32 


22 


Homolepis glutinosa S 


_ 


_ 


_ 


10 


12 


30 


Andropogon bicomis S 


_ 


_ 


_ 


_ 


10 


23 


Cyperus sphacelatus S 


_ 


_ 


1 


2 


2 


2 


(inderterminada) S 






1 


4 


7 


8 


Heléchos 














Dicranopteris pectinata R 


3 


14 


14 


14 


22 


28 


Pteridium aquilinum R 






1 


1 


5 


3 


Gleichenia bifida R 












8 


(indeterminada) S 




13 


47 


67 


107 


71 



Epífitas 

Dilomilis montana R ----11 



Moscosoa 9, 1997 



125 



Smilax 

havanensis 

Passiflora 
sexflora 

Odontodenia 
polyneura 

I resine 
diffusa 



Phytolacca 
icosandra 




Erechtites 

valeriananfolia 



Scleria 

lithosperma 
Coccocypselum 

herbaceum 
Dicranopteris 

pectinata 



3/93 7/93 11/93 3/94 7/94 11/9' 



Fig. 1: Evolución del número de individuos de las especies más importantes. 



126 



Moscosoa 9, 1997 



Cyathaea 
sp. 



1 [ 1 3 



Trema 

micrantha 

Brunellia 

comocladifolia 



Myrsine 
coriácea 

Ocotea 

leucoxylon 

Ocotea 

foenicu lacea 



Psychotria 
berteriana 

Clidemia 
umbel lata 

Solarium 
. rugosum 

Cecropia 
peltata 

Baccharis 
myrsinites 

Lobelia 

rotundifolia 



1 1 1 





í . I 



I I 



3/93 7/93 11/93 3/94 7/94 11/94 



Com. Fig. 1. 



Moscosoa 9, 1997 



127 



número total 
de individuos 



2201 




1989 



3/93 7/93 11/93 3/94 7/94 11/94 



número total 
de especies 



50 52 




3/93 7/93 TI/93 3/94 7/94 11/94 



Fig. 2 (arriba): Número total de individuos, marzo 1993 - noviembre 1994 
Fig. 3 (abajo): Número total de especies, marzo 1993 - noviembre 1994. 



128 



Moscosoa 9, 1997 



b) Formas de vida 

En números absolutos de individuos (fíg. 4 a, tabla 3), los árboles y arbustos 
aumentaron de manera continua, desde la primera observación en marzo 1993 hasta 
la penúltima en julio 1994, para luego bajar ligeramente. Lo mismo sucedió con las 
herbáceas, pero el aumento inicial era mucho más notable, por lo que su porcentaje 
en el número total de individuos (fig. 4 b, tabla 3) aumentó, desde marzo 1993 hasta 
marzo 1994, para bajar después. En las lianas se observó un máximo en números 
absolutos en noviembre 1993 y una sucesiva disminución. En cuanto a los porcen- 
tajes, su representación nunca fue muy importante y disminuyó hacia el final del 
período de estudio. No se observaron epífitas antes de julio 1994, y luego de esta 
fecha aparecieron solamente algunos individuos. 

En cuanto al número de especies (fig. 5 a, tabla 4), los árboles y arbustos son el 
grupo mejor representado desde marzo 1993 hasta noviembre 1994, seguido por las 
herbáceas, las lianas y las epífitas. En cuanto al porcentaje del número total de espe- 
cies (fig.5 b, tabla 4), los árboles y arbustos fueron siempre los mejores representa- 
dos. Las especies de lianas muestran un ligero descenso en su representación relativa 
entre marzo y noviembre 1993, que después se mantuvo más o menos al mismo nivel. 

c) Modo de regeneración (germinación de semillas y rebrote de órganos 
vegetativos) 

Los números absolutos de individuos que se han regenerado por rebrotes (fig. 6 
a, tabla 5) aumentaron durante todo el período de estudio. Sin embargo, hasta julio 
1 994 los números absolutos de individuos que habían nacido de semillas aumentaron 
mucho más rápido (fig. 6 a), por lo que los porcentajes de estos últimos aumentaron 
hasta este momento (fig. 6 b, tabla 5). Entre julio y noviembre 1994, tanto los 
números absolutos como los porcentajes de los individuos nacidos de semillas 
descendieron ligeramente. De todos modos, la mayoría de individuos pertenecía a 
este grupo, desde el principio de las observaciones hasta el final del período de 
estudio, alcanzando su proporción cerca de 90%. 

En marzo de 1993, el número de especies que se había regenerado de manera 
vegetativa y de aquellas que habían nacido por semillas eran similares (fig. 7 b, tabla 
6). Luego, el número de especies que habían nacido por semillas aumentó más rápido 
que el número de las que habían rebrotado, por lo que los porcentajes de los primeros 
aumentaron hasta julio 1994, alcanzando un 75%, para bajar ligeramente entre julio 
y noviembre 1994 (fig. 7 b). 



Moscosoa 9, 1997 



129 



números 
absolutos 




individuos 

1500 porcentajes 



idoo 



500 



3/937/9311/933/947/94 11/94 



H 



100% 



50% 



3f93 7/9311(933847194 11|94 

B 



especies 



números 
absolutos 




3/93 



1^/94 



B 



porcentajes 



H 



3/93 



100% 



■50% 



11/94 



A:arboles y arbustos H:herbaceas terrestres 
Llianas Erepifitas 



Fig. 4 (arriba): Formas de vida - números de individuos. 
Fig. 5 (abajo): Formas de vida - números de especies. 



130 



Moscosoa 9, 1997 



Tabla 3 

Formas de vida - números de individuos 



Forma de vida 


3/93 


7/93 


11/93 


3/94 


7/94 


11/94 


herbáceas 


56 


287 


929 


1042 


1197 


1043 




(31%) 


(49%) 


(59%) 


(60%) 


(54%) 


(52%) 


lianas 


20 


84 


228 


133 


144 


158 




(11%) 


(15%) 


(14%) 


(8%) 


(7%) 


(8%) 


árboles y arbustos 


104 


204 


425 


565 


859 


787 




(58%) 


(36%) 


(27%) 


(32%) 


(39%) 


(40%) 


epífitas 










1 


1 












(0%) 


(0%) 



Tabla 4 

Formas de vida - números de especies 



Forma de vida 


3/93 


7/93 


11/93 


3/94 


7/94 


11/94 


herbáceas 


3 


7 


13 


16 


17 


18 




(17%) 


(27%) 


(34%) 


(39%) 


(34%) 


(35%) 


lianas 


4 


5 


6 


6 


9 


9 




(22%) 


(19%) 


(16%) 


(15%) 


(18%) 


(17%) 


árboles y arbustos 


11 


14 


19 


19 


23 


24 




(61%) 


(54%) 


(50%) 


(46%) 


(46%) 


(46%) 


epifitas 










1 


1 












(2%) 


(2%) 



Moscosoa 9,1997 



131 



números 
absolutos 



individuos 

porcentajes 




3/93 7/93 U/93394 7/94 ti 

A 



?000 



1000 



100% 



50% 



94 3/93 7/9311/9331947)941194 

B 



B 



especies 



números 
absolutos 



porcentajes 




50 



100% 



50% 



3/93 TI/94 3/93 

S:plántulas nacidas de semillas 
R: rebrotes 



n/94 



Fig. 6 (arriba): Modo de regeneración - números de individuos. 
Fig. 7 (abajo): Modo de regeneración - números de especies. 



132 Moscosoa9,1997 

Tabla 5 

Modo de regeneración - números de individuos 



Modo de regeneración 3/93 7/93 11/93 3/94 7/94 11/94 



germinación por semillas 121 449 1419 1595 2022 1805 

(67%) (79%) (90%) (92%) (92%) (91%) 

regeneración por rebrote 59 117 163 145 178 183 

(33%) (21%) (10%) (8%) (8%) (9%) 



Tabla 6 

Modo de regeneración - números de especies 



Modo de regeneración 


3/93 


7/93 


11/93 


3/94 


7/94 


11/94 


germinación por semillas 


9 


16 


27 


30 


39 


40 




(50%) 


(62%) 


(71%) 


(73%) 


(78%) 


(77%) 


regeneración por rebrote 


9 


10 


11 


11 


11 


12 




(50%) 


(38%) 


(29%) 


(27%) 


(22%) 


(23%) 



d) Cobertura de la vegetación 

Según las estimaciones globales de marzo y julio 1993, la cobertura de la 
vegetación era de 0 - 1% y de 1 - 5%, respectivamente. En noviembre 1993, la 
estimación de la cobertura en las 75 cuadrículas dió un promedio de 8.3%. A 
continuación, se observó un considerable aumento de la cobertura: 15.4% en marzo 
1993, 26.3% en julio y 35.1% en noviembre 1994 (fíg. 8). 

Se observó una considerable variación de la cobertura dentro de la parcela 
estudiada. En noviembre 1993, en una cuadrícula de 2 x 2 m la cobertura fue de 60 
- 70%, siendo el promedio de la parcela 8.3%. En julio 1994 hubo varias cuadrículas 
con coberturas de 1 - 5%, mientras que en otras ya se habían alcanzado valores de 
80 - 90%. La representación gráfica de estas heterogeneidades espaciales (fig. 9) 
indica que hay una zona con mayor cobertura de la vegetación, en la mitad superior 
de la parcela, y dos zonas con coberturas relativamente altas, en en centro y en la parte 
inferior. La zona con mayor cobertura coincide con el área de influencia de un tronco 
caido, de más de 50 cm de diánetro. 



Moscosoa 9, 1997 



133 



1 año 2 años 

después del incendio. 




100% 



50% 



J ASONDÉFMAMJ J AS ONDE FMÁMJü ASOND 
1992 1993 1994 



Fig. 8: Evolución de la cobertura de la vegetación. 









I 






4 












0 








+ 








+ 


























+ 






+ 
















+ 


+j 








+ 


♦ 






± 


□ 
¡a 
a 














am 


scensn 


san 






0 






□ 






s 


■ 


















+ 








+ 








aaa 
















+ 










+ 


+ 


+ 






MHB 






























+ 


































+ 












































□■■ 




+ 




























































+ 




+ 




msm 


+ 


+ 




























+ 






+ 


+ 




















+ 








4- 






+ 












r 




+ 


+ 






■□GSD3 


mas 


+ 




Q: 0 - 25% 
0:26-50% 
0: 0-25 
SI: 75' -100% 















Fig. 9: Heterogeneidades espaciales de la cobertura 



134 



M óseos oa 9, 1997 



e) Altura de las especies arbóreas y arbustivas más importantes. (Fig. 10) 

En noviembre 1993, los rebrotes de Ocotea leucoxylon alcanzaron mayor 
tamaño. De 14 individuos, dos habían superado los 60 cm de altura. También Ocotea 
foeniculacea y Psychotria plumierii presentaban un buen desarrollo, en noviembre 
1993, con rebrotes de más de 40 cm. Brunellia comocladifolia, My r sine coriácea, 
Psychotria berteriana y Solatium rugosum, especies que colonizaron con sus 
semillas para esa fecha eran más abundantes pero de menor tamaño. En cambio, dos 
individuos de Trema micrantha ya superaban los 60 cm de altura en noviembre 1993 
(Tabla 1), y siete individuos tenían entre 40 y 60 cm de altura. El crecimiento total 
de T. micrantha durante el primer año fue similar a Ocotea leucoxylon. 

En noviembre 1994, las especies que mayor tamaño alcanzaron fueron las 
colonizadoras Trema micrantha, Brunellia comocladifolia, My r sine coriácea, 
Psychotria berteriana y Solatium rugosum. De éstas, se encontró un número 
considerable de individuos de más de 1 m de altura. El crecimiento rápido de Ocotea 
leucoxylon, la especie que había rebrotado con más vigor, no había continuado, y 
solamente un individuo tema un tamaño mayor de 1 m. También en esta fecha, 
Ocotea foeniculacea y Psychotria plumierii, ambas de rebrotes, tenían tamaños 
inferiores a Ocotea leucoxylon. Es interesante que en O. leucoxylon se observaron 
daños de insectos herbívoros en las hojas como daños de mordisqueos en los tallos, 
en marzo y en mayor grado en julio 1994. A partir de esta fecha también se 
advirtieron mordisqueos en las hojas de Ocotea foeniculacea. Probablemente, la 
depredación por herbívoros había frenado el crecimiento de estas dos especies de 
Ocotea. A parte de éstas, ninguna especie de árboles consideradas aquí, mostró 
daños causados por herbívoros. En Trema micrantha se observaron algunos indivi- 
duos parcialmente defoliados en julio 1994, probablemente como consecuencia de 
la fuerte sequía estival. 

En las especies que se regeneraron por medio de rebrote, en noviembre 1994 se 
observaron muy pocos individuos de tamaños menores de 20 cm. Esto indica que el 
proceso de regeneración vegetativa a partir de yemas de rebrote ya había terminado, 
en esta fecha. En Trema micrantha y Solatium rugosum, también estaban poco 
representados los individuos menores de 20 cm, contrario a Brunellia comocladifolia, 
Myrsine coriácea y Psychotria berteriana, especies cuyo proceso de colonización 
todavía no había terminado, aunque en todos los casos, el máximo de los individuos 
de la población tenía tamaño mayores. 



Moscosoa 9, 1997 



135 



11/93 



h 



¡i 



Brunellia comocladifolia Myrsine coriácea 



h 



n 



Trertia micrantha 



sychotria berteriana 




1 



Solanum rugosum 



50 ind. Ocotea 



Ocot 



ea 



2 



sychotria 



leucoxykxi foeniculacea plumieri 



Fig 10: Clases de alturas de especies importantes de árboles y arbustos. 



136 



Moscosoa 9, 1997 



11/94 




t, 



Brunellia comocladifolia Myrsine coriácea 



n 




Trema micrantha 



Psychotria berteriana 



200 



10O 



cm 



IL 



50ind. Ocotea 



Ocotea 



sychotria 



Solanum rugosum leucoxybn foeniculacea plumieri 



Cont. Fig 10. 



Moscosoa 9, 1997 



137 



4. 3. Localización de las yemas de rebrote 

De los 100 individuos observados, 39 habían rebrotado de yemas subterráneas y 61 
de yemas aéreas (tab. 7), encontraron claras diferencias entre las especies. Solamente en 
Ocotea leucoxylon y Coccoloba sp. la mayoría de sus individuos tenían tallos rebrotados 
de yemas subterráneas, y de éstas la Coccoloba estaba representada por un individuo. 
En Ocotea foeniculacea, O. nemodaphne, Psychotria plumierii, Tabebuia vinosa y 
Myrcia splendens se observaron individuos con rebrotes desde yemas subterráneas, 
pero en todas éstas, la mayoría de los individuos observados tenían exclusivamente 
rebrotes de yemas localizadas en las partes aéreas. En las restantes, Magnolia pallescens, 
Hieronyma montana, Myrsine coriácea, Alchornea latifolia, Gomedesia lindeniana, 
Byrsonima lucida, Persea oblongifolia, Pithecellobiwn oppositifolium y Cyrilla 
racemiflora, no se observaron rebrotes de yemas subterráneas. Es necesario señalar que 
muchos de los individuos áeMagnolia pallescens que rebrotaron desde órganos aéreos, 
estaban localizados en un sitio cercano al límite del área quemada, donde probablemente 
las temperaturas del fuego hicieron menos efectos. 



Tabla 7 

Localización de las yemas de regeneración 



Especies individuos con 


individuos sin 


Total 


rebrotes de yemas 


rebrotes de yemas 




subterráneas 


subterráneas 




Ocotea leucoxylon 25 


8 


33 


Coccoloba sp. 1 




1 


Ocotea foeniculacea 3 


7 


10 


Ocotea nemodaphne 3 


4 


7 


Psychotria plumierii 5 


7 


12 


Tababuia vinosa 1 


3 


4 


Myrcia splendens 1 


2 


3 


Magnolia pallescens 


9 


9 


Hieronyma montana 


7 


7 


Myrsine coriácea 


4 


4 


Alchornea latifolia 


3 


3 


Gomedesia lindeniana 


2 


2 


Byrsonima lucida 


2 


2 


Persea oblongifolia 


1 


1 


Pithecellobiwn oppositifolium 


1 


1 


Cyrilla racemiflora 


1 


1 


Total 39 


61 


100 



138 



Moscosoa 9, 1997 



5. Discusión y conclusiones 

En el bosque nublado estudiado, el incendio originó un cambio profundo en su 
composición específica. Durante la primera fase dominaron las herbáceas Phytolacca 
icosandra y Erechtites valer ianaefolia y ambas ausentes en los bosques maduros. Es 
interesante mencionar que las semillas de Phytolacca icosandra son apetecidas por 
las palomas silvestres Columba sp. , y que en tiempos de fructificación, los cazadores 
de palomas acuden a los "quemados** en los bosques de la Cordillera Central por la 
presencia masiva de estas aves (M. Mejía, com. pers.). Durante el curso del segundo 
año después del incendio, tuvo lugar la transición a una fase dominada por la 
cyperacea Scleria lithosperma. 

La cobertura vegetal muestra un desarrollo relativamente lento, en comparación 
con otros ecosistemas, como las comunidades de árboles y arbustos esclerófilos del 
Mediterráneo (Trabaud, 1987) o la vegetación del "cerrado" de Brasil Central 
(Coutinho, 1990). Más de un año después del incendio, la vegetación cubría menos 
de 10%, y más de dos años después, la cobertura alcanzó 35 %. Hasta esta fecha, eran 
herbáceas tenían mayor participación en la cobertura. Las heterogeneidades espacia- 
les de la cobertura de la vegetación, relacionadas con restos de troncos muertos, 
probablemente se debió al microambiente más húmedo en los alrededores inmedia- 
tos de estas estructuras que favorece el desarrollo de las plántulas jóvenes. De ahí la 
importancia de troncos caídos, para el inicio de la regeneración del ecosistema. 

Un número considerable de especies arbóreas y arbustivas presentes antes del 
incendio llegaron a rebrotar y a estar presentes en la vegetación después del incendio. 
Sin embargo, la cantidad de individuos de todas estas especies era reducida, después 
del incendio. En la gran mayoría de los casos, no alcanzaron tamaños y coberturas 
importantes, a excepción de la palma Prestoea montana, presente en el área 
quemada, y que produjo nuevas hojas. Entre los árboles que dominan los bosques 
nublados bien desarollados de la zona, de Magnolia pallescens solamente se 
encontraron algunos individuos con rebrotes, mientras que enDidymopanaxtremulus 
y Haenianthiis salicifolius var. obovataus no se observó ningún rebrote. No hubo 
evidencia de colonización de la superficie incendiada por plántulas de estas especies. 
Ninguna de ellas mostró ser buena colonizadora. 

En Ocotea leucoxylon y O.foeniculacea, que habían rebrotado vigorosamente, 
se observaron en el segundo año, importantes daños por insectos herbívoros que 
probablemente frenaron su crecimiento. Posiblemente, la herbivoría jugó algún 
papel en el descenso de las poblaciones de las herbáceas colonizadoras Phytolacca 
icosandra y Erechtites valerianaefolia, aunque no se conoce hasta qué punto este 
efecto favoreció el desarrollo de Scleria lithosperma. 

Todas las especies que alcanzaron números de individuos elevados habían 



Moscosoa 9, 1997 



139 



llegado al área por vía de la germinación de semillas, a excepción de los heléchos 
arborescentes del género Cyathaea. Las especies que se regeneraron por rebrote, 
pero no colonizaron áreas nuevas por germinación de semillas, pudieron mantenerse 
en su sitio, después del incendio, en general no aumentaron el número de individuos. 
En el caso de los heléchos arborescentes (Cyathaea sp.) que se regeneraron por 
rebrotes desde rizomas subterráneos, se registró un aumento importante y continuo 
en el número de sus individuos. Es sorprendente que el número de brotes nuevos de 
Cyathaea superó, desde el principio del periodo de estudio, el número de tocones 
muertos. Es posible que en algunos casos se trataba de juveniles de que todavía no 
habían desarrollado un trondo visible. De todos modos, los heléchos arborescentes 
presentes en el área no se pueden considerar buenos colonizadores, ya que su 
crecimiento parece ser más bien lento, y ningún brote alcanzó más de 10 cm de altura, 
dos años después del incendio. 

Entre los árboles y arbustos presentes en el área quemada predominaron las 
pioneras como Brunellia comocladifolia, Myrsine coriácea, Psychotria berteriana 
y Solatium rugosum, y además están entre las mejores representadas en los bosques 
secundarios en superficies agrícolas abandonadas (May, 1994). Se puede predecir 
que en una o dos décadas probablemente se encontrará en el área quemada un bosque 
secundario cuyo estrato arbóreo estaría dominado por Brunellia comocladifolia, 
Myrsine coriácea y posiblemente Trema micrantha, y que se parecerá muy poco al 
bosque presente antes del incendio. Este cambio profundo en la composición 
específica de la vegetación después de los incendios es un rasgo en que el bosque 
nublado es muy diferente de algunos ecosistemas en los que la incidencia de fuegos 
es alta, como las comunidades esclerófilas mediterráneas (Trabaud, 1987). 

La Cyrilla racemiflora, considerada como especie colonizadora de larga dura- 
ción por Weaver (1983), no estuvo presente entre las plántulas de especies arbóreas 
en nuestra parcela, y tampoco fue observada como plántula en la superficie quemada 
fuera de ella. Según Hager (1990), en la Loma Quita Espuela se encuentra una 
abundante regeneración de esta especie en sitios que fueron perturbados cuando se 
abrió un camino. Una situación parecida se observa cerca de la superficie quemada, 
a lo largo de la carretera El Abanico - Constanza, en sitios removidos en el proceso 
de la construcción. La tendencia de Cyrilla racemiflora para colonizar espacios 
perturbados parece depender del tipo de la perturbación. 

Ciferri (1936) describe los t4 calimetales'\ comunidades compuestas casi exclusiva- 
mente por heléchos de los géneros Gleichenia y Dicranopteris, como fases de sucesión 
después de incendios, en la zona de los bosques húmedos montanos de la Cordillera 
Central. Según Proctor (1989), Dicranopteris pectinata invade sitios quemados en 
bosques de montaña de Puerto Rico, y según Dallin (1994), en las áreas montañosas de 
Jamaica existen sitios con masas densas de heléchos de la familia de las Gleicheniaceas 
que se originaron después de los incendios. En nuestro caso, sin embargo, no se nota 



140 



Moscosoa 9, 1997 



ninguna tendencia hacia el desarrollo de un "calimetaT. En la parcela de observación, 
Dicranopterís pectinata y Gleichenia bifida rebrotaron, pero con poco vigor, y no hubo 
colonización por ninguna de las dos especies. En los alrededores de la superficie 
quemada estudiada por nosotros, existen superficies extensas ocupadas por masas 
densas de Dicranopterís pectinata. Obviamente, en nuestra área de estudio, los 
incendios no fueron el factor decisivo en la formación de estos "calimetales". 

En el bosque nublado de Magnolia palle see ns en Casabito, las especies de 
árboles que rebrotan después de los incendios, mayormente lo hacen a partir de 
yemas aéreas. El Ebano Verde es un ejemplo de una especie que rebrota fácilmente 
desde yemas localizadas en el tronco y en las ramas, como se puede observar en 
individuos caídos o dañados mecánicamente. Sin embargo, la regeneración después 
de un incendio por medio de rebrote, es débil, probablemente debido a los daños que 
causan las altas temperaturas en las yemas de rebrote. Esta especie, como otras tantas 
del bosque nublado de Casabito, parece no estar adaptada a incendios intensos. En 
cambio, Ocotea leucoxylon, O.foeniculacea y Psychotria plumierii son capaces de 
rebrotar desde yemas subterráneas, donde las temperaturas, durante los incendios, 
son mucho más bajas, por esta razones resisten mejor el fuego. 

Aunque hay evidencias de incendios durante el Holoceno en bosques tropicales 
de la Cuenca del Caribe (Horn & Sanford, 1992), es probable que, en su estado 
natural, los bosques nublados sean menos propensos al fuego, debido a las condicio- 
nes climáticas; hay que suponer que el fuego tiene grandes dificultades de penetrar 
en un bosque nublado bien desarrollado. Es cierto que hay que contar con perturba- 
ciones naturales en los sitios expuestos a vientos fuertes y hurracanes, y hay 
evidencias de que estas perturbaciones tienen su influencia en la composición y 
estructura de la vegetación (Weaver, 1983). Se trata tanto de los efectos directos de 
los vientos e indirectos como deslizamientos de tierra (Larsen & Sánchez, 1992). Sin 
embargo, se trata solamente de efectos mecánicos o, en menor grado, de cambios en 
el microclima. No hay destrucción de yemas de rebrote por temperaturas altas como 
sucede con los incendios, y muchas especies de árboles así son capaces de regene- 
rarse después de la perturbación. Según Brokaw & Grear (1991), en el Caribe, la 
regeneración de la vegetación después de ciclones generalmente es rápida. En 
cambio, cabe suponer que los incendios son perturbaciones a las que la vegetación 
de bosque nublado maduro está mal adaptada. La sucesión que tiene que transcurrir 
en la vegetación después de un incendio en un bosque nublado hasta alcanzar otra 
vez a un bosque desarrollado, según nuestras evidencias es un proceso largo que 
durará, por lo menos, varias décadas. 

La buena capacidad de renovación del follaje de la Manada (Prestoea montana) 
está relacionada con la morfología de las palmeras (ausencia de cambium, vasos de 
conducción en todo el diámetro del tronco, yemas terminal protegidas), y no 
necesariamente tiene que ver con alguna adaptación evolutiva al fuego. De todos 



Moscosoa 9, 1997 



141 



modos, es posible que en condiciones ambientales adecuadas, la Manada adquiera 
una gran ventaja competitiva sobre las especies latifoliadas, cuando hay incendios 
repetidos. Ciferri (1936) interpreta los manaclares como etapas sucesionales origi- 
nadas por perturbaciones no muy fuertes. De esta manera, cabe la posibilidad que los 
manaclares de laderas, a veces de considerable extensión, se hayan formado a raiz 
de incendios en el pasado. 

Como se trata aquí de un estudio de las fases tempranas de la sucesión después 
de un incendio, y de un estudio de un solo sitio, puede ser prematuro generalizar. De 
todas maneras, nuestros resultados indican que, por lo menos en el caso de un 
incendio en un bosque nublado más o menos desarrollado, la consecuencia más grave 
no es la erosión del suelo, sino la destrucción de la vegetación natural y su sustitución 
por una vegetación secundaria con especies más bien comunes. No parece ser, pues, tan 
urgente, tomar medidas de conservación de suelos en estos casos, sino medidas que 
ayuden al establecimiento de las especies del bosque maduro en las áreas alteradas 
conjuntamente con el bosque secundario que se está estableciendo. 



Literatura Citada 

Brokaw, N. V. L. & J. S. Grear (1991): Summary of the effects of Caribbean hurrica- 
nes on vegetation. Biotropica, 23: 442-447. 

Ciferri, R. ( 1936): Studio geobotanico delTisola Hispaniola (Antille). Atta Istit. Bot. 
di Pavia, Vol. 13, Serie H: 7 -336. 

Coutinho, L. M. (1990): Fire in the ecology of the Brazilian Cerrado. In: J. G. 
Goldammer (ed.), Fire in the tropical biota. Ecosystem processes and global 
challenges. Ecological Studies. 84: 82-105. 

Dallin, J. W. (1994): Vegetation colonization of landslides in the Blue Mountains, 
Jamaica. Biotropica, 26: 392-399. 

García, R., M. Mejía & T. A. Zanoni (1994): Composición floristica y principales 
asociaciones vegetales en la Reserva Científica Ebano Verde, Cordillera Cen- 
tral, República Dominicana. Moscosoa, 8: 86-130. 

Hager, J. (1990): Flora y vegetación de Loma Quita Espuela. Restos de vegetación 
natural en la parte oriental de la Cordillera Septentrional. Moscosoa, 6: 99-123. 

Hager, J. & T. A. Zanoni (1993): La vegetación natural de la República Dominicana. 
Una nueva clasificación. Moscosoa, 7: 39-81. 

Horn, S. P. & R. L. Sanford (1992): Holocene fires in Costa Rica. - Biotropica, 24: 
354-361. 

Larsen, M. C. & A. J. Torres Sánchez (1992): Landslides triggered by hurricane 
Hugo in Eastern Puerto Rico, September 1989. Caribbean Journal of Science, 
28: 113-125. 



142 



Moscosoa 9, 1997 



May, T. (1994): Regeneración de la vegetación arbórea y arbustiva en un terreno de 

cultivos abandonado durante 12 años en la zona de bosques húmedos montanos 

(Reserva Científica Ebano Verde, Cordillera Central, República Dominicana). 

Moscosoa, 8: 131-149. 
Proctor, G. R. (1989): Ferns of Puerto Rico and the Virgin Islands. Memoirs of the 

New York Botanical Garden, Vol. 53. 
Trabaud, L. (1987): Dynamics after fire of sclerophyllous plant communities in the 

Mediterranean Basin. Ecología Mediterránea, 13: 25-37. 
Weaver, P. L. (1983): Growth and age of Cyrilla racemiflora L. in montane forests 

of Puerto Rico. Interciencia, 11: 221-228. 
Weaver, P. L. (1986): Hurricane damage and recovery in the montane forests of the 

Luquillo Mountains of Puerto Rico. Caribbean Journal of Science, 22: 53-70. 



Moscosoa 9, 1997 



143 



Anexo 

Nombres completos de las especies mencionadas 



Alchornea latifolia Sw. 


Euphorbiaceae 


Ampelocissus robinsonii Planch. 


Vitaceae 


Andropogon bicornis L. 


Poaceae 


Baccharis myrsinites (Lam.) Pers. 


Asteraceae 


Bocconia frutescens L. 


Papaveraceae 


Brunellia comocladifolia H. & B. 


Brunelliaceae 


Byrsonima lucida (Mill.) L. C. Rich. 


Malpighiaceae 


Cecropia peltata L. 


Cecropiaceae 


Chaetocarpus domingensis Proctor 


Euphorbiaceae E 


Cissampelos pareira L. 


Menispermaceae 


Clidemia umbellata (Miller) L. 0. Wms. 


Melastomataceae 


Coccocypselum herbaceum Aubl. 


Rubiaceae 


Conyza canadensis (L.) Cron. 


Asteraceae 


Cyathaea spec. 


Helécho 


Cyperus sphacelatus Rottb. 


Cyperaceae 


Cyrilla racemiflora L. 


Cyrillaceae 


Dicranopteris pectinata (Willd.) Underw. 


Helécho 


Didymopanax tremulus Krug & Urb. 


Araliaceae E 


Dilomilis montana (Sw.) Summerh. 


Orquidaceae 


Drypetes glauca Vahl 


Euphorbiaceae 


Emilia fosbergii Nicolson 


Asteraceae 


Erechtites valerianaefolia (Wolf.) DC. 


Asteraceae 


Eupatorium odoratum L. 


Asteraceae 


Gleichenia bifida (Willd.) Spreng. 


Helécho 


Gomidesia linde niana Berg 


Myrtaceae 


Gnaphalium purpureum L. 


Asteraceae 


Haenianthus salicifolius var. 




obovatus (Krug & Urb) Knobloch 


Oleaceae 


Hiero nyma montana A. Liogier 


Euphorbiaceae E 


Homolepis glutinosa (Sw.) Zuloaga 


Poaceae 


Ichnanthus pallens (Sw.) Munro 


Poaceae 


Ipomoea fureyensis Urb. 


ConvolvulaceaeE 


¡resine cf diffusa Humb. & Bonpl. 


Amaranthaceae 


Lobelia rotundifolia Juss. 


Campanulaceae E 


Magnolia pallescens Urb. & Ekm. 


Magnoliaceae E 


Miconia dodecandra (Desr.) Cogn. 


Melastomataceae 



144 



Moscosoa 9, 1997 



Miconia laevigata (L.) DC. 
Myrcia splendens (Sw.) DC. 
Myrsine coriaceae (Sw.) R. Br. 
Ocotea faeniculacea Mez 
Ocotea leucoxylon (Sw.) Mez 
Ocotea nemodaphne Mez 
Odontodenia polyneura (Urb.) Woodson 
Odontosoria uncinella (Kunze) Fée 
Passiflora sexflora A. Juss. 
Persea oblongifolia Kopp. 
Phytolacca icosandra L. 
Pithecellobiwn oppositifolium Urb. 
Portulaca olerácea L. 
Psychotria berteriana DC. 
Psychotria plumierii Urb. 
Pteridium aquilinwn (L.) Kunth. 
Scleria lithosperma (L.) Sw. 
Sida rhombifolia L. 
Smilax havanensis Jacq. 
Solarium crotonoides Lam. 
Solarium rugosum Dunal 
Solarium torvum Sw. 
Tabaebuia vinosa A. Gentry 
Tetrazygia crotonifolia (Desr.) DC. 
Torralbasia cuneifolia King & Urb. 
Trema micrantha (L.) Blume 



Melastomataceae 

Myrtaceae 

Myrsinaceae 

Lauraceae 

Lauraceae 

Lauraceae 
Apocynaceae E 
Helécho 
Passifloraceae 
Lauraceae 
Phytolaccaceae 
Mimosaceae E 
Portulacaceae 
Rubiaceae 
Rubiaceae E 
Helécho 
Cyperaceae 
Malvaceae 
Smilacaceae 
Solanaceae 
Solanaceae 
Solanaceae 
Bignoniaceae E 
Melastomataceae 
Celastraceae 
Ulmaceae 



E: especies endémicas de La Española 



Moscosoa 9, 1997, p.p. 145-153 



ESTUDIOS EN LOS MICROMICETOS 
DE LA REPUBLICA DOMINICANA. III 

C. Augusto Rodríguez Gallart 

Rodríguez Gallart, C. Augusto (P.O. Box 250 Santo Domingo, República 
Dominicana) Estudios en los MacromicetosdelaRep.Doininicana.nl. Moscosoa: 
145-153. 1997. Se registran por primera vez para La Hispaniola, 17 especies de 
hongos macromicetos de la zona fría de Valle Nuevo, República Dominicana. Se 
presentan una serie de fotografías de las diferentes especies estudiadas. 

Seventeen species of macrofungi are reported for first time for the Hispaniola. 
They were recolected in the cold zone of The Valle Nuevo, Dominican Rep. 
Included are notes on the habitat and ten photographies of the species. 

Durante el mes de octubre de 1988 y en el mes de noviembre de 1989, el autor 
recolectó hongos macromicetos de la República Dominicana en la zona fría de las 
montañas en el Valle Nuevo. En noviembre de 1989 el autor estuvo acompañado por 
el Dr. Roy E. Hailing, del New York Botanical Garden. 

A continuación se registran por primera vez para la Hispaniola, 16 especies de 
micromicetos recolectados y estudiados de dicha zona. 

Geografía y Distribución 

La zona de recolección se extendió a lo largo de un estrecho valle intramontano 
localizado en la Cordillera Central de la República Dominicana, aproximadamente entre 
las longitudes 10 g 38' y 10*41* oeste y latitud 18 y 46' y 18^50' norte. 

El valle denominado Valle Nuevo, está rodeado de montañas con una elevación 
máxima de 2,842 metros para la loma denominada Alto Bandera. La elevación del valle 
varía desde aproximadamente 2,200 a 2,400 metros sobre nivel del mar. Durante la 
época en la cual realizamos la recolección, octubre de 1 988 y luego noviembre de 1 989, 
se registraron temperaturas mínimas de 8 Q C. Durante los meses de febrero se han llegado 
a registrar temperaturas hasta de -3-C. 

La vegetación del Valle eslá compuesta en su mayor parte por sabanas deprovistas 
de árboles o arbustos y por zonas boscosas de coniferas, cuya principal especie es el 
Pinus occidentalis. Las zonas de sabanas están cubiertas por un "pajón" de gramíneas 
cuya especie principal es la Danthonia domingensis. En las zonas de las coniferas, el 
suelo está cubierto por un colchón de hojarazcas compuestas por la Danthonia 
domingensis, por heléchos, liqúenes y las agujas y ramas secas de los Pinus occidentalis. 
lo cual constituyen un buen habitat para la interesante micoflora del valle. Esta en su 



146 



Moscosoa 9, 1997 



mayoría de especies, son micorrícicas con los pinos. Cuando el Dr. Erik L. Ekman, 
célebre botánico sueco, excursionó en 1929 en el valle, quedó sorprendido por la 
presencia de tantas plantas de clima frío para una isla Caribeña; así por igual para el 
recolector de hongos, la micoflora del Valle Nuevo es típica de los bosques del noroeste 
de los Estados Unidos, lo que constituye también un elemento de intriga desde el punto 
de vista fito-geográfico. 

Los ejemplares se estudiaron siguiendo las técnicas usuales de laboratorio; los 
números que acompañan las fotografías se corresponden con los registros del colector 
y autor de este trabajo, un juego de esta colección está depositado en el JBSD y CAR*. 
Tabla I y II. 

Tabla I 

Lista de especies identificadas 



AGARICALES 

Agaricaceae 

Cystoderma fallax A.H.S & Sing. 
Amanitaceae 

Amanita gemmata (Fr.) Gill. 
Amanita vaginata (Bull, ex Fr.) Vitt. 
Cortinariaceae 
Subgenus Detmocybe. 

Dernwcybe cinnamomea (L. ex Fr.) Wunsche. 
Entolomateaceae 

Entoloma murraii (Berk & Curt) Sacc. 
Gomphidraceae 

Chroogomphus vinicolor (Pk.) O.K.M 
Hygrophoraceae 
Hygrophorus cónicas (Fr.) Fr. 
Russulaceae 

Russula sanguínea ( Bull, ex St. Amans) Fr. 

Thricholomataceae 

Clytocybe gibba (Pers. ex Fr.) Kumm. 

Laceada laccata (Scop, ex Fr.) Berk. 

Trícholomaflavovirens (Pers. ex Fr.) Lund & Namm. 

Xeromphalina Campanella (Batsch ex Fr.) Sing. 



Moscosoa 9, 1997 



147 



SOLETALES 

Boletaceae 

Suillus granulatus (L. ex Fr.) Kuntre. 

Suillus tomentosus (Kauff) Snell, Singer & Dick. 

LYCOPERDALES 

Lycopederdaceae 
Lycoperdon perlatwn Pers. 

* CAR: Es el herbario privado del autor, donde están depositados los ejemplares. 



Tabla U 

Lista de fotografías con el número de colección del autor 



No. 


Especie 


217 


Chroogomphus vinicolor 


219 


Amanita gemmata 


221 


Amanita vaginata 


223 


Russula sanguínea 


227 


Tricholoma flavovirens 


238 


Dermocybe cinnamomea 


239 


Hygrophorus conicus 


296 


Lacearía laccata 


317 


Entoloma murraii 


321 


Clytocybe gibba 



148 



Moscosoa 9, 1997 




Fig. 2. Amanita gemmata (CAR 219). 



Moscosoa 9, 1997 



149 




Fig. 3. Amanita vaginata (CAR 221). 




Fig. 4. Russula sanguínea (CAR 223). 



150 



Moscosoa 9, 1997 




Fig. 6. Dermocybe cinnamomea (CAR 238). 



Mcscosoa 9, 1997 



151 




Fig. 8. Lacearía laccata (CAR 296). 



152 



Moscosoa 9, 1997 




Fig. 10. Clytocybe gibba (CAR 321). 



Moscosoa 9, 1997 



153 



Literatura Consultada 



Dermis, R.W.G. 1953. Some West Indies Gasteromycetes. Kew Bull. 3: 307-328. 
. 1970. Fungus Flora of Venezuela and Adjacent Countries. Kew Bull. Series III. 

Royal Botanical Garden. 
Ekman, E.L. 1929. En Busca del Monte Tina. Memorias Botánicas 1966. pp. 49- 

66. 

García, J. 1981. Las Especies de Boletaceas Conocidas en Nuevo León. Bol. Soc. 

Méx. Mic. 15: 121-127. 
Hester, L. 1963. North America Species of Hygrophoruos. The Univ. Term. Press. 
Kreysel, H. 1971. Clave para la identificación de los Macromicetos de Cuba. 

Ciencias, Serie 4. Centro de Información Científica y Técnica, Universidad de 

La Habana. 

Miller, O.K 1984. Mushrooms of Noth America. E. Dutton. Chanticleer Press. 
Moser, M. 1983. Keys to Agarics & Boleti, R. Phillips. 

Pegler, D. 1983. Agaric Flora of the Lesser Antilles. Kew Bull. Series IX. Royal 
Botanical Garden. 

Pulido, M. 1983. Estudios en Agaricales Colombianos. Univ. Nac. de Colombia. 

Instituto de Ciencias Naturales. 
Rodríguez, CA. 1989. Estudios en los Macromicetos de la Rep. Dominicana I. 

Moscosa5: 142-153. 
. 1990. Estudios en los Macromicetos de la Rep. Dominicana II. Moscosa 6: 202- 

212. 

Singer, R. 1945-1947. The Boletineae of Florida. Cramer, Vaduz, 1977. 
.1986. The Agaricales in Moderm Taxonomy. Koeltz Sc. Books. 



Moscosoa 9, 1997, p.p. 154-161 



MANUEL DE MONTEVERDE Y BELLO: 
AGRONOMO Y NATURALISTA 

Isidro E. Méndez Santos 
Mareli O. Puig Jiménez 

Méndez Santos, Isidro E. y Puig Jiménez, Mareli (Departamento de Biología, 
Instituto Superior Pedagógico "José Martí", Carretera de Circunvalación Norte, 
Km 5 y medio, Camagüey-6, Cp-74670, Cuba). Manuel de Monteverde y Bello: 
agrónomo y naturalista. Moscosoa 9: 154-161 . 1997. Se exponen datos sobre su 
biografía y se valoran los aportes al desarrollo de las Ciencias Naturales y 
Agrícolas en la Isla de Cuba, durante el siglo XIX. 

Manuel de Monteverde y Bello, agronomist and naturalist was born Santo 
Domingo en 1773. Some date about the biography and the moust important 
contribution to the development of the agricultural and the naturals sciences in 
Cuba in the last century are expoused. 

Introducción 

Manuel de Monteverde y Bello nació en Santo Domingo, en 1793 (Trelles, 
19 1 1), en el seno de una familia acomodada, cuya solvencia económica le permitió 
realizar estudios universitarios en jurisprudencia y obtener una sólida formación 
intelectual que le sirvió para incursionar en numerosas ramas de la cultura y la ciencia. 

En 1822 se trasladó con su familia a la Isla de Cuba y se estableció en la ciudad 
de Puerto Príncipe (actual Camagüey), donde comenzó una dinámica actividad 
pública como abogado, maestro, periodista, literato, agrónomo y naturalista, que lo 
llevaron a convertirse en una de las personalidades más significativas de la época en 
el territorio. 

Como maestro fundó en 1 838 un colegio de Humanidades, para la formación de 
bachilleres en leyes (Monte, 1836) y en 1864 se le asignó la cátedra de Ciencias 
Naturales y Agricultura, en el recién fundado Instituto docente de Puerto Príncipe 
(Torres, 1888). En su desempeño como miembro de la Real Sociedad Económica 
Amigos del País, realizó ingentes gestiones para la creación de la primera biblioteca 
pública de la ciudad, empeño que vió realizado en 1832. 

Su actividad periodística estuvo vinculada a "La Gaceta de Puerto Príncipe" y 
"El Fanal de Puerto Príncipe", los órganos de prensa más importante de la comarca 
en su momento y llegó a ocupar el cargo de redactor principal del segundo. 



1 .-Extraído de un libro sobre la biografía de Manuel de Monteverde y Bello, en proceso de redacción. 



Moscosoa 9, 1997 



155 




Manuel de Monteverde y Bello. Dibujo realizado a partir de la foto 
publicada por Carlos Trelles en 1911. 



También utilizó la imprenta de "El Fanal", para publicar poemas y ensayos, 
todos escritos bajo la óptica del costumbrismo corriente, muy en boga durante esa 
época en Cuba. 

La Ciencia Agrícola 

A pesar de que su formación en esta disciplina se reduce a una constante 
superación autodidacta y a la experiencia alcanzada en el manejo de sus haciendas, 
la profundidad con que abordó estos aspectos en sus obras, lo colocan a la altura de 
Alvaro Reynoso Valdés y Francisco Frias y Jacot (Conde de Pozos Dulce), figuras 
cumbres de la agricultura cubana en el pasado siglo. 

Ya en 1843, cuando se celebró la primera Feria y Exposición de Ganados y 
Productos Agrícolas de Puerto Príncipe, M. de Monteverde fue comisionado por la 
diputación local de la Real Sociedad Económica Amigos del País, para ejecutar el 
proyecto de introducción de nuevas razas de ganado desde los Estados Unidos 
(Freyre, 1843). 



156 



Moscosoa 9, 1997 



Más tarde, cuando se reiniciaron las exposiciones anteriormente citadas, luego 
de su interrupción por varios años, el Ayuntamiento de ciudad le encomendó la tarea 
de redactar el reglamento para dicha actividad, tarea que ejecutó en 1856, al frente 
de un grupo de especialistas y que posteriormente perfeccionó cada año. En ese 
reglamento puede apreciarse el dominio de los autores sobre el estado de la labor 
pecuaria en el territorio y su interés por desarrollar la agricultura de la Isla, a partir 
de experiencias propias, pero apoyándose en los principios de la ciencia más 
avanzada de la época. 

En 1 856, en su artículo sobre las condiciones económicas de la industria pecuaria 
de Puerto Principe, Monteverde, justificó mediante valoraciones matemáticas 
exhaustivas que, en aquellos momentos, el costo de la producción era superior al 
costo de los productos en el mercado. Se trata sin dudas, de un análisis crítico muy 
profundo sobre la actividad agrícola camagueyana y un ejemplo precoz de la 
necesidad de aplicar el cálculo económico en la rama. 

Su obra cumbre al respecto la constituye "Memorias sobre la Feria y Exposiciones 
de Ganados de Puerto Príncipe de 1857" (Monteverde, 185 8). En ella expresó varias 
ideas muy progresivas de nuevas especies de animales y plantas para mejorar la 
situación del país, la crítica al monocultivo que dejaba el progreso económico a 
expensas de endeble industria azucarera, la propuesta de realizarla ceba intensiva de 
ganado, utilizando alimentos obtenidos de la agricultura nativa y la advertencia sobre 
la necesidad de mejorar las razas de ganado con que se contaba, mediante su 
cruzamiento con otras extranjeras más productivas, para lo cual propuso un método 
que, en esencia, es el conocido actualmente como retrocruce. 

Sus "Cartas sobre el cuidado de las flores" (Monteverde, 1 857), constituyen todo 
un tratado de jardinería científica, donde abordó los aspectos a tener en cuenta para 
lograr el cultivo exitoso de plantas ornamentales, tales como condiciones de clima 
y suelo, las labores de riego, drenaje, siembra, trasplante, injerto, control de plagas 
y poda, asi como el instrumental de jardinería. 

En sus obras, M. de Monteverde demostró ser algo más que un hacendado con 
un aventajado de su labor y se nos muestra como un estudioso de la agricultura, 
interesado en revolucionarla atrasada estructura colonial en este sector, no sólo para 
obtener beneficios personales, sino también, para desarrollar integramente la Isla. 

La Botánica 

Durante la segunda década del siglo XIX, reinaba en Cuba un verdadero 
entusiasmo por la Botánica, quo llevó a la fundación del Jardín Botánico de La 
Habana en 1 8 1 7. El arribo de M. de Monteverde a Puerto Príncipe, antecedió en un 



Moscosoa 9, 1997 



157 



año a la llegada del científico español Ramón de la Sagra a La Habana, para hacerse 
cargo de la dirección del Jardín. 

A su llegada, R. de la Sagra se auxilió de una red de corresponsales en el interior 
del país para que le enviaran plantas, semillas e informaciones. Tal responsabilidad 
la ocupó en Puerto Príncipe, M. de Monteverde, mientras que en otras comarcas 
del país la desempeñaron, fundamentalmente, personas de filiación eclesiástica, lo 
que indujo, erróneamente, a Ignatius Urban (1902) y a José Alvarez Conde (1958) 
a relacionar a este naturalista con la Iglesia. 

Los ejemplares de herbario que M. de Monteverde le envió a R. de la Sagra, 
formaron parte de las donaciones que de la Sagra le hizo, a Agustín Pyramus de Colle 
que le permitieron a éste citar numerosas plantas cubanas en su obra "Podromus 
Systematic Naturalis Regni Vegetabilis" y, más tarde, a los franceses Achille 
Richard y Camille Montagne para redactar la parte correspondiente a Botánica en 
la "Historia Física, Política y Natural de la Isla de Cuba", editada por el propio R. de 
la Sagra. Esta constituyó la segunda ocasión en que la flora de Puerto Príncipe fue 
estudiada con fines científicos, la primera durante la expedición del Conde de Mopo 
y Jaruco, a fines del siglo XVIII que propició la incorporación de las plantas de la 
comarca a los grandes herbarios europeos. 

En 1831, la Real Sociedad Económica Amigos del País de la Habana, decidió 
formar una colección completa de maderas de la isla para enviarlas al Rey (Zambrana, 
1 832). Para esto se creó una comisión conformada por las más importantes figuras 
de las Ciencias Naturales, dentro de las que se encontraban Manuel de Monteverde 
y Tomás Pío Betancourt, otro pionero de la Botánica en Camagüey. En la junta 
general de esta organización del 15 de diciembre de 1831, donde se informaron los 
resultados del trabajo de la citada comisión, se le despachó la patente de "Socio 
Corresponsal de Jardín Botánico" a M. de Monteverde, en consideración a los servicios 
que había prestado al mencionado establecimiento y a su director, Ramón de la Sagra. 

En 1 840 envió material botánico para el primer museo fundado en Cuba que por 
encargo de la Sociedad económica de Amigos del país, creó en la Habana el 
destacado naturalista cubano Felipe Poey y Aloy (Poey, 1840). 

Al redactar en 1 845 la parte correspondiente a "Fanerogamia" para la "Historia 
Física Política y Natural de la Isla de Cuba", Achilles Ricahard reconoció los aportes 
dedicándole un género de la familia Celastraceae pero, en realidad se trataba del 
género del Maytenus, descrito en 1782 por Ignqacio Molina Givanni, cuya obra no 
era conocida en Cuba hasta entonces. Heinrich R. A. Grisebach, en 1 866, se percató 
de la sinonimia y conservó el epíteto de Monteverdia para una sección dentro del 
género Maytenus, pero este dejó de utilizarse definitivamente a partir de la obra de 
Loesener(1892). 

Para esta época, M. de Monteverde y Tomás Pío Betancourt gozaban de tanta 



158 



Moscosoa 9, 1997 



celebridad, que a ellos acudían todos los que en Puerto Príncipe necesitaban precisar 
detalles sobre la flora local. Por ese motivo, entraron en contacto con explorador 
español Miguel Rodríguez Ferrer, al paso de éste por Puerto Príncipe en el recorrido 
que realizó a través de toda la Isla entre 1846 y 1849. Esta relación se hizo más 
estrecha a partir de 1 85 1 , cuando M. Rodríguez Ferrer se estableció como hacendado 
cerca de la ciudad. En su obra "Naturaleza y Civilización de la grandiosa Isla de 
Cuba" (Rodríguez, 1 876), reprodujo parte de la correspondencia con ambos botánicos 
y en especial, una carta en que se describen, en latín, una especie que habitaba en las 
área ady ancentes,y de la cual el autor había llevado a Europa unas muestras de made- 
ra para utilizar sus astillas en la aromatización de los tabacos cubanos. (Anexo 1). 

El epíteto con que nombraron este taxón, no se tiene en cuenta en la nomeclatura 
actual de las especies cubanas, ni siquiera como sinonimia, al parecer porque, como 
fue publicado en una obra que no es eminentemente botánica, ha permanecido 
inadvertida. Aunque la nombraron Crotón moschatus, los detalles de la diagnosis 
(ver anexo 1) no permiten distinguir si se refiere a este género o a Leucocroton; 
también en la familia Euphorbiaceae. Su descripción sólo podría corresponderse, 
entre las especies que crecen actualmente en esta zona, con Crotón sagraeanus 
Muell., Arg.,(in D. C. Podr. XV: 617), o con Le ucocr oto nflavicans Muell., Arg., (in 
D.C. Podr. XV: 757), por la presencia de hojas lineares, coincidentemente en las 
respectivas descripciones originales, Jean Muller cita ejemplares de las dos especies, 
donados por la Sagra al herbario de De Candolle, por lo que no resulta descabellado 
suponer que M. de Monteverde siempre estuvo interesado en dicha especie y, desde 
principios de su estancia en la región, la colectó y envió al Jardín Botánico Nacional 
de la Habana, vía por la cual llegó hasta Europa. Cuando años más tarde publicó su 
descripción, a instancias de Miguel Rodríguez Ferrer, ya J. Mueller se le había 
adelantado consultando, probablemente, los propios materiales donados por él. 

En la novena carta sobre el cuidado de las flores (Monteverde, 1 857) vuelven a 
manifestar sus conocimientos en Botánica, al exponer los principales aspectos de 
morfología vegetal que deben conocerse en Jardinería con lo cual, demostraba el 
nivel de preparación con que contaba para ejercer, años más tarde, la Cátedra de 
Ciencias Naturales y Agricultura, en el Instituto de Segunda Enseñanza. 

Epílogo 

Manuel de Monteverde y Bello, murió en Puerto Príncipe en el 1871, dejando 
una numerosa familia integrada también al quehacer intelectual. Sus aportes al 
desarrollo de las Ciencias Naturales y Agrícolas, si bien fue tenido en cuenta por 
varios autores durante el siglo pasado, ha permanecido prácticamente olvidado en lo 



Moscosoa 9, 1997 



159 



que va del actual. Hemos querido con esta breve reseña, contribuir a restituir su 
nombre al justo lugar que debe ocupar en la historia de la ciencia y la cultura del país, 
así como relatar otro ejemplo de la contribución que realizaron personas ilustres, 
provenientes de la vecina isla de la Española, a la gestación de la nacionalidad cubana 
durante el siglo pasado. 

Fuente de datos 

Los datos provenientes de fuentes indéditas sobre la vida de M. de Monteverde, 
están depositados enel Archivo Histórico del Museo Provincial "Ignacio Agramóme", 
de Camagüey, y el Archivo Histórico Provincial del Ministerio de la Ciencia 
Tecnología y Medio Ambiente de la propia ciudad. 



Agradecimientos 

Los autores expresen su gratitud al Archivo Histórico del Museo "Ignacio 
Agramóme", de Camagüey y a la Biblioteca Nacional "José Martí", por facilitarnos 
los materiales necesarios, en especial al Pedro Tomes Moré, especialista en informática 
del Ministerio de Turismo, quien nos orientó inicialmente en la búsqueda de los 
datos; a Irma García del Busto, del Museo "Ignacio Agramóme", por su paciente 
rastreo en los legajos del archivo y a Gustavo Seed Nieves, historiador de la ciudad 
de Camagüey; por su colaboración en la búsqueda de información y en la revisión 
general de trabajo. 

Literatura Citada 

Alvarez, J. 1958. Historia de la Botánica en Cuba. Publicación de la Junta Nacional 

de Arqueología Y Etnología. La Habana. Cuba. pp. 78. 
Freyre A. 1843. Informe sobre in primera exposición pública de ganado celebrada 

en Puerto Príncipe. Mem. Real Soc. Econ. de la Habana. 27: 396-397. 
Grisebach, A. 1866. Catalogus Plantarum Cubensium. Lipsiae, pp. 53. 
Lossener, L. E. 1892. Celastraceae. En A. Englers K. Prantt (eds.) Die Naturlichen 

Pflanzenfamilien 3 (5): 189-222. 
Monte, D. 1 838. El movimiento intelectual en Puerto Príncipe. El Plantel. III: 88-89. 
Monteverde, M. 1856. Estudio práctico de las condiciones económicas de la 

industria pecuaria en el distrito de Puerto Príncipe. Imprenta de "El Fanal. Puerto 

Príncipe, Cuba. 



160 



Moscosoa 9, 1997 



. 1 857. cartas sobre el cuidado de las flores por un aficionado. "EL Fanal de Puerto 

Príncipe". Carta 1, 15de Julio; Carta II, 17de Julio; Carta III, 19de julio; Carta 
IV, 21 de julio; Carta V, 23 de Julio; Carta VI, 28 de agosto; Carta VII, 31 de 
agosto; Carta VIII, 4 de septiembre; Carta IX, 11 de septiembre y Carta X, 19 
Septiembre. 

. 1858. Memorias de la Feria y Exposición de Ganado, productos agrícolas y 

pecuarios celebrada en Puerto Príncipe del 1 al 13 de septiembre de 1857. 

Imprenta de "El Fanal". Puerto Principe. Cuba, pp 20, 27 y 28. 
Poey, F. 1840. Relación de los trabajos del Museo de la Real Sociedad Patriótica. 

mem. Real Soc. Pat. de la Habana. 22: 211-212. 
Ricahrd, A. 1845. Fanerogamia o Plantas Vasculares . En : Historia Física, Política 

y natural de la Isla de Cuba ( R. de la Sagra ed. ). Librería de Arthus Bertrand, 

Paris, pp. 142. 

Rodríguez, M. 1876. Naturaleza y civilización de la grandiosa isla de Cuba. Tomo 

I. Imprenta de J. Noruegas. Madrid, pp. 61-62. 
Stafleu, F. R. Cowan. 198. Taxonomic Literature Vol. 4: Regnum Vegetabilis, 94. 
Torres, J. 1888. Colección de datos históricos, geográficos y estadísticos de Puerto 

Príncipe y su juridicción. Imprenta " El Retiro". La Habana. Cuba (Véase pp. 71). 
Trelles, C. 191 1. Bibliografía cubana del siglo XIX. Imprenta de Quirós y Estrada. 

Matanzas, Cuba. pp. 240-241. 
Urban, I. 1902. Symbolae Antillana 4. Lipsiae. Alemania, pp. 142. 
Zambrana, A. 1832. Resumen de las tareas de la real Sociedad Económica del país, 

año. 1831. Mem. Real Soc. Econ. Habana. 10: 18-23. 



Moscosoa 9, 1997 



161 



Anexo 1 

Copia de la descripción realizada por 
Manuel de Monteverde y Tomás Pío Betancourt, 
para la obra de Miguel Rodríguez Ferrer 
"Naturaleza y Civilización de la grandiosa isla de Cuba. 



CUA VILLA. -INCOLARUM 
CROTON MOSCHATVS.- Species nova. 

»Flores spicati, spículis terminalibus, monoeci; masculi; calix duplaex exterior 5- 
partitus, interior 5-tidus, corollaceus. Stamina crebra. Flores feminei: cálice idéntico, 
persistente. Styli tres, divisi; stigmata bifida. Capsula tri-cocca, coccis monospermis, 
dorso dehiscentibus. Semina renifornia, basi umbilicata, rima longitudinali praecincta. 

»Arbor 15-20 pedalis: caulefruticoso, durissimo. Foliis alternis, linearibus, mtegeirimis, 
reflexis, uninerviis, supra nitidis, subtus albido-subtomentosis; petiolatis: petioli, ut 
ramuli, fuscencenti-tomentosi. Floret. Mayo. 

»Crescit in dumetis exsiccatis (cuavales) regionis centralis Insulae Cubae, prope 
Puerto-Príncipe. 

»Lignum ustum odorem intensé -moschatum, suavem et difussimun reddit, valdé 
superfinum ac concretione Muschi. Scribebamus Portu Principis Insulae Cubae, Kalendas 
Junii anno MDCC LXll.-Manuel de Monteverde.- Tomás Pió de Betancourt.» 



162 



Moscosoa 9, 1997 



Libro Nuevo 



Liogier H.A: 1996. La Hora de la Española VIII, 
Universidad Central del Este, San Pedro de Macorís, 
República Dominicana 588 pp. 

Este importante libro es el octavo aporte 
del Dr. Liogier a la flora de la Isla Español. 
Como base de consulta para su obra, el autorha 
utilizado más de 1 8,000 ejemplares de plantas 
vasculares colectadas durante sus explora- 
ciones en la Isla entre los años 1 968 al 1978, así 
como las colecciones de importantes herbarios 
que poseen especímenes de la Española y 
otras Islas Antillanas. 

Este volumen está dividido en dos partes la 
primara está dedicada a la familia Asteraceae y 
la segunda contiene las familias Casuarinaceae, 
Piperaceae, Chloranthaceae, Myricaceae, 
Juglandaceae, Salicaceae, Fagaceae, Ulmaceae, 
Moraceae, Cannabaceae, Urticaceae, Eremolepidaceae y Viscaceae. 

Las familias están ordenadas en secuencia numérica desde el 431 al 55 (201), el 
autor sigue el formato usado en los volúmenes anteriores, al inicio de cada familia, 
se describen sus principales características taxonómicas; se cita el número de 
géneros y especies que la componen, así como su distribución geográfica. Los 
géneros están descritos detalladamente y acompañados por claves para la 
diferenciación e identificación de sus especies. 

Se incluye además, un índice de nombres latinos y vernáculos usados en la 
República Dominicana y Haití y una lista de las 201 familias de plantas vasculares 
que componen la flora de la Isla Española, al lado de cada una se indica el tomo y la 
página donde fue publicada. 

El libro está ilustrado con numerosos dibujos y fotografías que presentan detalles 
de las especies. La Flora de la Española VIH es un importante aporte para el 
conocimiento de la diversidad florística de la Isla. Por la calidad de sus informaciones, 
es una obra imprescindible para todos los estudiosos de la flora de la Isla Española 
y del Caribe en general. 



UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ESTE 

Volumen LXXII 

Serie Científica 29 

Alain Henri Liogier 

La Flora 
de la Española. VIH 




San Pedro de Macorís, R. D. 
1996 



Ricardo García 

Jardín Botánico Nacional 



Moscosoa 9, 1997 



163 



PUBLICACIONES DISPONIBLES 
JARDIN BOTANICO NACIONAL 
"Dr. Rafael M. Moscoso" 




Ricardo García • Milcíades Mejía 
Francisco Jiménez 



El 2 1 de marzo del 1 997, el Jardín Botánico Nacional "Dr. Rafael M. Moscoso' ' puso 
en circulación el libro 'Importancia de las Plantas Nativas y Endémicas en la 
Reforestación", escrito por Ricardo García, Milcíades Mejía y Francisco Jiménez, 
técnicos del Jardín Botánico Nacional. 

El libro plantea la necesidad de que se incluyan árboles nativos y endémicos en los 
proyectos de reforestación y agroforestería en la República Dominicana; consta de 86 
páginas, 25 fotografías y un listado de las plantas más apropiadas para cada ecosistema 
de la Isla Española. 

Esta publicación forma parte de los trabajos del Proyecto de Conservación de 
Plantas Amenazadas de Extinción que ejecuta el Jardín Botánico Nacional a través del 
Programa de Conservación Ambiental, auspiciado por la la Asociación Suiza para la 
Cooperación Internacional (HEL VETAS). 

Precio de venta en la Rep. Dominicana: RD$ 100.00 

Y para el exterior: US$10.00 (incluyendo costo de envió). 



164 



Moscosoa 9, 1997 



INDEX SEMINUM 
19 9 6 




Sicana fragrans Alain, M. Mejía & R. Garcia 
Ilustración de Sésar Rodríguez lomada de Moscosoa 8. 1994 



JARDIN BOTANICO NACIONAL 
Dr. Rafael M. Moscoso 
Departamento de Horticultura 
Santo Domingo, República Dominicana 



MOSCOSOA 



Vol. 3, p.p. 


1-153 


1984 


Vol. 4, p.p. 


1-271 


1986 


Vol. 5, p.p. 


1-374 


1989 


Vol. 6, p.p. 


1-286 


1990 


Vol. 7, p.p. 


1-288 


1993 


Vol. 8, p.p. 


1-150 


1994 


Vol. 9, p.p. 


1-164 


1997 



Precio US$15.00 (incluye costo de envió) 

PARA PEDIDOS DIRIGIRSE A: 

Jardín Botánico Nacional 
Apartado Postal 21-9 
Santo Domingo, República Dominicana 



INSTRUCCIONES A LOS AUTORES 



MOSCOSOA es una publicación anual del Jardín Botánico Nacional " Dr. Rafael Ma, 
Moscoso" de la República Dominicana, especializada en temas relacionados con la flora del 
Caribe. En ella se publican artículos originales sobre taxonomía, estudios florísticos, ecología, 
etnobotánica, ñtoquímica, plantas medicinales y cualquier otro aspecto relacionado con las 
plantas caribeñas. Los artículos deben ser preferiblemente escritos en español o inglés; aunque se 
podrían aceptar en otros de los idiomas hablados en el Caribe. 

Manuscritos: 

- Deberá enviarse un original y dos copias en papel 8 1/2 x 11, acompañado de un diskette 
(5 1/4 o 3 1/2 ") grabados en un procesador de texto compactible con IBM, preferiblemente 
Worperfect 6.0, escrito a dos espacios y con un máximo de 20 páginas, acompañado de un 
resumen en inglés y español que no exceda de 150 palabras. Para facilitar el acceso a la 
información deberán usarse de 3 a 10 palabras claves. 

Referencias: 

- Solo deben aparecer las fuentes mencionadas en el texto, organizadas en orden alfabético 
y para un mismo autor éstas deberán aparecer en orden cronológico. En las abreviaturas de títulos 
de revistas se utilizará Botánico - Periodicum - Huntianum (Pittsburg, 1968). Ejemplos: 

- Liogier, H.A. 1994. A New Name of an Antillean Marcgravia. Moscosoa 8 : 45-52. 

- García, R., M. Mejía, F. Jiménez. 1997. Importancia de las Plantas Nativas y Endémicas en 
la Reforestación, Jardín Botánico Nacional. Sto. Dgo. República Dominicana, 86pp. 

Ilustraciones: 

- Se aceptan dibujos, fotos, mapas, gráficos, tablas y demás figuras que contribuyan al 
entendimiento del artículo. Las fotos pueden ser en blanco y negro o a color, preferiblemente en 
tamaño 4x6 pulgadas, pero se publicarán en blanco y negro. Las ilustraciones se recibirán en papel 
vegetal transparente a tinta china o copias de ellas de buena calidad. Las figuras deben estar 
numeradas acompañadas del nombre del título del artículo, nombre del autor y las informaciones 
correspondientes. 

- Es competencia de los editores de "Moscosoa" aceptar o rechazar cualquier artículo 
tomando en consideración la cantidad y calidad de la información. 

- Los manuscritos serán revisados por tres miembros del Comité Editorial de ésta revista y 
para su aceptación es requisito previo el cumplimiento de estas normas. 

Favor dirigir sus artículos a: 

Editor Moscosoa 
Jardín Botánico Nacional 
Aptdo. 21-9 
Santo Domingo, República Dominicana 
Tels. (809) 567-6211, 6212, 6213 y (809) 565-2860 
Fax: (809) 562-3046, (809) 563-2525 
E-Mail: j.botanico@codetel.net.do.